www.madridiario.es
‘Marie’, un arriesgado espectáculo en La Abadía
Ampliar
(Foto: Javier del Real / Teatro Real)

‘Marie’, un arriesgado espectáculo en La Abadía

miércoles 13 de enero de 2021, 17:20h

El teatro de La Abadía estrena un montaje musical realizado en coproducción con el teatro Real. Marie es de difícil clasificación, aunque podría decirse que es una ópera contemporánea. Poner hoy en escena un espectáculo de estas características no deja de ser arriesgado por lo inhabitual.

A final del siglo pasado, cuando existía el Centro de Nuevas Tendencias Escénicas en la desaparecida Sala Olimpia, sí vimos una serie de estrenos operísticos contemporáneos, no exentos de polémica. Sin demonio no hay fortuna, Fígaro, El bosque de Diana o El cristal de agua fría fueron algunos de los títulos programados en estrenos mundiales.

Marie cuenta con libreto de Lola Blasco y partitura de Gonzalo Alonso. Se inspira en el Woyzeck, de Georg Bücher, que también fue llevado a la ópera por Alban Berg. Originalmente Woyzeck es un soldado menospreciado e explotado por su capitán, como metáfora de una sociedad que aplasta a los débiles. Blasco da la vuelta a los protagonistas para, en este caso, centrar el menosprecio y la violencia en la mujer, en la Marie del título como arquetipo de cualquier mujer sometida hasta la muerte.

Este es un montaje teatralmente impactante. Con escenografía de Emanuele Sinisi y una espectacular iluminación de Felipe Ramos, cinco intérpretes sirven la historia con gran solvencia y muchos momentos de dramatismo logrado. Son Nicola Beller (Marie), Xavier Sabata (Woyzeck), Pablo Rivero Madriñán, Luis Tausía y Julia de Castro, que se multiplican en varios personajes cada uno. La soprano Beller, de origen alemán, afincada en España, ya ha cantado el rol de Marie en la ópera de Berg.

La acción se desarrolla bajo una enorme cruz (parece que los dramaturgos solo ven opresión hacia la mujer en la religión católica…) que acaba aplastando a la protagonista. La dirección de escena es de Rafael Villalobos y la musical del propio compositor.

Es una obra con más texto que partitura, aunque los cinco instrumentistas subrayan constantemente las escenas. La parte que podríamos denominar lírica se reserva para los dúos entre Marie y Woyzeck. Y aquí vemos el principal escollo del montaje. El volumen instrumental es tan potente que resulta prácticamente imposible entender qué están cantando, haciendo necesario proyectar los diálogos en las paredes de la escena. Los dos cantantes son también estupendos actores y nos hubiera gustado entender sus escenas sin tener que leer.

Es saludable que nuestra escena madrileña presente propuestas como estas, saliéndose de los caminos trillados y convencionales. Parece que solo un teatro semi público puede permitírselo en estos momentos. En cualquier caso Marie es el ejemplo de que hay un conjunto de creadores contemporáneos capaces de ofrecer vías alternativas, tanto al teatro como a la música.

Marie se va a representar hasta el 17 de enero, después de haber perdido algunas funciones por las cancelaciones que ha provocado el temporal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios