www.madridiario.es
Estampa otoñal en el parque de El Retiro.
Ampliar
Estampa otoñal en el parque de El Retiro. (Foto: Kike Rincón)

Ocho paraísos verdes sin salir de Madrid

viernes 16 de octubre de 2020, 07:38h

El estado de alarma que vive Madrid ha privado a cientos de personas de disfrutar de los colores del otoño en el campo o la sierra madrileña. Los hayedos, pinares y valles comienzan a mostrar tonos ocres, amarillos y rojizos pero este año no serán tantas las cámaras fotográficas que captarán esta belleza, al menos lo que duren estas semanas de confinamiento de la capital. Mientras tanto, existen propuestas igual de interesantes para vivir este paisaje otoñal pero sin salir de la ciudad. Espacios verdes y parques urbanos cobran un enorme protagonismo y se unen a los planes que estas semanas pueden formar parte de la agenda de ocio.

CASA DE CAMPO

Uno de los principales pulmones verdes de Madrid es la Casa de Campo. Con una extensión de 1.700 hectáreas -supera cinco veces al tamaño de Central Park en Nueva York-, su historia se remonta al año 1553 cuando el rey Felipe II decidió trasladar la Corte a Madrid y residir en ella. El monarca formó una enorme finca que unía el Palacio con el cazadero de El Pardo y alrededor de este núcleo se fueron agregando fincas de labor y campos comprados a los colindantes. Con la llegada de la Segunda República (1931) el espacio fue cedido al pueblo de Madrid y desde entonces está abierto al público.

En la Casa de Campo, existen infinidad de alternativas de ocio, además de convertirse en uno de los lugares preferidos de los ciclistas -consulte aquí el mapa de rutas en bicicleta-. Este espacio verde acoge el Parque de Atracciones, el zoológico, el Teleférico -que conecta la Casa de Campo con el Parque del Oeste, al otro lado del río Manzanares- o el Club de Campo. Otra propuesta para estas semanas, mientras las temperaturas son agradables, se traslada a los alrededores del lago. Un paseo, un descanso en algunas de las terrazas del entorno o alquilar una barca para remar y disfrutar de las vistas, son algunas de las sugerencias para disfrutar de este lugar.


EL PARDO

Uno de los bosques mejor conservados de Europa se ubica a tan solo 15 kilómetros del centro de Madrid. Un paraje vinculado a la historia de España desde que, a mediados del siglo XV, Enrique III de Castilla lo convirtiera en uno de sus cazaderos favoritos. Carlos V construyó un palacio en este lugar y a partir del reinado de Felipe V se convirtió en la residencia habitual de la corte durante algunos meses. Tras la Guerra Civil y hasta 1975, fue la residencia oficial de Franco, y hoy es uno de los Reales Sitios gestionados por Patrimonio Nacional.

El Monte de El Pardo se convierte estos días en una de las opciones de ocio más frecuentadas por familias y senderistas que quieren pasar el día al aire libre. Un espacio que se llena también -a principios del periodo otoñal- de berreos de ciervos y ronquido de gamos con el fin de que las hembras se rindan a los pies de los machos. Pero aparte de este espectáculo sonoro, más que visual, el Pardo ofrece varias rutas de senderismo para conocer bien la zona.

Uno de esos paseos es el Corredor ambiental del río Manzanares. Paralelo al río, el sendero parte del aparcamiento existente a la entrada del Complejo Deportivo Somontes y finaliza en la presa de Mingorrubio. 20 kilómetros de ida y vuelta que permite disfrutar de la vegetación de ribera como chopos, juncos y arbustos. Otra opción son los miradores de Valpalomero. Se accede desde la Portillera del Tambor o desde la Quinta de El Pardo y tras un recorrido no superior a los cinco kilómetros se llega a una amplia zona de merenderos donde se puede hacer una parada para reponer fuerzas.

Otras opciones para quienes no quieran caminar demasiado: visitar el Palacio Real de El Pardo, donde se alojan los jefes de Estado que visitan España desde 1983. Destaca por su aquitectura y decoración interior con composiciones de artistas como Bayeu o Goya. En los alrededores también se ubican el Convento Franciscano del Cristo o Convento de los Padres Capuchinos. conocido como el Cristo del Pardo por la valiosa talla que guarda de Gregorio Fernández y la Casita del Príncipe, un palacete cercano al Palacio, construido en el siglo XVIII como casa de recreo para los príncipes e infantes de España.



El RETIRO

Más de 15.000 árboles en 125 hectáreas en el parque de El Retiro convierten a este espacio en otro de los oasis verdes más reclamados estos días. Es uno de los espacios favoritos para pasear o practicar deportes como el ciclismo o el running. Los más pequeños de la casa disponen además de decenas de parques infantiles y espacios en los que poder patinar y también pueden asistir a las funciones del Teatro de Títeres que han vuelto a la escena con todas las medidas sanitarias y de seguridad.

El centro deportivo La Chopera, la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías​ y el Centro Cultural Casa de Vacas son otros de los puntos a tener en cuenta si se pasea por El Retiro sin olvidar el ahuehuete, el árbol más antiguo de Madrid -dicen que se trata de una especie que no pierde las hojas todos los años- y las rosaledas y jardines como el de Cecilio Rodríguez o el del aquitecto Herrero Palacios.

El estanque artificial, con barcas de remos, es otra de las alternativas. O visitar el monumento a Alfonso XII -situado a sus orillas- o el Palacio de Cristal, que en estos momentos alberga la exposición 'A un cuervo y los huracanes que, desde lugares desconocidos, traen de vuelta olores de humanos enamorados', del artista kosovar Petrit Halilaj, que lanza un mensaje de esperanza y libertad a través de sus recreaciones florales de gran formato. El Paseo de las Estatuas, donde se encuentran estatuas dedicadas a todos los monarcas españoles, se une a las sendas para pasear.



REAL JARDÍN BOTÁNICO

Otro remanso de paz en el centro de Madrid podemos encontrarlo en el Real Jardín Botánico. Declarado Jardín Artístico en 1942, entre sus colecciones destacan un herbario con más de un millón de pliegos, la biblioteca y el archivo, con cerca de 10 000 dibujos, así como la muestra de 5 000 especies de plantas vivas. El recorrido por el jardín permite a los visitantes ponerse al día en especies vegetales, historia y curiosidades de todas las que habitan este rincón urbano verde incluso puede verse el huerto con plantaciones exóticas.

Además, hasta el 25 de octubre, la cerdita más famosa de la televisión y su familia se encuentran perdidos por el Jardín. Los más pequeños de la casa deben encontrar a Pepa Pig y los cinco miembros a través de los senderos. Una manera diferente y entretenida para acercar la belleza de este espacio al público infantil y aprender sobre diversos tipos de árboles, su historia, ecosistema y frutos. Las familias reciben de manera gratuita al entrar en el recinto un librillo de actividades con un mapa del jardín y las pistas para localizarles.

DEHESA DE LA VILLA

La Dehesa de la Villa está situada al noroeste de la ciudad de Madrid, junto a Ciudad Universitaria. Para llegar en transporte público, las paradas de metro de Francos Rodríguez y Valdezarza son las más cercanas y de autobús las líneas 44, 64, 82, 126, 127 y 132.

Su principal característica es que mantiene su condición de bosque, con espacios ajardinados en las zonas colindantes a los espacios urbanos, donde destacan las plantaciones de cedros. En tiempos de Isabel II se comenzó la repoblación con pinos, principalmente piñoneros y carrascos. También se pueden ver almendros, sobre todo amargos, y acacias, habituales sobre todo cerca de la calle Francos Rodríguez. En las vaguadas húmedas son frecuentes los chopos, fresnos y olmos. En las zonas ajardinadas se encuentran cedros y ciruelos de Pissardii. El sustrato arbustivo está principalmente compuesto por jaras, retamas, romero y zarzamoras, entre otras.

La Dehesa de la Villa ofrece una importante variedad de avifauna: más de 70 especies de aves viven en este espacio verde, lo que la convierte en una joya dentro de todos los parques de Madrid. Además, en el paseo por este bosque urbano no hay que olvidar el mirador y los restos del búnker. El Centro de Información y Educación Ambiental del parque ofrece infinidad de actividades y talleres los fines de semana, puede consultarlas en la web.




PARQUE EL CAPRICHO



Otro de los espacios verdes que forman parte del patrimonio artístico de Madrid es el parque de El Capricho, en Alameda de Osuna. Uno de los parques más desconocidos pero sin embargo, uno de los paraísos naturales que frecuentaron personalidades ilustres de la época de los Duques de Osuna. El Ayuntamiento de Madrid compró este parque en 1974, tiempo después de fallecer la duquesa María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel

El parque alberga una importante riqueza botánica, escultórica y artística. Contiene templetes, ermitas, fuentes, plazoletas y el palacio de los duques. Y el jardín ofrece tres estilos diferentes: el parterre o jardín francés, el paisaje inglés y el giardino italiano.

El capricho esconde también su famoso búnker de la Posición Jaca, un enclave de la Guerra Civil único en Europa por su estado actual de conservación que alojó el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro . El refugio -de 2.000 metros cuadrados, situado a 15 metros bajo tierra y capaz de resistir bombas de hasta 100 kilos- fue construido en el parque alrededor de 1937, aprovechando su situación lejano al frente de guerra, sus buenas comunicaciones y el arbolado propicio para el camuflaje. Dispone de siete dependencias rectangulares (cuatro a la derecha y tres a la izquierda), cuatro salidas al parque exterior y una galería de escape a la calle que atraviesa el subsuelo del Palacio de los Duques de Osuna.

La Dirección General de Intervención en el Paisaje Urbano y el Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid ofrece visitas guiadas gratuitas al búnker (sábados y domingos del 5 septiembre al 27 diceimbre de 2020). Para poder visitarlo, es imprescindible reservar plaza.

MADRID RÍO

Montar en bici, patinar, correr o simplemente un buen paseo. Todo esto es posible en otra amplia zona verde que se extiende a orillas del Manzanares. Gracias a su renaturalización, la fauna avícola ha regresado a esta zona recuperando la biodiversidad.

17 zonas de juegos infantiles, con columpios fabricados con materiales sostenibles que forman telas de araña, hamacas y puentes colgantes. Pero no solo los más pequeños pueden disfrutar del espacio, también los adultos disponen de más de un millón de metro cuadrados con sendas para montar en bicicleta, pistas de petanca y de fútbol, tenis, baloncesto, skate y un rocódromo para los aficionados a la escalada.

Puentes, miradores -desde los que se contempla la Cornisa Histórica de Madrid sobre el Manzanares- y un espacio acuático con más de 6.000 metros cuadrados, la Playa de Madrid Río -con chorros de agua para refrescarse en verano-, completan el espacio.

El centro cultural Matadero Madrid, situado en el extremo sur de Madrid Río, ofrece la oportunidad de finalizar el paseo en alguna de las actividades que proponen. Los pabellones de estilo neomudéjar del antiguo matadero municipal, cerrado en 1996, acogen desde diferentes espacios dedicados a la cultura.

PARQUE JUAN CARLOS I

Ubicado en la zona de la Feria de Madrid, el Juan Carlos I es un enorme parque con una superficie de 160 hectáreas que alberga, entre otras cosas, un olivar con más de 2000 ejemplares del antiguo Olivar de Hinojosa, un lago, un auditorio, una colección de esculturas al aire libre y un centro de actividades. Fue abierto al público en 1992 con motivo de la celebración de 'Madrid capital europea de la cultura'.

Este parque se convierte en un espacio ideal para la realización de diferentes deportes. Cuenta con una gran pista de patinaje, un lago y una ría (en los que poder practicar deportes naúticos), carril bici y un servicio de alquiler de bicicletas gratuito. Además, cada media hora, un pequeño tren recorre el parque de forma gratuita.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios