www.madridiario.es
Presupuestos en crisis

Presupuestos en crisis

lunes 22 de diciembre de 2008, 00:00h
Madrid ha vivido en los últimos años el cuento de la lechera. El cuento del crecimiento acelerado, sin límites, ladrillo a ladrillo y metro edificable a metro edificable. Más suelo para poner más ladrillos, para comprar más suelo. Para vender más pisos, más caros, hipotecados hasta las cejas. Madrid ha vivido el espejismo de un sin fin de crecimiento. De ricos mucho más ricos y pobres un poco menos pobres.

Ahora vivimos el cuento de la cigarra en el invierno crudo de la crisis económica. El cuento de que la cigarra no tiene la culpa de nada. Que el invierno lo trajo la hormiga y, en su defecto, Zapatero. Mejor no pringarse, no hacer nada, no sea que alguien piense que tenemos algo que ver. La política del avestruz. Eso sí, salvando los beneficios de la clientela milagrera que rodea la corte de la Puerta del Sol.

Son momentos para que todas las administraciones inviertan para reactivar la economía. Que apuesten por el mantenimiento del empleo. Refuercen la protección social. Hay poco margen para cuentos, pero Esperanza Aguirre se niega a echar las cuentas para afrontar el hundimiento de la construcción, de las ventas comerciales, de la producción industrial, del empleo.

Aguirre no tiene dinero y, como Zapatero se lo ha permitido, se endeudará en 1.300 millones de euros más que el  año pasado. Eso permite que no se hundan las cuentas regionales, pero obliga a que una parte del crecimiento se dedique a pago de la deuda. La otra parte va directamente a la clientela empresarial que saca beneficio seguro de la prestación de servicios públicos entregados a gestión privada. Que, en tiempo de crisis, a mis parroquianos no les falte de nada.

Qué lástima que Esperanza Aguirre en tiempos de bonanza se haya dedicado a realizar rebajas fiscales, que han beneficiado, sobre todo, a las altas rentas y que nos privan hoy de recursos con los que cuentan otras comunidades autónomas, incluidas las gobernadas por la derecha.

Sólo así se entiende que la Consejería de Empleo retroceda en sus recursos reales cuando Madrid crece a 15.000 parados y paradas más al mes. Que las consejerías económicas y de inversión retrocedan también. Que la sanidad, la educación o la atención a la dependencia retrocedan o crezcan porque el Gobierno central ponga más dinero. Una orgía de hasta 1.800 millones de euros que se quedan en el bolsillo de los más agraciados por la fortuna, las rentas más altas. Sólo por supresión del Impuesto sobre el Patrimonio 170.000 contribuyentes de los casi 3 millones, los más ricos, se ahorrarán 630 millones de euros cada año.

Madrid necesita más rigor y menos frivolidad en la gestión de recursos.  Más negociación y diálogo social, y menos imposición de políticas. Menos insultos a los sindicalistas y más trabajo de los liberados políticos del Gobierno Aguirre que deben trabajar un poquito más y quebrarse la cabeza para buscar soluciones para esta crisis. Un ejemplo que debería dar la presidenta, inaugurando menos y trabajando más.

Los Presupuestos dejan mucho que desear y nos ponen a la cola de España. Inaugurar desaforadamente es un ejercicio propagandístico que sólo denota el apretón del vago, de quien no sabe, ni quiere, aún pudiendo, hacer otra cosa. Algo más, por poco que sea.

Francisco Javier López Martín
Secretario general CCOO Madrid.

Javier López

Patrono de las Fundaciones Abogados de Atocha y de la Sindical Ateneo 1º de Mayo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios