www.madridiario.es
Foto tomada desde una terraza de la urbanización colindante
Ampliar
Foto tomada desde una terraza de la urbanización colindante

Un cantón de limpieza a seis metros de casa: los vecinos de Latina piden su reubicación

'No al cantón, reubicación'

Por Lidia Núñez Alañón
jueves 02 de diciembre de 2021, 07:44h

El Ayuntamiento de Madrid tiene prevista la construcción de un cantón de limpieza en el barrio de La Fortuna, perteneciente al distrito de Latina. Se ubicará en un terreno contiguo a una urbanización con 124 viviendas. Pero los vecinos no se muestran nada satisfechos con esta instalación y piden su reubicación ante el temor de ruidos y malos olores. Los cantones sirven de base logística a los empleados de limpieza. Son instalaciones distribuidas por todos los distritos que guardan la maquinaria y herramientas de los trabajadores del servicio de limpieza.

Los residentes afectados han comenzado a movilizarse con concentraciones y caceroladas frente a la parcela donde está prevista la construcción del cantón. Bajo el lema 'No al cantón, reubicación', los vecinos denuncian el ruido, los olores, la insalubridad y la inseguridad que podría sentirse en el barrio si finalmente se instala en el distrito.

Hace unas semanas vieron que en el descampado, ubicado en frente de sus casas, había camiones y obreros trabajando. Ningún cartel indicaba qué tipo de obra se estaba llevando a cabo y los obreros tampoco sabían la finalidad pero sí aseguraban que “iban a empezar a construir algo en breve”.

A partir de este momento, los vecinos comenzaron a buscar información en la página del Ayuntamiento, en busca de licitaciones, contratos… Uno de ellos es Luis Alberto. Su terraza es una de las más próximas al terreno donde se ubicará el cantón. “Está a seis metros de mi terraza, del descampado nos separa la rampa del garaje y dos metros de jardinera”, cuenta este residente que teme las consecuencias del cantón.

Esta parcela, propiedad del ayuntamiento, se trata de un terreno calificado como suelo dotacional de servicios públicos, condición que permite la construcción de una planta de limpieza como la proyectada en Latina. El suelo salió a concurso y la empresa que obtuvo la licitación fue Urbaser, cuyo contrato se firmó el 1 de noviembre y da un plazo de once meses para que se finalice la obra.

"Queremos que nos den estos servicios pero que no nos perjudique"

Aunque está proyectado, el cantón todavía no se ha construido por lo que los vecinos reclaman una solución que aleje de sus viviendas los futuros ruidos que les quitarán el sueño. “No estamos pidiendo que no se haga. Queremos que nos den estos servicios pero que no nos perjudique”, asegura Luis Alberto.

Temen que su situación sea la misma que la de otros barrios afectados por los cantones de limpieza. “Tenemos los precedentes del cantón de María Odiaga en Carabanchel. Llevan años quejándose, dicen que su vida es un infierno desde que se creó ese espacio de limpieza. Llevan mucho tiempo de penurias detrás”.

Las consecuencias del cantón están contempladas en el informe técnico que emitió el propio Ayuntamiento, en el que se recoge que “cuenta con un muelle de descarga en la zona más expuesta a vecinos y eso será fuente de problemas en el futuro por las molestias que se puedan ocasionar”. Su actividad es ininterrumpida, funciona las 24 horas del día, con camiones que entran para la carga y descarga de basura, la cual se almacena allí también.

“Nos afectan ruidos, olores y plagas que puedan venir de la basura”, reclama Luis Alberto, que además detalla la cercanía de una guardería, a menos de 50 metros, y un colegio con 1.200 alumnos. Zonas escolares que podrían volverse inseguras por la circulación continua de los camiones.

Los vecinos apelan al sentido común: “Queremos que se nos escuche, a nadie le gustaría tener un cantón de limpieza al lado de su casa”. Por esta razón, están buscando el apoyo de asociaciones vecinales como la de Carabanchel, Aluche o Príncipe Pío. También se han puesto en contacto con los grupos políticos del Ayuntamiento. El PSOE les aseguró que no sabían nada y que la construcción del cantón “no tiene sentido”. También han estado en contacto con Más Madrid y Vox.

Por su lado, desde el PP transmiten que el cantón no “tendrá aspecto de nave industrial. Presentará un aspecto amable y cálido”. Un proyecto que ubicará elementos vegetales para la “integración visual y reducir los niveles sonoros”. Por otro lado, el consistorio explica que los vehículos serán ECO o Cero Emisiones, lo que ayudará a que “las molestias sean mínimas”. Además, aseguran que “la zona de trabajo y descarga estará situada en el área más alejada de las viviendas para disminuir posibles ruidos y molestias”.

Vista de Google Maps del terreno donde se construirá el cantón y la urbanización contigua

Estas medidas no terminan de convencer a los vecinos: "No es suficiente que los camiones sean silenciosos. Cada vez que dan marcha atrás suena un pitido muy molesto”. A lo que añade: “La zona más alejada de las viviendas, a las que se refiere el Ayuntamiento, supone que lo alejen 30 metros, eso no es nada”.

Para Luis Alberto, el reclamo de la reubicación atiende a una cuestión de sentido común: "Hay un montón de parcelas vacías que se encuentran alejadas de los vecinos”. En estos terrenos, asegura, debería construirse el cantón: "Están a tiempo de reubicarlo”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
6 comentarios