www.madridiario.es
Cerca de 2.000 personas protestan en Colón contra el uso de la mascarilla
Ampliar
Cerca de 2.000 personas protestan en Colón contra el uso de la mascarilla (Foto: William Criollo Ortiz )

La Delegación del Gobierno investigará lo ocurrido en la manifestación contra las mascarillas

Sanciones "con la máxima dureza" para los 'antimascarillas'

lunes 17 de agosto de 2020, 08:29h
La Delegación del Gobierno ha encargado a la Policía Nacional la elaboración de un informe sobre la concentración contra el uso obligatorio de mascarillas de este domingo en la Plaza de Colón tras admitir que los convocantes de la misma "mintieron" a la hora de justificar la concentración. Esta institución abrirá una investigación para identificar a "más personas", tras imponerse más de 30 denuncias, entre ellas a los organizadores, y tomará "las medidas adecuadas".

Así lo ha anunciado en su cuenta oficial de Twitter, en la que ha apuntado que la concentración no se ha desarrollado según lo dispuesto por la Delegación del Gobierno.

"La @DGobiernoMadrid investigará los hechos ocurridos en la concentración contra el uso de #mascarillas celebrada en #Madrid y tomará las medidas adecuadas ya que esta concentración no se ha desarrollado según lo dispuesto por la Delegación del Gobierno", reza el mensaje publicado en la red social a última hora del domingo.

Minutos después, el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, publicó en su cuenta de Twitter que la manifestación celebrada en la Plaza de Colón "no se ha desarrollado siguiendo las pautas sanitarias esenciales, ni ha respetado los términos que dispuso la Delegación del Gobierno en Madrid, por lo que se estudiarán las medidas a adoptar".

Manifestantes críticos contra el uso de la mascarilla obligatoria ante el Covid-19 se congregaron esta tarde en la Plaza de Colón al entender que es una medida "ridícula" y un "recorte" de libertades merced a la crisis del coronavirus, una pandemia que ha sido calificada de "farsa" y "mentira" por varios de los asistentes.

La protesta arrancó a las 18:00 con una multitudinaria asistencia en la céntrica plaza y una parte de los congregados que no portaba mascarilla en determinados momentos, pese a que su uso es obligatorio en espacios públicos de Madrid cuando no se puede mantener la distancia de seguridad.

Franco asegura que se sancionará "con la máxima dureza"

José Manuel Franco ha asegurado este lunes que se sancionará "con la máxima dureza" permitida por la ley el incumplimiento del uso de la mascarilla en la concentración.

"Siempre hay algún descerebrado, en este caso bastantes, por desgracia, que incumple las normas, pero lo que si quiero dejar perfectamente claro es que se sancionará con la máxima dureza que nos permita la ley", ha declarado en una entrevista en la Cadena Ser.

Franco ha explicado que en el escrito de los organizadores para comunicar la convocatoria de la manifestación a la Delegación del Gobierno "no se reivindica la oposición a la mascarilla", si bien "hablan de instrumentalización, de censura de prensa, de la instrumentalización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, pero en ningún momento se dice nada en contra de la mascarilla".

"Es más, ellos nos garantizan en su escrito la distancia social, incluso dicen que habrá personas recordándolo con carteles", ha agregado Franco, para defender que "en principio no debería haber ningún motivo para prohibir dicha concentración".

Asimismo, ha manifestado que no se plantearon disolver la manifestación ante la ausencia de mascarillas entre los asistentes, porque "el remedio podía ser peor que la enfermedad", y ha defendido la necesidad de actuar "con objetividad, con mesura, con sentido común y, sobre todo, con proporcionalidad".

"Yo creo que la Policía actuó con la proporcionalidad que se le exige y con la que suele actuar siempre y hubiera sido peor, a mi juicio, una carga por disolver esa manifestación", ha agregado Franco, quien ha precisado que se impusieron más de 30 denuncias y que entre las personas identificadas se encuentran los propios organizadores.

Tras reconocer que "estas situaciones siempre son discutibles", ha señalado que no quiere ni pensar lo que podría haber sucedido si se hubiera producido una carga y los manifestantes se hubieran dispersado por las calles de Madrid, y ha agregado que algunos intentaron tomar el Paseo de la Castellana y que la Policía Nacional se lo impidió.

Se sancionará por desobediencia o incumplimiento

"Es absolutamente inaceptable lo que allí sucedió, es gravísimo, y como me parece muy grave vamos a actuar en consecuencia, siempre, por supuesto, con respeto a la ley", ha apostillado Franco, quien ha precisado que las sanciones más graves que se contemplan son "desobediencia o incumplimiento".

En cuanto a la investigación anunciada el mismo domingo, el delegado del Gobierno ha detallado que, aparte de las denuncias que se impusieron en la manifestación, van a "tratar de identificar a más personas que incumplían la normativa vigente". "Vamos a desarrollar una investigación concienzuda", ha aseverado, para añadir que dependiendo de que haya habido incumplimiento o desobediencia se sancionará "con el máximo rigor".

Así, ha recalcado que "no va a haber ningún tipo de impunidad" y que "los que han actuado ayer de forma tan incívica tendrán su justo castigo", con "la máxima sanción que recoja la ley en cada caso, o bien desobediencia o bien incumplimiento".

Franco ha señalado que en la toma de conocimiento de la Delegación de Gobierno relativa a la comunicación de la convocatoria se recordó a los organizadores, un grupo de ciudadanos, la necesidad de respetar la distancia de 1,5 metros y la obligación de usar mascarillas.

Respecto a la posibilidad de que se convoquen nuevas concentraciones de este tipo, el delegado del Gobierno ha garantizado que se extremarán al máximo las precauciones.

Nuevas restricciones

Ante la entrada en vigor de nuevas restricciones en la Comunidad de Madrid, el delegado del Gobierno ha afirmado que la Policía y la Guardia Civil dispone de medios suficientes para hacerlas cumplir, aunque se ha mostrado "convencido del civismo, de la responsabilidad y de la sensatez del conjunto, de la gran mayoría, de los ciudadanos de Madrid".

"Siempre puede haber alguna excepción, de hecho siempre la hay, y esas excepciones serán sancionadas adecuadamente, pero en principio espero muchísimo de la responsabilidad, de la sensatez, del sentido común de los madrileños y las madrileñas", ha agregado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios