www.madridiario.es
El Templo de Debod, sin agua a su alrededor desde hace meses.
Ampliar
El Templo de Debod, sin agua a su alrededor desde hace meses. (Foto: Chema. Barroso)

Sin fecha para paliar la 'sequía' del Templo de Debod

El Templo de Debod, seco

lunes 16 de septiembre de 2019, 07:37h

El parque del Templo de Debod supone uno de los emplazamientos más especiales para los madrileños. Situado cerca de la plaza de España, se encuentra a una distancia prudencial de las zonas más céntricas de la ciudad y del bullicio que en ellas se genera.

Esta relativa tranquilidad, unida a unas espectaculares vistas desde el mirador que hacen las delicias de muchos cuando llega el atardecer, lo convierten en uno de esos sitios que merece la pena visitar. El propio templo preside imponente el parque desde hace ya 51 años, pero su estado no hace justicia a su valor como monumento.

Vistas del Templo de Debod
Desde hace meses, la lámina de agua y la fuente situada alrededor del mismo han desaparecido. Una rotura imprevista de la tubería que abastecía de agua esa zona dejó al emplazamiento carente de este detalle en septiembre de 2018. Según las previsiones del Ayuntamiento de Madrid en aquel momento, las obras se iniciarían en enero y todo volvería a la normalidad un mes después. Sin embargo, siete meses dmás tarde de la fecha prevista de reparación de la avería, el templo sigue sin agua.

En total, ha pasado ya un año de aquella rotura en la tubería. Desde entonces, el equipo al frente del Consistorio madrileño ha cambiado y eso ha repercutido en un retraso a la hora de evaluar el estado actual de las reparaciones en el monumento, declarado Bien de Interés Cultural. Sin embargo, fuentes del Ayuntamiento de Madrid, consultadas por Madridiario, aseguran que la incidencia podría ir más allá y vincularse a problemas de impermeabilidad en los vasos que contienen el agua de la lámina y la fuente.

Las filtraciones de agua, un problema conocido

El Templo de Debod ya ha sufrido este problema en años anteriores, con filtraciones de agua en el interior por deterioros en la cubierta de plomo existente y defectos en las juntas. Esto obligó a tomar medidas más severas en el monumento, pero el deterioro del mismo ha estado en tela de juicio numerosas veces en los últimos años.

Un caso reciente se dio durante el Gobierno de Manuela Carmena, cuando se cerró al público durante casi dos años para reparar daños y solucionar los fallos en la climatización del mismo.

Un informe presentado por el sindicato CCOO en el año 2016 recogió numerosas muestras del pobre estado del inmueble dado el paso del tiempo y el vandalismo sufrido. Por otro lado, las extremas temperaturas en el interior durante el invierno y el verano también hicieron necesaria una actuación al respecto para sustituir el equipo de climatización obsoleto que montaba. En aquel momento, el equipo de Ahora Madrid recriminó al Partido Popular la falta de mantenimiento del milenario edificio desde hace años.

Tras la realización de estos trabajos, el emplazamiento fue reabierto al público en 2017 y así se mantiene en la actualidad, pero aún queda trabajo por hacer. La avería que impide el suministro del agua sigue sin ser reparada y se están realizando estudios para atajar el problema cuanto antes. De hecho, tal y como señalan fuentes del Consistorio, Patrimonio Nacional se encuentra realizando un estudio para evaluar la situación y dirimir una posible solución.

Mientras tanto, no existe una fecha aproximada para la reparación de la fuente y la lámina de agua del monumento, cuya antigüedad ronda los 2.200 años. Su peculiar figura es conocida en la silueta de Madrid y ha llamado la atención de visitantes de todo el mundo. Sin embargo, requerirá de atención especial antes de recuperar aquel esplendor que mostraba varias décadas atrás.

Una joya egipcia en el centro de Madrid

Se trata de un templo egipcio del siglo II a. d. C. instalado en el Parque del Cuartel de la Montaña, cerca de la Plaza de España. El templo fue donado a España por el gobierno egipcio para evitar que quedara inundado tras la construcción de la gran presa de Asuán.

La construcción del templo la inició a comienzos del siglo II a. C. el rey de Meroe Adijalamani, quien dedicó una capilla a los dioses Amón e Isis. La capilla está decorada con relieves.Tras la anexión de Egipto al Imperio Romano, los emperadores Augusto, Tiberio y, tal vez, Adriano, culminaron la construcción y decoración del edificio.

En el siglo VI, tras la conversión de Nubia al cristianismo, el templo fue abandonado. En el siglo XX debido a la construcción de la presa , el gobierno egipcio lo regaló a la ciudad de Madrid y fue transportado, reconstruido y abierto al público en su actual ubicación en 1972. La reconstrucción que se hizo en Madrid mantuvo la orientación de su lugar de origen, de este a oeste.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.