www.madridiario.es
Vuelven las obras a Serrano con Jorge Juan

Vuelven las obras a Serrano con Jorge Juan

lunes 03 de agosto de 2009, 00:00h
Las obras que está llevando a cabo el Ayuntamiento para la construcción de un aparcamiento en la calle de Serrano se reanudaron este lunes a la altura de la calle de Jorge Juan después de que la Comunidad de Madrid haya autorizado el desmontaje de los restos de cerca de Felipe IV en este punto de la vía.
La autorización llegó este viernes, después de que los expertos arqueólogos encargados de analizar los yacimientos del tramo de la cerca de Felipe IV hallado en la calle de Jorge Juan, entre el Paseo de Recoletos y Serrano, concluyeran que los restos tienen "un severo grado de arrasamiento" y están atravesados por varias zanjas de cableado de telefonía, por lo que se hace imposible su conservación.

En base a ello, la Dirección General de Patrimonio resolvió autorizar su desmontaje y la continuación de las obras para la construcción de la entrada a un aparcamiento en construcción bajo la calle de Serrano, tal y como lo había solicitado el Ayuntamiento de la capital.

Los arqueólogos de la Dirección General de Patrimonio recibieron este viernes por la mañana el informe completo realizado por los expertos municipales, y tras analizarlos convenientemente resolvieron autorizar a su desmontaje una vez que se haya producido su "documentación completa".

Los restos serán musealizados
En cualquier caso, la Dirección General de Patrimonio ha establecido una serie de prescripciones para el correcto desmontaje, y, entre otras cosas, obliga al Ayuntamiento a "recuperar, para su posterior musealización, parte del tramo representativo del muro histórico".

Además, tal y como explicó la Dirección General de Patrimonio en una resolución de urgencia, "el tramo a conservar deberá incluir muro histórico, cimentación, pavimento y canalización aparecidos en la zona intramuros".

Esta misma orden añade también que "hasta que la Dirección General determine, mediante resolución, el destino y condiciones de ubicación y exposición de los restos históricos, el Ayuntamiento de Madrid deberá disponer de un lugar para su almacenamiento y protección".

Enterramiento de la cerca
El Ayuntamiento de Madrid procedió la semana pasada al enterramiento de la cerca de Felipe IV encontrada durante la ejecución de las obras de la calle de Serrano, siguiendo las directrices marcadas por el Gobierno regional.

De este modo, los restos fueron cubiertos con tierra "tanto por la seguridad de los restos como por la de los transeúntes", explicaba una portavoz del área de Obras y Espacios Públicos.

Esta decisión, que en ningún momento dañó los restos arqueológicos, suponía dar cumplimiento a la resolución de 10 de julio de la Dirección General de Patrimonio, que señalaba que el yacimiento debía quedarse en el mismo sitio en el que fue encontrado. Esta medida fue la alternativa regional a la propuesta que hizo en su momento el Ayuntamiento de la capital, que pasaba por trasladar los hallazgos para musealizarlos.

Todo ello ha conllevado la modificación inicial del proyecto municipal al incluir el retranqueo de una de las pantallas del aparcamiento en un metro y medio y la pérdida de algunas plazas.

Otro tramo, en el aire
Si las obras afectadas por la cerca de Felipe IV seguirán su curso normal este lunes, las del tercer aparcamiento en Serrano, concretamente las suspendidas por la construcción hidráulica hallada, continúan en el aire.

Si finalmente la Dirección General de Patrimonio determina que debe conservarse in situ la infraestructura hidráulica encontrada, esto es, si determinase que es un 'viaje de agua', el Ayuntamiento tendría que renunciar probablemente al tercer aparcamiento "por razones técnicas", como sostuvo la delegada de Obras, Paz González, en la última comisión del ramo.

González defiende, a través de las opiniones manifestadas por los arqueólogos que trabajan para el Ayuntamiento desde el inicio de las obras, que este último hallazgo parece corresponder a una instalación que suministraba agua al convento que se encontraba en los terrenos que ahora ocupan la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico descartando así que fuera un 'viaje de agua'.

Por ello se decidió que estos trabajadores se dedicaran al refuerzo de los otros tramos en Serrano mientras que la Comunidad de Madrid decide qué hacer con los últimos restos encontrados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios