www.madridiario.es
El futuro de las fintech en España
Ampliar
(Foto: Pixabay)

El futuro de las fintech en España

martes 07 de abril de 2020, 10:40h

En el año 2008, estalló una crisis económica cuyas consecuencias siguen notándose hoy en día. Uno de sus efectos más positivos fue convertirse en la motivación para que muchos emprendedores de todo el mundo decidieran innovar. Uno de los ejemplos más claros son las fintech. La crisis cambió la relación de la sociedad con la banca y abrió camino a estas empresas que aprovechan el desarrollo de la tecnología para ofrecer también servicios y productos financieros.

Precisamente, una de las razones que explica la importancia de las fintech tanto en España como en otros países es el interés de la población de usar su smartphone para ahorrar dinero, hacer transferencias o incluso invertir. Esto último es posible mediante plataformas on line de social trading como eToro. Además de ponerte a tu alcance herramientas para hacer pequeñas o grandes inversiones, también te permite acceder a la información experta que te ayudará a tomar la decisión acertada.

¿Pero qué futuro les espera a las fintech? Para ello hay que mirar primero al presente. En España, tenemos actualmente más de 300 empresas, lo que nos sitúa en sexta posición en el ranking de los países con más fintech del mundo. Además, este sector tiene una facturación estimada de 100 millones de euros, lo que demuestra que tiene mucho potencial. Por si esto fuera poco, la industria está dando empleo a muchos españoles y españolas y eso solo puede ser positivo.

Si intentamos analizar el futuro de las fintech en España, debemos tener presente las cinco tendencias globales que podrían definir los servicios financieros de los próximos años según un informe de Business Insider Intelligence.

1. Aparecerán nuevos puntos de interés geográfico que traerán las fintech hasta áreas del planeta en las que todavía no han terminado de triunfar. Crecerá la competencia pero eso inevitablemente mejorará los servicios.

2. La oferta de servicios y productos se expandirá gracias a las nuevas oportunidades que surgirán de la colaboración entre los principales agentes de la industria. La innovación tendrá un papel fundamental.

3. Esta nueva oferta de servicios y productos provocará que también entren en juego nuevos agentes, como por ejemplo empresas tradicionales que verán los beneficios de incorporar la tecnología financiera.

4. Las empresas fintech deberán adoptar otras tecnologías como la inteligencia artificial o la cadena de bloques si no quieren que su creciente popularidad se convierta en una amenaza real para su supervivencia.

5. Las nuevas regulaciones pueden beneficiar tanto a las propias empresas como a los operadores tradicionales y a los consumidores. Sin embargo, también puede perjudicarlos y terminar con el sector.

Es precisamente ese marco regulatorio el que tiene un papel decisivo en el futuro de las fintech en España. A diferencia de otros países líderes en el sector, como el Reino Unido, nuestro país no cuenta con una ley específica y eso puede traer problemas. En febrero de 2019, el gobierno respondió a la demanda de la industria y aprobó el borrador de un sandbox regulatorio, que daría luz verde a la creación de un entorno de pruebas para que start-ups experimentaran e innovaran.

Pero para asegurarse un buen futuro, las fintech no solo deben contar con una buena relación con los políticos. Es igualmente importante colaborar con las entidades bancarias tradicionales y las asociaciones comerciales que les pongan en contacto con compañías de otros sectores. Tanto unas como otras son cada vez más conscientes que el futuro está en la tecnología financiera, así que es preferible ver a las start-ups como socias que como una amenaza para su negocio.

Todo ello terminará repercutiendo en el número de fintech que haya establecidas en España, así como en el número de trabajadores contratados. Es una muy buena oportunidad para la economía nacional y parece impensable que se vaya a dejar escapar, y más teniendo en cuenta que probablemente no lo hagan algunos de los países líderes del sector: Reino Unido, Singapur, Nueva Zelanda, Países Bajos, Hong Kong, Suecia, Canadá, Dinamarca, Irlanda y Suiza.

En España, existen muchos tipos de fintech distintos. Disponemos de plataformas dedicadas a la inmobiliaria, como Housers o Invesreal. También hay empresas que ofrecen herramientas para las finanzas personales, como Wallo, o que te permiten ahorrar dinero (Coinc, Coinscrap, Savesboost…). Ahora bien, las dos áreas más populares son la de crowdfunding y la de mini-créditos, con más de 20 fintech cada una.

Pero todavía quedan algunas áreas por explorar. Aunque el mundo de la banca digital sea uno de los ejemplos más claros para explicar lo que es el fintech, este todavía sigue teniendo mucho potencial, sobre todo si se quiere convencer a esos clientes sin demasiada experiencia en lo digital. Por ejemplo, pese a que es un sector muy, muy niche, la industria de los yates podría verse beneficiada si adoptara por completo la tecnología financiera en sus tareas de administración.

Aunque el sector de las fintech tiene el futuro prácticamente asegurado en España, solo conseguirá establecerse definitivamente en la economía del país cuando consiga incluir por completo en su industria a la banca tradicional y a otros sectores que también pueden beneficiarse de sus servicios. Al mismo tiempo, deberá contar con el apoyo del gobierno para que cree un marco regulatorio que les sea favorable a la hora de innovar y ser creativos. Solo así podrá asegurarse su crecimiento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.