www.madridiario.es
Horcajuelo de la Sierra.
Ampliar
Horcajuelo de la Sierra. (Foto: Ayuntamiento de Horcajuelo de la Sierra)

La Sierra se blinda ante el boom turístico con más control policial y pide visitas responsables

viernes 19 de marzo de 2021, 08:54h

El cierre perimetral de las autonomías durante el puente de San José y la Semana Santa han situado a la Sierra de Guadarrama, la Sierra Norte y el Valle del Lozoya como epicentro del turismo rural nacional. La Comunidad de Madrid acapara el 36,9 por ciento de las reservas de alojamiento del país este fin de semana y el 25,3 por ciento del de Pascua. Ante la previsión de una afluencia de visitantes masiva, y tras la experiencia de los últimos meses, Delegación del Gobierno reforzará el patrullaje en varios municipios para impedir aglomeraciones.

Desde el órgano que encabeza José Manuel Franco confirman que aumentarán los efectivos de Guardia Civil y Seprona en El Molar, Pedrezuela, San Agustín de Guadalix, Guadarrama, El Boalo-Cerceda-Mataelpino, Miraflores de la Sierra, Guadalix de la Sierra, Manzanares El Real y Soto del Real. Los agentes no solo controlarán los accesos viarios, sino que apoyarán a las Policías locales en las calles.

Esta colaboración se produce después de una petición expresa de los alcaldes de esta comarca de la Cuenca Alta del Manzanares tanto a la propia Delegación de Gobierno como al Ejecutivo regional. "Con nuestros recursos solo podemos atender los cascos urbanos, las terrazas y los parques”, expone a Madridiario Javier de los Nietos, regidor de El Boalo-Cerceda-Mataelpino. En las últimas semanas, se han visto obligados a “cortar accesos a áreas recreativas” para prevenir una excesiva concentración de personas.

El alcalde advierte, asimismo, que tal volumen de turistas se traduce en un aumento de las emergencias sanitarias y reclama a la Comunidad de Madrid mayor cobertura. “En las actividades al aire libre tenemos caídas de ciclistas, bajadas de tensión e incluso amagos de infarto y esto bloquea nuestros servicios municipales”, explica. El primer edil busca que los viajeros se marchen del pueblo “con el mejor recuerdo posible de nuestro destino”, pero invita a estos a disfrutar la Sierra “de lunes a viernes” para vivir de manera más tranquila y segura esta “experiencia casi única”.

Los municipios apelan a la responsabilidad

En la misma línea se pronuncia Luis Labrador Vique, alcalde de Manzanares El Real: “No pretendemos que deje de venir gente, queremos que nos visiten y que consuman en nuestros comercios y establecimientos locales, pero sí necesitamos mayor control”. Según indica, la media de agentes en la zona oscila entre 13 y 14 por localidad, aunque algunas como Miraflores de la Sierra tan solo cuenta con cuatro.

Al igual que en El Boalo, han cerrado el paso a vehículos a algunas vías pecuarias y caminos ante la imposibilidad de vigilar que no se colapsaran. Por ello, considera que “todo refuerzo de las unidades de la Guardia Civil es poco”. Labrador Vique anima a los madrileños a conocer el patrimonio histórico que ofrece el municipio que rige, pero al mismo tiempo sugiere hacerlo “con calma y sosiego”. “Si ven saturación de vehículos en una zona, les pediría que vayan a otro lugar porque no podemos poner en riesgo ni a visitantes ni a los vecinos”.

Desde el Centro de Innovación Turística Villa San Roque, que gestiona y promociona el turismo en la Sierra Norte, se muestran “encantados de que la gente venga porque vivimos del sector servicios”, pero instan a la ciudadanía a “cuidar el entorno” en sus escapadas. Su coordinadora, Elena Rubio, hace una llamada a reservar con antelación en restaurantes y actividades, así como recuerda que se debe aparcar “solo en lugares habilitados”.

En este sentido, hace hincapié en la importancia de “no obstruir calles ni garajes” para garantizar la seguridad y buena convivencia. “Aunque tengamos que dejar el coche más lejos y caminar un poco más, tenemos que entender que forma parte de esta situación”, sostiene en referencia a los inconvenientes que pueden generarse por la multitud de visitantes que se esperan en San José y Semana Santa.

Reservas flexibles y máxima seguridad

Las solicitudes de reserva de alojamientos en la Comunidad de Madrid se dispararon a finales de febrero al doblegarse la curva de contagios de la tercera ola y aplicarse medidas menos restrictivas. Otro punto de inflexión se produjo tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud en el que se ordenó el cierre perimetral de las comunidades autónomas.

Esto derivó en que “los madrileños cancelaran sus reservas en Extremadura y Castilla y León”, sostiene Aroa Salazar, responsable de Comunicación de Clubrural.com. El turismo intraprovincial se erigió entonces como la única alternativa y la Sierra como la opción más demandada y la que ha experimentado un incremento de peticiones más significativo en los últimos días.

Mataelpino, Gascones, Lozoyuela, Rascafría, El Berrueco y Robledo de Chavela constituyen los destinos más buscados para San José, según datos del portal turístico. Los tres primeros municipios repiten como los enclaves preferentes para Pascua y a estos se unen Alpedrete y Alameda del Valle.

Desde Clubrural.com destacan la “flexibilidad” exhibida por los propietarios de hoteles, hostales, casas rurales y demás hospederías. “Han implantado políticas de cancelación muy flexibles para incentivar las reservas y un estricto protocolo antiCovid para cumplir con las medidas de higiene y seguridad impuestas por Sanidad”, relata Salazar.

En la Sierra Norte se consideran unos “privilegiados” del sector, rozando el lleno en sus establecimientos hoteleros y con la hostelería a pleno rendimiento cada fin de semana. El objetivo ahora se ha fijado en retener este ‘boom’ turístico. “El turismo rural se ha posicionado en la mente de quienes no lo contemplaban antes porque se iban a sus segundas residencias o a la playa y tenemos que contribuir a que se queden aquí cuando esta situación coyuntural termine”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios