www.madridiario.es
La Sala
Ampliar
La Sala (Foto: Antonio Castro)

Dos nuevos teatros para Arganzuela

viernes 13 de mayo de 2022, 18:22h

Hasta octubre de 2021 el local en el número 3 de la calle Palos de la Frontera había sido un comercio de telefonía. Después pasó a ser un local teatral bautizado como La Sala. Se inauguró en octubre con una producción propia de Noche de Reyes y con el espectáculo Estas manos que son mías. El proyecto de abrir otro espacio teatral fue de la actriz y cantante Eva Quirós, que cuenta para la puesta en marcha del mismo con la colaboración del actor argentino Nicolás Pérez Costa, docente también en la sala.

"Mi idea era no empezar a programar a lo loco", afirma Eva Quirós. "No quiero ser una sala que tiene doscientas comedias, como todo el mundo. La idea es tener productos cuidados, espectáculos que tengan una línea similar de calidad. Me gusta la gente joven que apuesta fuerte. Ya nos han llegado casi doscientas propuestas de espectáculos. Casi todas las hemos rechazado".

La Sala (Foto: Antonio Castro)

El espacio para las representaciones es diáfano, configurable según las necesidades de cada montaje. Eso hace que el aforo esté entre cuarenta y cinco y sesenta localidades. Por el momento La Sala no puede acceder a las ayudas económicas de las distintas administraciones, ni estar en la Red de teatros alternativos. La viabilidad económica de la empresa pasa por ofrecer dos funciones diarias lo que, de momento, no están haciendo. Tiene una representación los viernes y dos los sábados y domingos. El reto es encontrar obras suficientes para una programación semanal y tener la capacidad de aguantar en cartel espectáculos que se consideran interesantes aunque a las primeras representaciones no acuda mucho público. Actualmente tienen en cartel Juana la Loca, de Pepe Cibrián, interpretado por Nicolás Pérez, y El viento sigue arrastrando la tierra, de Beatriz Saavedra. Los niños tienen su tiempo el domingo por la mañana con la magia familiar de Alucina pepinillos.

El Pasillo Verde

El teatro de este nombre abrió el pasado 26 de febrero con El eterno Dante. Está en el paseo de La Esperanza 23-25. Cuatro socios se decidieron a convertir una antigua sala de danza en un espacio en el que se pudiera ensayar, dar clases y representar. Ángel Ferrero, Keka Monreal, Elisa Niño y Marcelo Costa son los responsable del nuevo espacio, con experiencia en otros campos del teatro, pero en la primera vez que asumen la empresa. Elisa imparte también las clases de arte dramático.

La reforma del recinto ha permitido habilitar un pequeño anfiteatro de butacas con capacidad para cincuenta espectadores. Cuenta, además, con una gran sala para clases, ensayos y otras actividades. Todo a pie de calle y totalmente accesible. Lo han alquilado sin posibilidad, como La Sala, de acogerse a ningún tipo de ayudas hasta que cumplan los dos años de existencia.

El Pasillo Verde (Foto: Antonio Castro)

Actualmente ofrecen representaciones de jueves a domingo, con el sistema de multiprogramación. Afirman recibir muchas propuestas para exhibir pero siempre quieren aplicar filtros de calidad. También estrenan sus propias producciones como Todas las historias acaban hablando de amor, de Ángel Ferrero, en cartel.

Otro de sus propósito es hacer barrio, darse a conocer en Arganzuela para que los vecinos disfruten de este nuevo espacio y de sus propuestas.

El barrio alternativo

El entorno de la Glorieta de Embajadores se ha configurado como el barrio por excelencia del teatro alternativo madrileño, desplazando a Lavapiés. Permanecen en Arganzuela las veteranas Cuarta Pared y Lagrada. Posteriormente fueron llegando Plot Point, el Estudio2 de Manuel Galiana, La Encina, La Usina, Nave 73 y ahora La Sala y el teatro Pasillo Verde. Una oferta en la que, seguramente, el espectador siempre encontrará alguna propuesta de su agrado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios