www.madridiario.es
Hombre con un portátil
Ampliar
Hombre con un portátil

Los inversores españoles más jóvenes no le temen al riesgo

Por MDO
lunes 24 de enero de 2022, 13:48h

En los últimos años parecemos vivir una fiebre en lo que respecta a las inversiones. El trading y las criptomonedas están en boca de todos. Y es fácil encontrar a algún conocido en nuestro círculo que se dedique a estas actividades o que las haya probado.

Esto hace que cada vez haya más gente que se anime a iniciarse en el mundo de las inversiones. Y en España son muchos los jóvenes que se han metido de lleno. Algo que llama la atención en todos ellos es que tienen objetivos ambiciosos y están dispuestos a asumir todos los riesgos que hagan falta para multiplicar sus ahorros.

Formación al alcance de todos

Una gran diferencia entre la generación actual de jóvenes inversores y las generaciones pasadas es el acceso que tienen a la información. Gracias a Internet, es posible encontrar multitud de cursos y libros elaborados por expertos en la materia. También acceder a tutorías personalizadas y clases privadas.

Esto les permite acumular mucha más experiencia en menos tiempo. Muchos de ellos se organizan en grupos de trabajo a través de redes sociales como Twitter o Instagram, o utilizando apps de mensajería instantánea como Whatsapp o Telegram. En ellas comparten sus análisis y discuten estrategias. Y esto también hace que sus avances en la materia sean mucho más rápidos.

Un pilar fundamental en la formación de estas nuevas generaciones de traders son las webs especializadas en bolsa e inversiones. En ellas se puede aprender a hacer trading online con forex desde cero, leer comparativas sobre brokers y acceder a promociones exclusivas.

La ecuación riesgo/beneficio

En el mundo de las inversiones siempre hay riesgos y pensar lo contrario es de ilusos. Cuanto más altas sean las rentabilidades que se quieren obtener, mayores son los riesgos que hay que asumir. Muchos inversores siguen las enseñanzas de gente como Warren Buffet. Optan por activos previsibles que vayan aumentando de valor poco a poco de manera sostenida a lo largo del tiempo.

Es una forma relativamente conservadora de hacer que sus ahorros no pierdan valor por causa de la inflacción y que incluso lleguen a obtenerse rentabilidades interesantes. Pero las nuevas generaciones de jóvenes no suelen seguir estas estrategias.

En su lugar, dan preferencia a activos muy volátiles, dentro del mercado de divisas o el de las criptomonedas. Y ahí, hacen trading intradiario. Esto quiere decir que hacen muchas operaciones de corta duración a lo largo del día. Con cada una de ellas obtienen unos pequeños beneficios que se multiplican gracias al apalancamiento.

El apalancamiento es una manera de operar “a crédito”. El broker no exige la totalidad de la inversión que se está haciendo, sino sólo una fracción. Así, en muchos casos, es posible gestionar cantidades de hasta 200 euros con un sólo euro. Entonces, un inversor que depositase 1.000 euros, podría hacer operaciones como si tuviese un capital de 200.000.

El riesgo de operar con tanto apalancamiento está en que, si la operación no sale como se esperaba, un pequeño movimiento del precio en contra puede terminar con el capital real del inversor en muy poco tiempo. La ventaja está en que cuando ese pequeño movimiento se produce a favor, los beneficios son muy altos comparados con los fondos depositados.