www.madridiario.es

Los gatos "víctimas colaterales" del coronavirus de sus dueños

viernes 08 de mayo de 2020, 12:49h


El primer caso de animal infectado por el COVID-19 en España es un gato que pertenecía a un núcleo familiar con diversas personas afectadas por Covid-19: "La cadena de transmisión del virus se produce de las personas a los gatos y estos son las víctimas colaterales de la enfermedad en los humanos", ha dicho el investigador del Irta-Cresa Joaquim Segalés, son por tanto las víctimas colaterales de esta infección y se convierte en el sexto caso en el mundo.

Joaquim Segalés, investigador de l’IRTA-CReSA y catedrático de la UAB ha recordado que la vía de transmisión predominante es de humano a humano y que la capapacidad de los gatos de transmitir la enfermedad es "negligible, es decir no juegan un papel significativo en la epidemiología de la enfermedad".

La directora del Cresa y profesora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Natàlia Majó, ha asegurado que ahora las infecciones por el nuevo coronavirus se han extendido ampliamente en la población humana y "es posible que algunos animales se infecten por el contacto estrecho con infectados".

Los estudios científicos publicados hasta ahora apuntan a que los gatos son una de las especies animales sensibles a la infección por Sars-Cov-2, pero hay pocos sobre la susceptibilidad de diferentes especies al nuevo coronavirus y sobre la dinámica de la infección en especies animales susceptibles, ha apuntado Majó. El animal ingresó en un hospital veterinario de Catalunya, con dificultades graves para respirar, una temperatura rectal de 38,2 grados, un nivel muy bajo de plaqueta y una insuficiencia cardiaca, y se le practicó una "eutanasia humanitaria". Posteriormente, el gato se derivó al Cresa, donde se le practicó una necropsia, ya que el centro dispone de la unidad de biocontención para trabajar con coronavirus en condiciones de nivel 3 de bioseguridad.

La necropsia puso de manifiesto que el gato presentaba la llamada cardiomiopatía hipertrófica felina, generalmente de origen genético, y que las causas del fallo cardiorespiratorio agudo fueron un edema y una congestión y hemorragia pulmonares.

Los investigadores detectaron material genético (ARN) del nuevo coronavirus en muestras extraídas de la nariz y del nódulo linfático mesentérico -que drena el intestino--; la carga vírica, sin embargo, "era baja y ninguna de las lesiones que presentaba el animal era compatible" con una infección por el virus.

Por ello, concluye Segalés, el hallazgo de Sars-Cov-2 en este animal "fue incidental y no estuvo relacionada con la sintomatología clínica por la se decidió practicar la eutanasia".









¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios