www.madridiario.es

Los vecinos señalan que el supuesto agresor "estaba bebido"

Herido grave un joven al ser apuñalado en una reyerta en San Blas

Por MDO/E.P.
sábado 24 de marzo de 2007, 00:00h
Un joven de 25 años de nacionalidad española resultó herido grave este viernes por la noche al recibir dos puñaladas durante una reyerta en la Plazuela de la Herramienta, confluencia con la calle de Aparejadores, en San Blas.

Los hechos ocurrieron sobre las 22.30 horas cuando se registró una discusión entre varias personas en la citada calle y uno de los involucrados recibió dos puñaladas, según informaron fuentes de Emergencias Madrid.

A su llegada, los facultativos del Samur-Protección encontraron al herido consciente y sentado en una acera. El joven presentaba dos heridas por arma blanca en el hemitórax izquierdo, con afectación pulmonar.  Tras ser estabilizado, fue trasladado hasta el Hospital Gregorio Marañón, donde quedó ingresado con pronóstico grave.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía se personaron en el lugar para tomar declaración a los posibles testigos de los hechos y recabar pistas para poder detener al responsable o responsables de las puñaladas.

El agresor "estaba bebido"
Vecinos del distrito de San Blas que presenciaron el apuñalamiento afirmaron que el agresor "estaba bebido" y que la pelea, que  tuvo lugar entre el joven y el compañero sentimental de la madre, se inició porque supuestamente la mujer acababa de ser golpeada por su pareja. Jorge, un joven que llegó justo después de la agresión y que llamó a los servicios de emergencias, aseguró que el agresor se encontraba "en estado de embriaguez" y el joven herido "también olía a alcohol".

Por su parte, Israel, un testigo directo del apuñalamiento, afirmó que vio cómo el agresor "estaba pegando" a la madre y que esto motivó la pelea entre el joven y su padrastro. Así, apuntó que "al principio sólo estaban discutiendo", pero pasados unos cinco minutos el agresor "sacó una navaja" y le asestó una puñalada "en el pulmón y otra en las costillas".  

Asimismo, Jorge señaló que cuando llegó al lugar de los hechos había "un reguero de chavales" en los alrededores del aparcamiento y que la madre de la víctima estaba "histérica". Además, destacó que el presunto agresor también se encontraba allí ya que los testigos del suceso "no le dejaron" marchar hasta que llegó la policía.
Por último, ambos se mostraron indignados por el hecho de que la ambulancia tardara "media hora en llegar", ya que el joven agredido "casi se desangra", explicó Israel.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios