www.madridiario.es
Ivan Rakitic y Toni Kroos en un lance del partido.
Ampliar
Ivan Rakitic y Toni Kroos en un lance del partido. (Foto: Real Madrid C.F. )

Ni goles ni incidentes graves: el Clásico estuvo marcado por la polémica arbitral

jueves 19 de diciembre de 2019, 09:00h

Al final, con un ambiente lleno de tensión por las protestas de índole política, el Clásico quedó marcado por el fútbol y cuestiones típicas de este deporte. Y con mayúsculas, porque el encuentro fue precioso, repleto de intensidad, jugadas bellas y buenas ocasiones para haber hecho goles, pero al final el marcador no se movió. Sin duda la actuación arbitral de Hernández Hernández fue el otro gran protagonista de la velada.

Así las cosas, 0-0 entre Barça y Madrid con igualdad en letalidad pero con superioridad de juego y táctica de los blancos, que hicieron un partido muy valiente sobre el Camp Nou. La primera parte fue un auténtico baño de los de Zidane pero el gol se resistía por poco y mala fortuna. Además, el conjunto arbitral se tragó 2 penaltis consecutivos cometidos contra Varane en el área culé, jugadas que inexplicablemente no fueron revisadas por el VAR. Por otra parte, Rakitic, que ya tenía una amarilla, hizo una clara amarilla, no intencionada, pero se le perdonó la expulsión.

La segunda parte estuvo más igualada pero sin brillo azulgrana, que jugó con mucho miedo ante el empuje madridista. El único incidente sobre el campo por el contexto de las protestas políticas llegó a mediados del segundo tiempo cuando varias personas lanzaron pelotas amarillas con el lema "Siéntate y habla", que obligó a parar el juego durante unos 2 minutos cuando más achuchaba el Madrid. Un grave acontecimiento que seguramente quedará impune pero que tuvo trascendencia en el encuentro.

Los blancos, que se iban creciendo ante el temor de los locales, llegaron a marcar en una buena jugada, pero se señaló un fuera de juego sobre Mendy, que sirvió a un gran Bale, quien marcaba a placer sobre Ter Stegen. La revisión dio la razón, por milímetros, al línea, ya que los brazos del lateral francés estaban ligeramente más adelantados que el cuerpo de Piqué, último defensa.

Al final, con los dos conjuntos cansados, tablas en el marcador y en la clasificación de Primera, ya que ambos seguirán al frente de la misma con empate a puntos, pero con la sensación de que el Madrid está un poco mejor en estos momentos antes de afrontar el último partido previo al parón navideño.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios