www.madridiario.es
El hombre anuncio

El hombre anuncio

Por Rafael Martínez-Simancas
jueves 09 de octubre de 2008, 00:00h
No podía elegir el alcalde un peor momento para eliminar a los hombres anuncio de las calles. En plena crisis de los mercados y cuando más falta hace la economía creativa, suprimir a los hombres anuncio se antoja una temeridad. Mal que bien se ganaban la vida con esos paneles que tanto le divierten a los niños.

Un hombre anuncio es un letrero con piernas y zapatos, y que en general suelen estorbar bastante a la salida del metro. Pero debería saber Gallardón, (él que siempre ha estado de hombre sándwich entre Génova y la Puerta del Sol), que eliminar trabajos humildes sólo lleva a provocar un mayor número de humildes. Y, la verdad, no es que Madrid esté llena por todas partes de hombres anuncio. Hombres tontos sí que hay; mogollón, pero hombres anuncio tampoco son un regimiento que pueble las aceras.

Les podrán quitar la valla con tirantes que llevan encima pero no van a poder suprimir su función. Después del hombre anuncio llegará el hombre cotilla, ése que se te pega a la oreja y te cuenta dónde compran oro a buen precio.

Esta crisis tan brutal obliga a que la gente saque partido de sus necesidades. Mucho peor que anunciar casas de empeño es ponerse a reflotar bancos con el dinero de todos. Pero: ¿a que no hay para prohibir hombres banqueros?, pues eso.

www.rafaelmartinezsimancas.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios