www.madridiario.es
Don Manuel y La Portillo

Don Manuel y La Portillo

martes 26 de mayo de 2009, 00:00h
Madridiario ha entregado sus premios anuales a entidades y personas destacadas en los últimos meses. Entre los galardonados se encuentran dos cómicos de gran prestigio y popularidad: Manuel Alexandre y Blanca Portillo.

Alexandre -92 lúcidos años- empezó sacando la lanza, como se decía antes, en el teatro Alkázar, todavía con K. De eso hace ya más de setenta años. Ha intervenido en más de doscientas películas, en decenas de grabaciones para televisión y en bastantes montajes teatrales. Hasta antesdeayer se subía a un escenario junto a López Vázquez –un recuerdo cariñoso para él en sus momentos difíciles- y al tristemente desaparecido Agustín González, fallecido mientras participaba en ese montaje teatral. A este actor, que ha compartido tertulia y trabajo con todos los grandes del siglo XX, casi nadie le trata con el don delante del nombre. Es Manolo, Manolito Alexandre. Quizá porque su figura es tan entrañable, resulta tan cercana, que propicia un tratamiento cariñoso, familiar. Pero es, con todo merecimiento, Don Manuel.

Mucho le costó a su antecesor, el gran Isidoro Máiquez, arrancar a la Monarquía el derecho a que los actores de prestigio y docentes en el Real Conservatorio pudieran usar ese tratamiento. Don Manuel acaba de bajar de los altos de la Moncloa de recibir la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio impuesta por el Presidente del Gobierno. Sus compañeros le han dado todos los premios posibles, el primero, su cariño, respeto y admiración. Como a Fernán Gómez, los profesionales del cine y teatro lo adoran por su compañerismo y su generosidad a la hora de trabajar. Los periodistas que alguna vez lo hemos entrevistado hemos comprobado su humor, su ironía, su humildad a la hora de ser tratado como el gran profesional que es. Don Manuel Alexandre ha recibido el Premio a  Toda una Vida de este periódico digital. Pero cuando lo recibió se emocionó hasta las lágrimas alabando la acción de otro premiado, el profesor Neira. No quiso recordar sus méritos, sino ensalzar los de don Jesús Neira. Pero los que estábamos en la sala no podemos olvidar que Alexandre es ya historia del teatro español del siglo XX y un hombre bueno.

Antes la actriz Blanca Portillo había recibido el Premio a la Mujer del Año. “Acusados” en televisión, “Siete mesas de billar francés” y “Abrazos rotos” en cine, “Barroco” y “Hamlet” en teatro son trabajos que muestran el talento y la capacidad de trabajo de Blanca. Dentro de unas semanas será Medea en el teatro romano de Mérida siguiendo la estela de la Xirgu, la Espert y la Caballé. Y es que a Blanca se le pone ya el artículo determinado ante el apellido: La Portillo. Gramaticalmente es vulgar el uso de ese artículo ante cualquier nombre. Pero en el teatro es un título que pocas actrices logran: La Tirana, La Calderona, La Guerrero, La Rivelles, La Carrillo, La Asquerino...

A La Portillo la vi por primera vez colgada –literalmente- sobre el escenario del María Guerrero por obra y gracia de José Luis Gómez y su “Retablo de El Dorado”. La última vez la he visto como estrellona en el festival de Cannes. No me sorprende esta progresión. Su enorme talento no podía quedar oculto. Cada uno de sus trabajos ha sido un paso adelante en su carrera. Da igual que haya sido a bordo de vehículos teatrales como los de Tony Kushner, Calderón o Jardiel Poncela. La serie “7 vidas” reveló su capacidad para la comedia, revalidada en “Madre, el drama padre”. Soy de los que piensa que hacer bien uno de los personajes alocados de Jardiel demuestra la capacidad de un actor. Las mujeres de Jardiel han sido interpretadas por grandes actrices: Elvira Noriega, Guadalupe Muñoz Sampedro, Milagros Leal, Amelia de la Torre, Mari Carmen Prendes, Amparo Baró y hasta Rafaela Aparicio. Todas ellas se desenvolvieron con solvencia en cualquier género. Como nuestra última protagonista. Le quedan por delante muchos años de trabajo y muchos grandes personajes que interpretar. La de actor es una carrera de fondo: el que resiste gana. Y Blanca sabe que, asumiendo los triunfos en una época determinada, hay que seguir avanzando para no dormirse en los laureles, lo que suele ser fatal.

Don Manuel y La Portillo son dos personas que añaden prestigio a los ya consolidados premios de Madridiario.

Antonio Castro

Cronista Oficial de la Villa

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios