www.madridiario.es
'A la figura de Benito Pérez Galdós siempre le he querido mucho, ha sido alguien muy cercano a mi desde hace muchos años, me ha interesado y gustado siempre'
Ampliar
"A la figura de Benito Pérez Galdós siempre le he querido mucho, ha sido alguien muy cercano a mi desde hace muchos años, me ha interesado y gustado siempre" (Foto: Chema Barroso)

Laila Ripoll: “En igualdad de condiciones, me voy a decantar siempre por un texto escrito por mujeres”

martes 03 de marzo de 2020, 07:33h

Laila Ripoll Cueto (Madrid, 1964) es uno de los referentes femeninos de la escena madrileña y española. Hija de profesionales del gremio de la actuación -Manuel Ripoll y la actriz Concha Cuetos-, confiesa haber sentido desde pequeña una fuerte vocación por dirigir teatro, en especial obras clásicas, lo que le ha llevado a desarrollar su labor profesional en diferentes áreas del teatro.

Titulada superior en Arte Dramático por la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD), desde hace más de 25 años Laila dirige y actúa en la compañía teatral Micomicón. El pasado mes de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid la nombró directora teatral del Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa, un espacio que codirige con Nacho Marín.

Con motivo de la cercana celebración del 8M, la dramaturga se reúne con Madridiario en las instalaciones del icónico teatro para hablar sobre sus proyectos, la escena madrileña y su trayectoria como directora en un mundo de hombres, entre muchas otras cosas.

Pregunta: Acaba de dirigir la última obra de LaJoven, ‘Fortunata y Benito’, y ha sido todo un éxito…

Respuesta: La verdad es que sí, se ha vendido todo desde el primer día, ha sido un gustazo.

P: ¿Qué ha supuesto para usted esta pieza?

R: A la figura de Benito Pérez Galdós siempre la he querido mucho, ha sido alguien muy cercano a mí desde hace muchos años, me ha interesado y gustado siempre. Supongo que por eso me llamaron David Peralto y José Luis Arellano [director del proyecto y director artístico de LaJoven].

La idea era hacer algo sobre Galdós por la celebración del centenario de su muerte, y después de darle muchas vueltas y de leer mucho sobre él se me ocurrió hacer una versión de Fortunata y Jacinta. La primera razón fue que dentro de la obras culmen de Galdós, que para mí son Misericordia, Tristana y Fortunata y Jacinta, es la obra en la que los protagonistas tienen una edad más cercana a la de los actores que la iban a representar. Pero sobre todo me parece que es una obra muy urbana y muy madrileña.

P: Si hablamos de Madrid, tiene que haber sido un orgullo que el Ayuntamiento de la capital la eligiera para codirigir el Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa...

R: Para una persona nacida en Madrid, criada en Prosperidad y vecina de Lavapiés desde hace muchos años, un teatro tan emblemático como el Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa, es algo muy especial. Además, a él me une algo muy emblemático, porque con 13 años me entregaron un premio de pintura del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid en ese mismo escenario.

Por eso, cuando entré de nuevo al lugar pensé: “Quién le iba a decir a esa niña de 13 años que iba a dirigir la parte escénica de este teatro y que iba a conseguir lo que entonces soñaba, que era dirigir teatro”. Luego también pensé en el refrán aquel de "hay que tener cuidado con lo que se desea, porque a veces se cumple”. Es un orgullo pero también una responsabilidad muy grande.

P: Con su compañía Micomicón ha llevado a escena y ha reivindicado mucho el teatro clásico español, ¿sigue siendo una de sus prioridades artísticas?

R: Cuando nosotros empezábamos, el teatro clásico español no estaba donde yo creo que debía estar, la gente joven no se acercaba a ese tipo de obras. No había lecturas modernas, ni por parte de los jóvenes, de los textos de Lope de Vega o de Calderón de la Barca... Pero con los años se ha formado una gran cantidad de jóvenes que han basado su trabajo posterior en los textos clásicos y han popularizado muchos títulos que antes eran casi desconocidos. Por eso creo que ahora lo que me interesa es dar voz a lo que todavía no se ha escrito, a potenciar la dramaturgia contemporánea.

P: Y con lo contemporáneo de los textos, ¿se incluye a la mujer?

R: Claramente. Ahora mismo hay unas autoras extraordinarias y ha sido mucho tiempo de recibir textos escritos por los hombres, solo por la mitad de la población. Por fin empieza a haber mucha presencia femenina en la escena madrileña y eso es algo que desde la dirección del Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa quiero trabajar y potenciar. En igualdad de condiciones, me voy a decantar siempre por un texto escrito por mujeres.

P: ¿Ha dejado la mujer de ser solo actriz o costurera dentro del mundo del teatro?

R: En el mundo de la escena siempre hemos estado más presentes en los oficios tradicionalmente ligados al mundo femenino, pero es algo que ha cambiado. Se puede ver a simple vista en la dirección de los principales teatros.

Se trata también de un tema de referentes: cuando era pequeña no tenía referentes femeninos en la dirección, la única era Ana Diosdado. Había muchas mujeres que escribían, pero muy pocas que tenían una proyección mediática o pública a través de la cual pudiéramos acceder el público medio. No te puedes plantear ser algo si no tienes referentes de ese algo, por eso las niñas de hoy en día creo que sí se pueden plantear ser directoras de teatro o escritoras, por ejemplo.

P: Su carrera como directora es extensa, supongo que se habrá encontrado con alguna situación desagradable por ser mujer.

R: Sí, claro. Y además ha habido problemas muy gordos. He ido con mi compañía y con la furgoneta por muchos teatros de España y me he encontrado con situaciones muy pintorescas. Desde un director técnico de un teatro que no se dirigía a mí, siendo yo la directora del espectáculo, y lo hacía con el conductor del camión, que estaba a mi lado; hasta un hombre que nos traía la equipación técnica al que acabé denunciado por violencia de género y por el que una vez me tuve que encerrar en un camerino muerta de miedo llamando a la Policía porque no estaba dispuesto a "aceptar órdenes de ninguna mujer". Son dos de las que me vienen a la cabeza, pero son muchas más, y el que niegue que pasan estas cosas miente, porque es evidente.

P: Volviendo a Madrid, ¿cómo ve a día de hoy la escena madrileña?

R: Está en un momento difícil, aunque desde el punto de vista creativo, inmejorable. A día de hoy, la escena madrileña necesita un empujón, sobre todo porque la crisis se ha cebado mucho con el sector y ha desmantelado muchísimo tejido de base que había. Ahora es el momento de recuperarlo entre todos y para ello creo que necesitamos voluntad, algo en lo que considero que estamos todos: Alfredo Sanzol, a la cabeza del Centro Dramático Nacional, o Natalia Menéndez y Luis Luque, en el Teatro Español, por ejemplo, tienen en mente esto. Supongo que todo no va a ser como antes, pero bueno...

P: Es hija de actores y ha mamado desde la cuna el mundo de la escena, ¿cree que de alguna manera ese hecho ha marcado su futuro profesional?

R: No sé qué hubiera sido de mi si hubiera nacido en otra familia, igual hubiera hecho Medicina... No lo sé. Pero en mi caso creo que estaba muy claro, en especial lo relacionado con la literatura y la escritura. Siempre me ha gustado mucho leer, leer teatro y ahora es algo que disfruto muchísimo. Por eso una de las cosas que quiero hacer en este teatro es estrenar textos contemporáneos de actores, que no se queden en el cajón, por lo menos dos o tres cada temporada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

10 comentarios