www.madridiario.es
El Ayuntamiento de Madrid, en Cibeles, visto desde el CBA.
Ampliar
El Ayuntamiento de Madrid, en Cibeles, visto desde el CBA. (Foto: Juan Luis Jaén)

Madrid se queda sin presupuestos participativos en 2020, pero Ciudadanos espera retomarlos

martes 10 de diciembre de 2019, 17:17h

Madrid se queda sin una nueva edición de presupuestos participativos en 2020. Así lo ha confirmado este martes la concejala delegada de Participación Ciudadana, Silvia Saavedra. No obstante, ha matizado que Ciudadanos confía en retomarlos durante el mandato, pero con cambios.

En el proyecto de presupuestos para 2020 se recoge una partida de 51 millones de euros destinada no a una nueva edición del proyecto de presupuestos participativos --el anterior Ejecutivo, presidido por Manuela Carmena, destinaba el doble, cien millones de las cuentas municipales en cada ejercicio con los que daban la oportunidad a la ciudadanía de decidir de manera directa en qué querían invertirlos-- sino a cubrir proyectos que se han "encontrado en un cajón".

Desde Más Madrid, el concejal Nacho Murgui ha condenado el "lamentable espectáculo de oposición a la oposición" de un gobierno cuyas funciones "le vienen grande" y que "todo lo que hacen es tratar de enfangar la anterior acción del gobierno para disfrazar que es una cesión de terreno a las fuerzas extremistas en las que se apoyan".

Saavedra ha explicado tras la comisión que cuando llegaron al área se toparon con "una bola de nieve de más de mil proyectos sin ejecutar". Algunos de ellos los han declarado inviables porque son de "imposible realización por circunstancias objetivas", iniciativas que se habían quedado "en un cajón" y a los que "se forzó su viabilidad". Otros habían comenzado su ejecución pero "por alguna razón" se habían parado. El área los ha seguido tramitando, ha apuntado.

51 millones para 75 proyectos

"Estamos tratando de arreglar esa bola de nieve porque los proyectos de presupuestos participativos son algo muy positivo", ha declarado Saavedra, que ha puesto el foco en los problemas de falta de ejecución, como ya se señala, ha indicado, desde su cuna, la ciudad brasileña de Porto Alegre. El nuevo equipo de Participación está tratando de desenmarañar "esa bola de nieve" con 51 millones de euros para 75 proyectos "medio parados".

"Me da vergüenza que haya escondidos en cajones proyectos de presupuestos participativos", ha declarado la edil de Cs. La idea es volver a convocar nuevas ediciones de esta iniciativa porque creen en ellos. "Creemos en el proyecto y nos vamos a comprometer a un proyecto de presupuestos participativos pero sacar una cantidad que podamos realizar", ha concretado, después de señalar que el anterior Ejecutivo sólo registró un nivel de ejecución del 10 por ciento.

Para Más Madrid esto es una excusa. "Cs vive en una tensión irresoluble entre las exigencias de la extrema derecha en la que se apoyan y una realidad de participación ciudadana y ya lo pueden vestir de lagarterana", ha reaccionado Murgui, que les acuda de no tener un plan claro porque "lo único que saben es que tienen que ceder terreno a las exigencias de la extrema derecha".

Desconocimiento de la normativa

Esto se traduce en "las muchas dificultades a los Foros Locales, al hecho de que reconozcan que han incumplido su reglamento, que no vaya a haber un nuevo proceso de presupuestos participativos o el 'decretazo' de Silvia Saavedra con unas instrucciones enviadas a los distritos para que la palabra de los vecinos se vea reducida a tres intervenciones en los plenos", unido a la cesión de locales que denota "un total desconocimiento" de la ordenanza de Cooperación Público-Social vigente.

"Tienen una enorme confusión, una enorme indefinición, una enorme indecisión y cierto pánico porque el Gobierno ve que tienen que cumplir sus pactos con sus socios", los cuatro ediles de Vox. Murgui ha instado a Cs a que dejen cualquier atisbo de equidistancia "entre quienes quieren terner herramientas concretas para ejercer el derecho constitucional de participación ciudadana y quienes señalan, persiguen y arrojan constantemente la sospecha sobre las entidades ciudadanas".

Ese "discurso de señalamiento del tejido ciudadano organizado no es una novedad entre las corrientes autoritarias" y es el que "ahora está condicionando" al Gobierno municipal. "Nosotros no seremos ambiguos ni equidistantes. Estamos con los vecinos que quieren ejercer su derecho a participar en la ciudad con libertad y con su derecho de asociación y reunión", ha remarcado.

"Esperamos que un gobierno democrático no sea equidistante porque no se puede serlo entre los linchadores y el linchado, entre el Ku Klux Klan y el señor al que persiguen", ha defendido Nacho Murgui, que ha instado al Gobierno local a que "si tiene clara su apuesta por la democracia y la Constitución, por la normativa municipal, debe dejarlo claro y dejarse de sí, no o todo lo contrario".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios