www.madridiario.es
El aislamiento y las restricciones continúan mejorando los niveles de contaminación
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

El aislamiento y las restricciones continúan mejorando los niveles de contaminación

jueves 02 de abril de 2020, 12:05h

Si algo bueno está dejando la pandemia del coronavirus (COVID-19) y las medidas de aislamiento que han tenido que decretarse para hacerle frente es la reducción de los índices de contaminación. Tal y como han informado expertos y ecologistas, desde que se redujera el tráfico urbano de vehículos y se cerrasen fábricas, la calidad del aire ha registrado una notable mejoría.

Tal y como ha indicado Ecologistas en Acción a través de un comunicado, la contaminación del aire urbano en España ha caído un 55 por ciento durante la segunda quincena del mes de marzo. A través del informe Efectos de la crisis de la COVID-19 sobre la calidad del aire urbano en España la entidad ecologista ha concluido que la reducción drástica del tráfico se está traduciendo en una mejora sin precedentes de la calidad del aire, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS. La inestabilidad atmosférica de marzo también ha contribuido a esta mejoría.

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos oficiales de dióxido de nitrógeno (NO2) recogidos en 125 estaciones de medición, repartidas entre 24 ciudades del Estado español durante el mes de marzo de 2020 y de los diez años anteriores. Presenta, por lo tanto, una foto fija de la calidad del aire urbano en el último mes, antes y después de la declaración del estado de alarma y las medidas de confinamiento.

Entre sus principales conclusiones, destacan que desde la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo se ha producido una reducción drástica de los niveles de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (NO2) en las principales ciudades españolas, reducción que se ha cuantificado en un 55 por ciento de los niveles de contaminación habituales en estas fechas, durante la última década.

Asimismo, indican que la mejora de la calidad del aire está siendo general, tanto en los centros de las ciudades como en las periferias urbanas, al igual que son generales las medidas de limitación de la circulación adoptadas. Si bien persiste una cierta diferencia entre la contaminación registrada, mayor en las estaciones orientadas al tráfico que en las de fondo urbano.

Los niveles de NO2 registrados durante el estado de alarma son los más bajos para la segunda quincena del mes de marzo de la última década, en todas las ciudades analizadas. Se mantienen además muy por debajo del valor límite y la guía anual de la OMS, cuando en las estaciones de tráfico dicho umbral se supera frecuentemente, en el mes de marzo.

Territorialmente se aprecia una menor reducción de la contaminación en las ciudades de la cornisa cantábrica, debida quizás a factores meteorológicos no identificados. En cambio, las ciudades del litoral mediterráneo son las que más han rebajado los niveles de NO2, hasta concentraciones en ocasiones propias de estaciones rurales de fondo.

En el caso de la región madrileña, el Observatorio de la Calidad del Aire ha estimado a través del análisis de la calidad del aire realizado mediante 23 estaciones situadas en 23 municipios distintos, incluyendo el más poblado (Móstoles) y una de las localidades con menor número de habitantes, (El Atazar, con 89 vecinos), una mejoría notable.

En el caso de Leganés, la ciudad con mayor nivel de dióxido de nitrógeno en el aire, que se ha pasado de un valor contaminante del 45 a 16, reduciéndose un 64,4 por ciento y llegando a un valor del Índice de Calidad del Aire de 'Muy bueno'. En términos de concentración de partículas en suspensión en el aire, en este mismo municipio se ha pasado de valores de los contaminantes de 34/20 a 15/9, reduciéndose un 55,5 por ciento, llegando a un valor del Índice de Calidad del Aire de 'muy bueno'.

En la capital, por su parte, la estación Farolillo ha registrado un descenso de los niveles de NO2 de 55 a 25, reduciéndose un 54,5 por ciento, llegando a un valor del ICA de 'Bueno'. En Castellana, por otro lado, el nivel de partículas en suspensión en el aire se ha rebajado de 25/15 a 11/7, reduciéndose un 55 por ciento y llegando a un valor del ICA de 'Muy Bueno'.

De esta forma, ambas organizaciones concluyen que la crisis de la enfermedad COVID-19 demuestra que la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para rebajar la contaminación del aire en las ciudades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios