www.madridiario.es

El avance ha sido presentado por investigadores de la Universidad de Alcalá

Un estudio ayuda a calibrar el trabajo y los entrenamientos de los tenistas

Un estudio ayuda a calibrar el trabajo y los entrenamientos de los tenistas

miércoles 28 de febrero de 2007, 00:00h

Investigadores de la Universidad de Alcalá y de la Universidad de Oviedo han realizado un estudio sobre la calibración de la intensidad del ejercicio en el tenis mediante la utilización de marcadores fisiológicos. Los científicos pretenden calibrar la carga de trabajo a la que esta sometido un tenista, para planificar mejor las dosis de entrenamiento que el deportista necesita para aumentar su rendimiento físico.

La calibración de la intensidad del ejercicio en el tenis se realiza mediante la utilización de marcadores fisiológicos (como el lactato sanguíneo, el consumo de oxígeno o la frecuencia cardiaca) o perceptivos (la percepción subjetiva del esfuerzo). Para realizar estos estudios han contado con el apoyo económico y logístico de la Unidad de Medicina Regional del Principado de Asturias, la International Tennis Federation (ITF) y la Federación Española de Tenis.

Un partido de tenis puede durar desde algo más de una hora hasta más de cinco. Durante el partido hay una combinación de periodos de esfuerzo máximo o cercanos al máximo y otros más largos de actividad moderada y baja. La intensidad del partido varía en función del nivel y estilo de juego, del sexo de los jugadores y de factores como la superficie en que se juega o el tipo de pelota que se utiliza. Todo esto tiene implicaciones importantes en el entrenamiento de los tenistas.

En un artículo publicado recientemente en la revista 'British Journal of Sports Medicine', los autores destacan que un partido de tenis combina periodos de intensidad alta y baja, por lo que debe considerarse como un deporte anaeróbico intermitente, con una fase de recuperación aeróbica. Además, la superficie en la que se juega, el tipo de pelota, el sexo del deportista, la duración del partido y el estilo de juego influyen en la proporción de los requerimientos aeróbico y anaeróbico; las superficies lentas, las pelotas de tipo tres, un partido largo, jugar en el fondo de la pista y ser mujer incrementa la demanda aeróbica.

Por el contrario, las superficies rápidas, las pelotas de tipo uno, los partidos cortos, servir o bolear y ser hombre aumenta la demanda anaeróbica. Los investigadores concluyen que los datos obtenidos de los análisis y de la monitorización de la intensidad del ejercicio en los jugadores proporciona información valiosa sobre los requerimientos físicos del juego y sobre los periodos de actividad y descanso, datos que pueden ser utilizados por entrenadores y preparadores físicos para establecer programas de entrenamiento y tácticas óptimas para sus tenistas.

Calibrar la carga de trabajo de los tenistas
"Lo que pretendemos con nuestras investigaciones es poder calibrar la carga de trabajo a la que esta sometido un tenista. Esto es importante para planificar las dosis de entrenamiento que el deportista necesita para aumentar su rendimiento físico", explica Alberto Méndez-Villanueva, de la Universidad de Alcalá. "Es decir, asegurarnos de que la carga de trabajo del tenista no es poca, (poco estímulo y poca adaptación), ni mucha (demasiado estímulo y podría sobre-entrenarse)".

Según Méndez-Villanueva, "los resultados son aplicables principalmente a deportes de raqueta (tenis, badmington, paddle,) y también, aunque con ciertos matices, a otros deportes de naturaleza intermitente como el fútbol, el baloncesto, el balonmano, etcétera", señala.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios