www.madridiario.es

La Comunidad elabora una norma para dar más autoridad a los profesores

Prohibido el uso de móviles en el aula

Prohibido el uso de móviles en el aula

Por Cristina Expósito
jueves 15 de febrero de 2007, 00:00h

Los alumnos no podrán utilizar el móvil o cualquier aparato electrónico en las aulas y la grabación y difusión de imágenes violentas o humillantes será sancionado con la expulsión. Estas son algunas de las medidas que estudia la Comunidad para velar por la convivencia en las aulas.

El Gobierno de Esperanza Aguirre ha aprobado este jueves un borrador para regular la convivencia en los centros escolares. El texto deberá ser remitido al Consejo Escolar  para su valoración.

El nuevo código de buenas conductas escolares otorga más autoridad a los profesores y directores de los centros, prohíbe el uso de cualquier aparato electrónico en clase, incluidos mp3, consolas o vídeo consolas, que pueda distraer la atención y establece como falta más graves, sancionadas con la expulsión, los comportamientos de acoso y violencia o los que atenten contra la integridad de las personas.

La norma establece además  que cada centro escolar deberá hacer su propio Plan de Convivencia, en el que tendrán que figurar las normas de comportamiento que los alumnos deben respetar obligatoriamente. Tal y como lo ha calificado el vicepresidente primero del gobierno, Ignacio González, cada centro tendrá "un código de buenas costumbres".

Las infracciones de las normas de conducta que no se deriven de "circunstancias agravantes", se considerarán faltas leves y podrán ser sancionadas de forma inmediata por cualquier profesor del centro.

Asimismo, el borrador considera falta leve el uso de teléfonos móviles y aparatos eléctricos en las clases y establece que la reiteración de estos comportamientos puede ser castigada con trabajos después de clase o con la suspensión del derecho de asistencia al colegio, por un plazo máximo de seis días.

Las faltas más graves cometidas por los alumnos, que deberán ser probadas y comprobadas, se sancionan con la suspensión del derecho de la asistencia a clase, el cambio del centro o, en último caso, con la expulsión del alumno. Ignacio González  ha justificado la elaboración de la norma "por los incidentes ocurridos en varios centros escolares que han provocado alarma social".

Según González, el borrador refuerza la autoridad de los directores y profesores para que puedan actuar de inmediato en situaciones de conflicto y les permite imponer ciertas sanciones, en el ámbito que les corresponde.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios