www.madridiario.es

Los vecinos se transforman en los personajes de la representación

Más de 8.000 personas seguirán La Pasión de Chinchón

sábado 07 de abril de 2007, 00:00h
Los cerca de 200 vecinos de Chinchón que realizan cada Sábado Santo desde hace 45 años una representación de La Pasión ultiman los detalles de la puesta en escena que reunirá este viernes a partir de las 21.00 horas, a más de 8.000 personas en torno a los escenas de las últimas horas de vida de Jesucristo.

El vecino de Chinchón que hace el papel de Judas, Miguel Hortelano, señaló que aunque los preparativos se realizan a lo largo de todo el año, los ensayos serios en los escenarios reales se llevan a cabo a lo largo de las dos últimas semanas porque "es importante recordar el papel de cada uno y ver los movimientos que hay que realizar". "Siempre hay cosas que se pueden mejorar y para eso están los ensayos", comentó.

Así, añadió que, por ejemplo, este año el problema mayor al que se enfrenta el equipo es la falta de personas que quieran hacer las veces de romanos, motivo por el que todos están "reclutando gente" y se cuenta hasta con niños que, aunque hacen que sea menos realista, tapan huecos importantes.

La mayoría de los personajes principales de La Pasión los realizan vecinos que llevan ligados a esta tradición desde hace mucho años. En el caso de Miguel, participa "desde los nueve años" cuando empezó de antorchero. "Ahora, desde hace seis años soy Judas, el malo de la pasión, mi papel consiste en irme de la última cena y luego entregar a Cristo en el huerto de los olivos a los romanos", matizó.

Por su parte, el vecino que interpreta el papel de Jesucristo, Reinaldo González, un agricultor de 32 años, comentó que para él "participar en La Pasión es un orgullo". Preguntado por la responsabilidad que supone tener un papel protagonista, respondió que "al principio pensaba que nunca iba a poder representar el papel de Jesús" ya que "es uno de los papeles más importantes" y él es una "persona sencilla y humilde, un agricultor simplemente, sin estudios ni nada".

Según explicó, su aventura como miembro de la representación comenzó a los 18 años cuando su catequista, después de que realizara la Confirmación, le propuso la posibilidad de participar. "Yo me lo estuve pensando porque no me atrevía, y al final entré en La Pasión; en un principio estuve tres o cuatro años de apóstol y luego cuando lo dejo el anterior Jesús lo cogí yo, este año es la séptima representación que hago", relató.

La encargada de que todo salga según lo estipulado por la tradición es la directora La Pasión de Chinchón, Petri Esteban, quien aseguró que esta obra es la más antigua de la cenca del Tajuña porque comenzó en 1963 y ya en 1980 fue declarada de Interés Turístico Nacional. "Empezamos en el '63 con un Vía Crucis viviente que salió fatal, pero en vez de acobardarnos pensamos como mejorarlo y se empezó a pensar el recorrido actual", apostilló.

Tal y como indicó, la idea nació "del padre Lezama" quien realizó un primer texto que fue posteriormente "enriquecido" por un párroco de la localidad. Desde entonces, Esteban apuntó que año tras año intentan mantener la tradición de la forma más fidedigna posible, algo complicado porque "no se debe olvidar ningún detalle". "Hay que estar muy preparados para estar atentos a todo, aunque hay un muy buen equipo que no se ve pero que funciona de maravilla", concluyó.

La representación de La Pasión en Chinchón contempla el paso por varios lugares de la localidad buscando siempre la afinidad de la localización con la escena que se represente, para acabar en la Plaza Mayor donde se ubica el Calvario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios