www.madridiario.es
Crisis y parálisis política

Crisis y parálisis política

sábado 18 de octubre de 2008, 00:00h
Lo escuché mientras estaba tirado en un sofá. El presentador de las noticias de un canal de televisión daba cuenta del anuncio que el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, acababa de realizar ante los miembros del Comité Territorial del PSOE.

No me lo podía creer, me parecía increíble. Pasé de una cadena a la otra, y de ésta a la siguiente. Seguía convencido de que era yo el que estaba obsesionado con una cuestión poco comprensible, por eso busqué en Internet y por fin entendí que era verdad lo que habían anunciado como gran noticia los medios de comunicación. Zapatero, tan ocurrente como siempre, informó de que los presupuestos para 2009 de todas las comunidades autónomas y de todos los ayuntamientos no gobernados por su partido saldrán adelante porque la oposición socialista ni presentará enmiendas a la totalidad ni votará en contra de las cuentas autonómicas y municipales de gobiernos del PP o  de otras formaciones distintas al PSOE.

Esto si que es generosidad y no lo que anuncian todos menos el PNV y el BNG respecto al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año siguiente. Zapatero explicó, sin despeinarse,  a los líderes del partido en las distintas autonomías que su divina propuesta persigue “defender el interés general de la sociedad española por encima de cualquier criterio partidista en un momento difícil para todos" y se quedó tan tranquilo,  como si de pronto hubiese descubierto la penicilina contra los discursos que no dicen nada más que obviedades,  aunque ocupan un par de folios.

 La crisis -en boca de todos los que dicen ser solidarios con los que no llegan a fin de mes porque sus míseros salarios por el precario trabajo que realizan no se pueden estirar más- es la gran preocupación de una gran parte de la sociedad, aquellas personas para las que el Euribor no es sólo un índice que sube y baja y que  tiene repercusiones en su hipoteca,  sino el cuchillo  que entra en su cuenta corriente para apuñalar su escasa confianza en que saldremos de ésta pronto y bien.

Además de los efectos perversos que ya todo sentimos, también los que tienen tanto dinero que no saben su patrimonio porque la crisis les está empujando a recortar sus extras y a parecer no tan mangantes como antes, la actual situación económica, con un escandaloso crecimiento del desempleo, está provocando una parálisis política que será absoluta si prosperan genialidades como la última de Zapatero.

Si el PSM se inclina, por obediencia a su jefe nacional, a apoyar los Presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2009 -los elaborados por el Gobierno presidido por Esperanza Aguirre, a la que los socialistas llaman de todo menos bonita-,  después de todo lo que han vociferado en los últimos meses contra la que ellos llaman reina de la privatización, de la confrontación, del  neoliberalismo agresivo y de otras muchas maldades, estaríamos en un escenario en el que el Movimiento Nacional se hace con las riendas del Estado y los partidos y las ideologías se convertirían en meras correas de transmisión de una democracia enferma y necesitada de tanto oxigeno como billones de euros han avalado los políticos españoles, por consejo de Zapatero y otros que pretenden refundar el capitalismo, para ayudar al mundo financiero que ha caído de bruces por el exceso de excesos.

Nino Olmeda 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios