www.madridiario.es
Los estudiantes se enfrentan a la EBAU más tarde de lo que esperaban
Ampliar
Los estudiantes se enfrentan a la EBAU más tarde de lo que esperaban (Foto: Silvia Aguilar)

Centros educativos de Madrid instan a "intentar la máxima normalidad posible"

sábado 04 de abril de 2020, 09:04h

El Consejo Escolar del Estado, el máximo órgano consultivo del Gobierno en materia de Educación, ha presentado esta semana un borrador de propuestas para hacer frente a la situación creada en el mundo educativo por la pandemia del coronavirus y las medidas de prevención y aislamiento que como consecuencia han tenido que decretarse.

La votación de las mismas tendrá lugar el próximo martes, 7 de abril, por parte de sus integrantes: comunidades autónomas, sindicatos de enseñanza, organizaciones de padres de alumnos y estudiantes, así como patronales. Entre las propuestas se plantea no avanzar en el temario y que las evaluaciones del tercer trimestre, último del curso 2019/2020, sirvan como modo de recuperación de las asignaturas o temarios suspendidos en el primer y segundo trimestre.

Asimismo, se solicita que se retrase lo más posible el curso en el mes de junio, último lectivo, y que los exámenes de recuperación que según el calendario deben realizarse a finales de ese mismo mes y principios del siguiente sean llevados de nuevo, como se hacía hasta hace unos años, al mes de septiembre. Del mismo modo, se pide la creación de criterios comunes para la EBAU de manera urgente y que se fijen los contenidos específicos, de manera que se puedan evitar posibles discriminaciones.

A menos de una semana de que se apruebe ese borrador, Madridiario ha hablado con varias instituciones académicas de la Comunidad de Madrid sobre las medidas propuestas, mostrando pareceres similares pero con matices en algunos términos. “Hay que tratar de mantener la máxima normalidad dentro de la situación tan excepcional que estamos viviendo”, señala José Antonio Poveda, secretario regional de Escuelas Católicas de Madrid (ECM).

Según indica Poveda, las instrucciones dadas en la región madrileña hasta el momento es la llevar a cabo las clases online y mantener la Evaluación, “y creo que hay que mantenerse en esa ruta”, sentencia. Tal y como recuerda, “los estudiantes y profesores no están de vacaciones, se está trabajando y estudiando, por lo que habrá que adaptar criterios de evaluación o buscar nuevas fórmulas, pero no de tipo extravagante tipo aprobado general”.

Muy parecida es la visión de Juan Luis Yagüe, director general de Casvi International American School. “Nuestros centros han tratado de continuar con la mayor normalidad posible desde el primer día que se suspendieron las clases presenciales, y el objetivo fundamental ha sido continuar con las clases de una manera virutal tratando que fuera al mismo ritmo que de manera presencial”, indica a Madridiario. En primer lugar, Yagüe señala la necesidad de no perder el tiempo lectivo, pero además argumenta que es algo “primordial” para “la salud mental de los alumnos, para que puedan seguir teniendo una rutina y un horario normalizado, porque no estamos de vacaciones y no pueden salir de casa”.

Por su parte, Alberto Bolívar Titos, director del Colegio Montfort, señala que la actual situación es “preocupante”, en especial porque “la enseñanza on-line está sujeta a un riesgo de desmotivación por parte del alumnado”. Según indica, “desde que se decretó el confinamiento lo hemos llevado a cabo de manera honrosa, en especial porque había que reaccionar ante una situación totalmente especial, pero si es verdad que el tema de la evaluación se va a limitar a repetir contenidos ya vistos creo que estaríamos arriesgando que el alumnado y las familias pierdan sentido del gran esfuerzo que hemos hecho hasta ahora”, explica.

“Creo que a pesar de lo complicado que sea, una manera de darle sentido a todo esto es no renunciar a la exigencia, a la programación establecida, lleguemos a donde lleguemos. Es una forma de que no pensemos que estamos en una simulación del colegio, si no que estamos en curso escolar”, argumenta. Asimismo, recalca que “desde los colegios sabemos que la mayor parte de la motivación viene de nuestra parte, y si no podemos objetivos, metas, si no hay una razón para conectarse diariamente porque se va a ver contenido nuevo que va a requerir de que estén atentos, se van a desinflar”.

Los estudiantes de Casvi y Montfort cuentan a día de hoy con clases “en directo”, mantenido el mismo horario y la misma rutina de estudios solo que desde sus casas, tal y como comentó a este medio Pablo Martín, jefe de Estudios del Colegio Privado Internacional Eurocolegio Casvi. Los alumnos de estos centros cuentan con material tecnológico particular y con conexiones instantáneas con los profesores del centro, algo que no se ha podido dar en todos los centros educativos. Por este motivo, Yagüe reconoce que “la situación global es muy diversa y no sé si no avanzar con temario sería bueno o no. Yo creo que no es bueno decir que no avancemos en el temario, que cada centros avance lo que pueda y el curso que viene se trate de arreglar”.

José Antonio Poveda, al respecto, comenta que en los centros asociados a ECM se está continuando con las clases de maneras muy variadas: “Hay de todo, desde momentos de explicaciones a través de herramientas digitales y tecnológicas, a los docentes que mandan deberes o tareas por correo para los alumnos”, pero al respecto hace hincapié en que desde ECM les “preocupa en porcentaje de alumnos en situación vulnerable”.

Se refiere al tres por ciento de estudiantes madrileños que no tienen acceso a soportes tecnológicos o a conexión a Internet, imprescindibles para poder seguir con las clases en estos momentos. “Cualquier iniciativa de al Administración tendría que hacerse. Es un porcentaje muy pequeño, pero no se pueden ver desasistidos porque no tengan el acceso o las familias tampoco sepan cómo pueden ayudarles”, e indica que es algo que se “tiene que tener presente en el tema de evaluación”.

Retraso de las recuperaciones y EVAU

Pos su parte, los tres señalan como buena opción de retrasar los exámenes de recuperación al mes de septiembre, como se venía haciendo hasta el curso 2016/2017, pero difieren en lo relativo a la posibilidad de ampliar el periodo escolar durante el mes de julio. Para Bolívar Titos, del colegio Montfort, “pensar en el mes de julio como lectivo es un escenario a valorar, dependerá de cuándo volvamos a las aulas, si volvemos”, explica. Asimismo, recalca que debería por lo menos “ser una opción” a tener en cuenta de cara a sacar el mayor provecho posible al curso dada la actual situación.

Por el contrario, Poveda no presenta la mismo posición: “Precisamente porque queremos que siga siendo lectivo el resto del trimestre y que se realice la Evaluación, estamos en contra de que en julio hubiera clase”, explica a Madridiario. “Los alumnos y los profesores a día de hoy no están de vacaciones, de hecho en muchos casos se está trabajando incluso más para poder mantener el ritmo”, por lo que “no vemos de ninguna forma que se alargase en julio el curso”.

En los centros Casvi, el curso también sigue desarrollándose de manera normal y como si el calendario no fuera a sufrir cambios. En especial, señala su director general, por los alumnos de segundo curso de Bachillerato, quienes van a tener que enfrentarse este curso a las pruebas de acceso a la universidad, las cuales “se van a hacer pase lo que pase”. “Nosotros estamos trabajando como si la EVAU se fuera a llevar igualmente en las fechas previstas, esperando las instrucciones que nos puedan dar. Con los alumnos más mayores es más fácil avanzar que con los más pequeños”, señala Yagüe.

“Está promoción de alumnos que aspiran a entrar a la universidad tiene que llegar en las mejores condiciones posibles, porque la universidad no va a bajar sus estándares, por lo que no vamos a renunciar al nivel de exigencia que se plantea para segundo de Bachillerato”, explica Bolívar Titos, quien sin embargo apostilla que “se puede jugar con los plazos”.

El Ministerio de Educación y Formación Profesional y los máximos responsables educativos de las comunidades autónomas acordaron la pasada semana celebrar la denominada Prueba de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU) entre el 22 de junio y el 10 de julio, permitiendo que la convocatoria extraordinaria se celebre hasta el 10 de septiembre. Este viernes, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, adelantaba que la Evaluación de Acceso a la Universidad de Madrid (EVAU) se celebrará en su convocatoria ordinaria los días 6, 7 y 8 de julio debido a la crisis del coronavirus.

De esta manera, según explicaban desde el Ejecutivo autonómico a Europa Press, la publicación de las calificaciones de esta convocatoria ordinaria tendría lugar el día 16 de julio (jueves). Con ello, este organismo retrasa aún más la fecha que se trasladó por el Gobierno regional en la conferencia sectorial de educación para celebrar la EBAU en el conjunto del país, al deslizar una horquilla entre el 22 de junio y 3 de julio. En lo que respecta a la convocatoria extraordinaria, esta comisión coordinadora ha ratificado que se celebre los días 8, 9 y 10 de septiembre (martes, miércoles y jueves) y que la entrega de calificaciones sea el martes 15 de septiembre.

Esta comisión determinaba que las pruebas podrán realizarse en la Comunidad de Madrid siempre y cuando se mantengan "las mismas condiciones de movilidad y concentración" de personas de años anteriores, lo que "haría viable" el desarrollo de los exámenes. Para la realización de esta prueba, no se va a producir "ninguna alteración ni modificación de los temarios", dado que las materias y los contenidos objeto de la evaluación son los establecidos en la orden del 17 de febrero.

Además, se mantienen las orientaciones y criterios de evaluación y corrección de exámenes que ya fueron aportados a comienzos del curso, detallaban desde la Consejería de Universidades que dirige Eduardo Sicilia. Madrid ya solicitó en la conferencia sectorial de Educación retrasar las pruebas de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) y realizar cambios en la prueba solo durante este curso para dar más opciones a los alumnos para elegir las preguntas a completar.

Además, lanzó en el seno del órgano que reúne al Gobierno central con las comunidades autónomas una alternativa, en caso de que se prolongase este período de excepcionalidad motivado por el estado de alamar y solo para este curso académico, para ampliar las posibilidades de elección de preguntas entre las opciones A y B del examen. De esta manera, estas opciones estarán compuestas por el mismo número de apartados y cada una de las opciones debe tener el mismo valor de puntuación, pero se permite la combinación de las dos opciones, pudiéndose elegir preguntas de las opciones A y B, aunque solamente de forma correlativa y excluyente. De manera que, si se elige la pregunta 1 de la opción A, no puede elegirse la pregunta 1 de la opción B, y así sucesiva y alternativamente.

Por su parte, “más allá de que la EBAU se retrase, lo que ahora mismo es más importante es que haya claridad en el modelo de la prueba”, explica Poveda. Según comenta el secretario general de ECM, por el momento “el modelo que se ha tomado consta de una serie de pautas para que las autonomías y los tribunales decidan cómo evaluar, algo que hace que ahora mismo haya mucho desconcierto”. Asimismo, sentencia: “Es urgente que se determine de manera clara cómo va a ser la prueba”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios