www.madridiario.es
Los cuidadores de carreteras

Los cuidadores de carreteras

viernes 28 de noviembre de 2008, 00:00h
Una vez que nacen las carreteras, como si de niños se tratasen, requieren de cuidados para que se encuentren en las mejores condiciones posibles para los vehículos y conductores que cada día pasan por ellas. Precisamente del mantenimiento de las vías se encargan los siete centros de conservación que tiene la Comunidad de Madrid en toda la región.
La Comunidad de Madrid cuida de las carreteras con dos fines. Por un lado, "al ser tan importantes las inversiones que se realizan en la construcción de infraestructuras como es el caso de las carreteras, la Administración tiene la obligación de conservar el patrimonio", explica a Madridiario el ingeniero de Caminos responsable de la zona Norte y Noreste de la Comunidad de Madrid, Antonio Villaescusa.

Y por otro lado, la Comunidad tiene que velar también porque los viales sean los más seguros y cómodos posibles para los usuarios. Por ello, en 2008, se han invertido 62 millones de euros, una inversión que ha ido aumentando en los últimos años hasta el punto de que en la actualidad se dedica el doble que hace cinco años.

De la conservación del patrimonio así como de mantener seguras y cómodas las carreteras se dedican siete centros en toda la región. Alcalá de Henares, Colmenar de Oreja, Cobeña, Móstoles, Brunete, La Cabrera y El Ventorillo cuentan con uno de estos centros.

En total, los siete centros, que disponen de un equipo de más de 250 personas, se encargan del mantenimiento de más de 2.600 kilómetros de vías. Todos los centros realizan labores similares, aunque los del norte, El Ventorillo y La Cabrera, en invierno tienen más trabajo por el tema de la nieve.

"Los centros de conservación son gestionados por empresas conservadoras y se ocupan del 80 por ciento de las carreteras de la Comunidad de Madrid", explica Villaescusa y añade que "el resto, tres pequeñas zonas, se sigue llevando con medios propios, con peones camineros, como se hacía antes".

Entre las labores de conservación se encuentran todas aquellas dirigidas a garantizar la correcta circulación como la limpieza de márgenes y calzada, la reposición de señales o elementos que han sufrido algún daño o desgaste, la retirada de objetos, podar árboles que resten visibilidad, así como el refuerzo del firme y supresión de baches.

Los centros de conservación también se encargan de "la atención al ciudadano las 24 horas del día cuando se producen incidencias como las inclemencias meteorológicas que afectan a la fluidez del tráfico", asegura Villaescusa. Además, cuentan con un servicio de vigilancia que se dedica a recorrer las carreteras para controlar los posibles desperfectos y anomalías.

En definitiva, los centros "se encargan del mantenimiento ordinario de las carreteras, de las actuaciones que se pueden prever. Las actuaciones extraordinarias, imprevistas o que superan el presupuesto del centro se licitan a parte", afirma el ingeniero técnico de Obras Públicas de la Comunidad de Madrid de la zona Este, José Francisco Jiménez.

El centro de conservación de Alcalá de Henares
El Corredor del Henares ha sido una de las últimas zonas con contar con un centro de conservación. De hecho, es uno de los dos que se han puesto en marcha este año. Según Antonio Villaescusa, responsable de la zona donde se encuentra el centro, "aquí nos dedicamos a la conservación de 375 kilómetros de carreteras del este de Madrid", por las que circulan más de 122.000 vehículos al día.

Eduardo Peñalver, jefe de conservación de LICUAS, empresa encargada del centro de Alcalá de HenaresCuenta con un equipo de entre 31 y 43 personas, según el volumen de trabajo que se registre en cada época, pero "de media tenemos 30-35 personas trabajando", cuenta Eduardo Peñalver, jefe de conservación de LICUAS, empresa encargada del centro de Alcalá de Henares.

Este centro, como todos los demás, dispone de todo tipo de señales almacenadas, de un camión quitanieves, de máquinas podadoras, un almacén de sal, y de barredoras-aspiradoras, entre otro material.

Entre los trabajos previstos para los próximos meses, ese centro se encargará del refuerzo del firme en carreteras como la M-300, en donde se invertirá 5,7 millones de euros; la M-203, con un presupuesto de 3,4 millones de euros, y la M-204, con 1,8 millones de euros de inversión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios