www.madridiario.es
Imagen del proyecto original de Ingesport para el macrogimnasio en Hortaleza.
Ampliar
Imagen del proyecto original de Ingesport para el macrogimnasio en Hortaleza. (Foto: Cedida por la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza)

Hortaleza recaba 2.000 firmas contra un macrogimnasio: "Cambiaría la estética del barrio y atraería tráfico"

lunes 29 de junio de 2020, 07:00h

Hortaleza se moviliza contra la construcción de un macrogimnasio en el casco antiguo del distrito. En menos de una semana, los vecinos han recabado cerca de 2.000 firmas para expresar su rechazo al derribo de una decena de edificios centenarios junto a la iglesia de San Matías, uno de los primeros ejemplos de la arquitectura neomudéjar, para albergar este complejo deportivo. "No queremos que se pierda el patrimonio histórico del antiguo pueblo", exponen.

El proyecto, desarrollado por la empresa Ingesport y la congregación religiosa de San Vicente de Paul -propietaria del terreno-, supondría la creación de un gimnasio de grandes dimensiones levantado sobre un aparcamiento de tres pisos con capacidad para 300 plazas. Por el momento, no cuenta con licencia de obra, como confirman fuentes del Ayuntamiento de Madrid, pero la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza denuncia que en febrero se permitió la tala de hasta 90 árboles en la parcela.

Desde el Consistorio alegan que el área de Medio Ambiente autorizó esta poda porque la mayoría de los árboles "estaban secos, enfermos o envejecidos". Reconocen que Ingesport solicitó esta actuación, pero explican que se realizó "con independencia de las obras". Asimismo, sostienen que la compañía, dueña de la cadena de gimnasios Go Fit y gestora de espacios públicos como el estadio de Vallehermoso, entregó en diciembre 264 ejemplares de frondosas y 661 de coníferas a los viveros municipales como compensación.

Los vecinos rehúsan el cambio en la "característica estética" del barrio que supondrá el gimnasio, así como que no se considere la pérdida arqueológica asociada, pues se tiene constancia de que bajo la parcela se encuentran restos de unas antiguas bodegas "que es obligatorio conservar". Por otro lado, el portavoz de la Plataforma, Javier Díaz, traslada el temor a que el parking genere "problemas de tráfico". "Ya tenemos un mínimo carril y aceras muy estrechas", justifica.

Asimismo, consideran que la construcción del macrogimnasio "puede derivar en un encarecimiento de la zona y una subida en el precio del alquiler" como, afirma, ya se ha dado "con otras operaciones en el distrito". Además, los vecinos entienden que hay otras parcelas "más adecuadas" para ubicar el centro deportivo y plantean alternativas. A escasos metros de la iglesia, relata Javier, se sitúa otro antiguo gimnasio cerrado "hace cuatro o cinco años" y en desuso "en el que se podría cumplir la idea que tienen de contar con piscinas, pistas de pádel y aparcamiento".

Botella rebajó la protección de los edificios

Este miércoles, el PSOE pidó en el Pleno de la Junta de Distrito de Hortaleza la "paralización inmediata de cualquier intervención" hasta que los promotores obtengan las autorizaciones pertinentes tras la tala mencionada. En la sesión, tanto PP como Ciudadanos expresaron "que no obstaculizarían" la puesta en marcha del proyecto. No obstante, la licencia de construcción la debe otorgar la Agencia de Actividades del Ayuntamiento, que hasta la fecha "no ha tenido entrada en el registro de ninguna solicitud ni declaración responsable por parte de Ingesport", aclaran fuentes municipales.

En todo caso, la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza asegura que le consta que la compañía "ha presentado documentación en una agencia de licencias urbanísticas" y, ante ello, ha retomado la movilización contra el gimnasio que abandera desde 2016. Ese mismo año también reclamó a la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, junto a la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio, la declaración del casco antiguo del otrora municipio como Bien de Interés Cultural. Una petición a la que aún no han recibido respuesta.

Este mismo órgano mantiene paralizado de manera cautelar el proyecto desde diciembre de 2016 y está pendiente de emitir un informe favorable o no al mismo después de realizar un estudio arqueológico del lugar. Año y medio antes de dictar que esta iniciativa se interrumpiera, el Consistorio liderado entonces por Ana Botella rebajó la calificación y protección de los edificios a tan solo dos días de las elecciones de mayo de 2015. Ya con la nueva corporación, Más Madrid aprobó, con el respaldo del Partido Popular, el Plan Especial de los Paúles, que da luz verde a derribar la antigua quinta que flanquea al templo.

Javier Díaz apunta que conocieron estos planes "fuera del plazo para presentar alegaciones". Aún así, llevaron el caso ante la vía judicial con el apoyo de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), un recurso que "no se tuvo en cuenta" al ejecutarse fuera del periodo establecido para ello. Ahora, esperan que el "mayoritario" rechazo vecinal sirva para frenar el macroparking.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

9 comentarios