www.madridiario.es
Villacís y Almeida en la misa en honor a San Isidro en la ermita del Santo.
Ampliar
Villacís y Almeida en la misa en honor a San Isidro en la ermita del Santo. (Foto: Chema Barroso)

La misa en honor a San Isidro, con ofrenda floral pero sino reparto del agua bendecida

viernes 15 de mayo de 2020, 18:51h

La ermita de San Isidro se ha abierto un 15 de mayo más para acoger la eucaristía en honor al patrón de la ciudad. Este año, el templo no se ha llenado de feligreses, sino de escasos representantes políticos sentados a una generosa distancia de seguridad. El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha presidido la homilía a puerta cerrada.

En las bancadas de la primera fila, una a cada lado del altar, se han aposentado el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta del Gobierno regional, Isabel Díaz Ayuso. Ambos han sido, además, los encargados de entregar la ofrenda floral al santo al término de la misa, que ha podido seguirse en directo por Telemadrid. También han asistido la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y la portavoz orgánica de Más Madrid, Marta Higueras, entre otros.

Carlos Osoro ha oficiado en Carabanchel su segunda liturgia del día, pues a las 11:00 horas había celebrado otra misa en la Colegiata de San Isidro que se ha retransmitido por el canal de YouTube habilitado por la Real Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid. El prelado ha bendecido el agua de la fuente del Santo, que este año no ha podido ser repartida entre los fieles.

Osoro llama al "encuentro"

En su alocución, el cardenal arzobispo ha alertado del riesgo de sumirse en una "tristeza individualista" ante la pandemia de coronavirus, para la que "no basta la técnica, tampoco la economía, ni la religión a la carta" sino el "encuentro y la projimidad".

"La fiesta de San Isidro nos muestra que un ser humano lo es de verdad cuando, con todas las consecuencias, se abre a la realidad, se abre a los demás y a Dios. Como advierte el Papa Francisco, a raíz de la pandemia existe el riesgo de sumirnos en una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro. No podemos cerrar nuestra vida en nuestros propios intereses", ha argumentado.

"Este tiempo que estamos viviendo de la pandemia, produce a Madrid y a toda la humanidad mucho sufrimiento y dolor. Nos está dando preocupaciones de todo tipo. Pero la pandemia nos ha llamado y nos está llamando a todos al encuentro, al encuentro entre nosotros, al encuentro con la familia, al encuentro con otros, al encuentro con Dios", ha continuado el religioso.

Osoro ha puesto como ejemplo a San Isidro Labrador, quien "vivió con todas las consecuencias la projimidad". "La pandemia ha desembocado en una situación de desencanto. No basta la técnica, tampoco la economía, ni la religión a la carta...", ha advertido "La salida de la pandemia nos pide projimidad, que para todos los cristianos, tal como nos dijo el Señor, es fundamental, Amar a Dios y al prójimo", ha concluido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios