www.madridiario.es
Ruta del Cerro del Moro

Ruta del Cerro del Moro

Por MDO
viernes 26 de enero de 2007, 00:00h
Esta ruta conduce hasta este cerro, el cual forma parte de la serrezuela divisoria que discurre de norte a sur separando los valles del río Torote y del arroyo del Monte o Valseco. El recorrido serpentea por esta serrezuela y ofrece en sus puntos más altos espléndidas panorámicas, desde la colorista campiña cerealista hasta los sotos de ribera del río Torote y los cortados del Henares.
La ruta, de unos 11 km, comienza y finaliza en Daganzo de Arriba, en concreto en la
Plaza del Ayuntamiento. Desde aquí  sale del casco urbano a través del camino del Fresno que parte desde el Colegio Público Ángel Barzal. La ruta del cerro del Moro, nos conducirá hasta el cerro del mismo nombre, el cual forma parte de la serrezuela divisoria que discurre de norte a sur separando los valles del río Torote y del arroyo del Monte, que cerca del pueblo de Daganzo toma el nombre de Valseco llegando a desembocar en el mismo Henares, ya en Torrejón de Ardoz.Ambos cursos fluviales debieron ser caudalosos ríos cuaternarios que formaron anchos valles separados por las actuales cumbres divisorias. El recorrido serpentea por esta serrezuela, donde se recomienda especial precaución si se realiza en bicicleta por la presencia de cantos rodados y guijarros procedentes probablemente de los suelos arados de los campos de cultivo próximos a los caminos.

Tramo A
Partiendo del Colegio Público Ángel Barzal en Daganzo, se inicia un camino de tierra, vía pecuaria conocida como "camino de Fresno", que tras una leve cuesta, nos conduce a una explanada frente al polideportivo municipal. Continuando la ruta, iniciamos una brusca subida que por "la Cuesta del Cuarto" nos conducirá al Portillo, lugar que nos sirve de bifurcación entre la ruta del río Torote y la ruta que nos ocupa. El Portillo constituye un excelente mirador, en especial en las tardes otoñales limpias y soleadas, de las espléndidas panorámicas que nos ofrece.

Por un lado, al este, el mosaico colorido de la campiña cerealista del municipio de Daganzo en diferentes etapas de su ciclo productivo (barbecho, arado, cosecha, etc.) junto con las aisladas alamedas que todavía persisten a orillas
del arroyo Valseco; y por otro, hacia el oeste los sotos de ribera y pequeños cortados
del río Torote por delante de los abruptas pendientes de la margen izquierda
del Henares. El Portillo nos sirve también de enlace con la Cañada Real la Galiana a su paso por el municipio de Daganzo de Arriba.Tras girar a la izquierda, siguiendo la dirección de ruta señalizada por las balizas, encontramos el primer descansadero de la ruta.

Este lugar se nos aparece cubierto por retamas y ejemplares de pinos repoblados
por la Escuela Taller de Daganzo. Este es el hábitat ideal para la perdiz (Alectoris rufa) y el conejo (Oryctolagus cuniculus), que a diferencia de la liebre, corrida con galgos a campo abierto cuando se levanta la veda, encuentran refugio entre la maleza donde construyen sus madrigueras, en especial el conejo, fácilmente perceptibles en esta zona.

Tramo B
A partir de aquí, comienza un sube y baja constante a través de los cerros sucesivos que conforman la serrezuela que separa los valles del río Torote y arroyo Valseco. Entre perdices correteando y, a veces, volanderas accederemos al segundo descansadero de la ruta en el paraje de Valdeamorillo, por supuesto conquistado también por retamas, y rodeado de mojones pétreos indicadores de que nos seguimos encontrando en una vía pecuaria. Desde aquí ya podremos divisar el cerro del Moro, por delante de los montes de Fresno, protegidos ya por vegetación,
especial pinares procedentes de repoblación.

Al final del descansadero se localiza el vértice geodésico del cerro Maroto, de 742 m de altitud. Al proseguir por la galiana y tras una brusca bajada nos disponemos a acceder al cerro del Moro a través de la Cuesta de Antolín. Este cerro sirve de puesto de vigía para el guarda que mantiene libre del furtiveo a uno de los tres cotos cinegéticos que, con aproximadamente 13.700 fanegas (cerca de 8.900 ha), integran el municipio de Daganzo. Será fácil localizar su "chozo" entre árboles frutales plantados.

La vista desde aquí nos alcanzará para divisar, por el este, tras una colina, la torre de la iglesia de Serracines y un gran tramo extendido de norte a sur del río Torote, mientras que hacia el norte nos perderemos entre terrenos de los municipios de Fresno de Torote, Ribatejada, El Casar de Talamanca y Valdeavero, y los vecinos guadalajareños de Valdeaveruelo y Torrejón del Rey.Tras una abrupta bajada, enlazaremos con la colada que procede del río Torote y que continuaremos a nuestra izquierda, despidiéndonos por este recorrido de La Galiana. Así seguiremos hasta cruzarnos con la vereda que proviene de Alalpardo, pedanía del municipio de
Valdeolmos. En el cruce, al desviarnos a la izquierda, la vereda nos servirá de
retorno hacia Daganzo.

Tramo C
Continuamos por la vereda paralelamente al arroyo del Monte, que más tarde se
convertirá en arroyo Valseco al confluir con este arroyo procedente del paraje del mismo nombre en el límite con el municipio de Cobeña. Las aguas de este arroyo han servido de riego para los campos colindantes. En ocasiones se incendia la maleza de su cauce para que no obstruya el fluir de las aguas. Aún por el trato recibido, todavía se pueden percibir restos del primitivo bosque de ribera a lo largo de su recorrido, como los rodales de alamedas de chopo negro (Populus nigra), amarilleantes en otoño.

Sin sufrir ningún desnivel más, y tras dejar el cruce con la pista que conduce al camping e instalaciones de la Asociación Deportivo Cultural de Daganzo, la vereda
nos conducirá hasta un parque forestal con fines recreativos, denominado María
Marzol, que actualmente gestiona el Ayuntamiento de Daganzo. A partir de
aquí la ruta se asfalta y se continua por carretera hasta el casco urbano de
Daganzo donde finaliza el recorrido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios