www.madridiario.es
La heladería San Telesforo ofrece helados de más de 40 sabores diferentes.
Ampliar
La heladería San Telesforo ofrece helados de más de 40 sabores diferentes. (Foto: William Criollo Ortiz )

Helados con sabor a vermut o roscón de reyes: el obrador que mezcla tradición y vanguardia

miércoles 12 de agosto de 2020, 07:46h

“Nuestras recetas vienen transmitiéndose de generación en generación desde el inicio del siglo XIX, pero los sibaritas que se acercan a San Telesforo viven en la época de la red y la nube virtual”, es el lema a partir del que trabajan en el obrador de San Telesforo en Toledo, conocido por ser el más antiguo de España, pero desde el que tienen claro que el éxito radica en la unión de la tradición con la modernidad. Una empresa familiar que ha ido pasando de padres a hijos desde su creación en 1806 y que, después de arrasar durante varios veranos en la capital manchega, ahora da el salto a Madrid.

Más de 40 helados artesanos sin aromas, saborizantes y edulcorantes

Compra de productos por internet, nuevas aperturas de locales, productos sin azúcar, combinaciones de sabores extravagantes y una gran oferta de dulces (desde figuras de mazapán, tartas, barras, helados, anguilas de mazapán o pasta para sopa de almendras) hacen que San Telesforo no sea un obrador al uso y ratifican que su transformación constante y adaptación a los gustos del consumidor son clave para conseguir el éxito.

La base de la empresa ha sido siempre el dulce más típico de Toledo, el mazapán, pero desde hace unos años decidieron diversificar también hacia la heladería artesana. Ahora, en su sexta generación, con tres tiendas abiertas en Toledo y 24 empleados a su cargo, han decidido probar suerte en la capital.

El nuevo local se encuentran en la Avenida General Perón, 6

Juan Manuel Albelda, gerente del negocio, comenta a Madridiario que la idea de abrir un local en Madrid surgió ya que hace cinco años comenzaron a vender sus productos a tiendas gourmet y a cadenas de restaurantes de la capital. Con una base de clientes y con la logística hecha, ya que venían casi a diario a traer su género, decidieron abrir la tienda física de la Avenida General Perón, 6. Aunque la apertura estaba prevista para marzo, momento en el que comienza la campaña de los helados, el coronavirus provocó que la inauguración se retrasara hasta mediados del mes de julio.

Solo llevan unas semanas con las puertas abiertas, pero desde el obrador muestran su satisfacción con la respuesta del público madrileño y señalan que las ventas están yendo bien. “El modelo de negocio que funciona ahora es el del negocio local y de proximidad. Además, el área de influencia del barrio en el que estamos es más grande que todo Toledo”, matiza Albelda, que añade que han implantado la posibilidad de realizar envíos a domicilio para que el cliente no tenga que moverse de su casa para poder degustar sus productos. Además de sus helados artesanos, en su página web también se pueden comprar sorbetes y tartas personalizadas de distintos sabores.

Ingredientes naturales

Materias primas naturales, con base de leche entera (35 por ciento de materia grasa) e ingredientes frescos dan como resultado sus más de 40 sabores de helados artesanos, que carecen de aromas, saborizantes y edulcorantes, todo ello sustituido por ingredientes naturales. Desde los clásicos helados de chocolate, nata o vainilla hasta novedosas combinaciones como roscón de reyes, pasas con ron añejo o caramelo Tonka y galleta.

Desde el obrador apuntan que, aunque los clásicos siempre se venden bien, su bestseller es el de milhoja con fresas, una masa de hojaldre protagonizando una milhoja de helado de nata y confitura de fresas silvestres que ha cautivado a todos los toledanos.

Además, en el obrador no paran de crear nuevos sabores. Entre sus últimas incorporaciones se encuentran sabores como el de nata con nueces, el praliné de avellanas o el sorbete de frutos rojos con vermut, con gran aceptación entre los madrileños.

Impacto del coronavirus

Como a todos los negocios y empresas del sector, la crisis del coronavirus también ha hecho mella en San Telesforo. De las tres tiendas que tienen en la capital toledana, hay dos que se encuentran en el centro de la ciudad y que constituyen el “buque insignia” de la empresa, sustentadas casi en su totalidad por el turismo.

Dichos locales llevan con la persiana echada desde el mes de marzo en que comenzó el confinamiento. Cuando finalizó el estado de alarma, los dueños decidieron mantenerlos así debido a la poca rentabilidad que supondría mantenerlas abiertas pues apenas hay turistas este verano en Toledo. Su previsión: abrirlas cuando pasen los meses de verano, ya de cara a la campaña de Navidad. Sí que está abierto al público el local del grupo situado en el barrio de Buenavista.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios