www.madridiario.es
La Real Casa de Correos acoge el tradicional acto en conmemoración de la Constitución
Ampliar
La Real Casa de Correos acoge el tradicional acto en conmemoración de la Constitución (Foto: COMUNIDAD DE MADRID)

Ayuso: "Somos la única nación de Occidente que sienta en el Gobierno a extremistas y grupos que vienen a destruir España"

viernes 04 de diciembre de 2020, 13:58h

El patio de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, ha acogido este viernes el tradicional acto de conmemoración de la Constitución, una celebración institucional marcada por la presencia de todos los representantes regionales y autoridades que este año ha contado con un limitado aforo de invitados y medios de comunicación debido a las restricciones sanitarias.

Sin embargo, lejos de perder la carga política y reivindicativa, en esta ocasión las intervenciones de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, y el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, han mostrado una importante intencionalidad política en sus discursos. Por una parte, la mandataria ha defendido que la Constitución es "la última barrera para que los totalitarios y los irresponsables no acaben" con el patrimonio de libertad, prosperidad, concordia y paz de España, lamentando que extremismos y grupos que "venían a destruir y detestaban el consenso" se sienten hoy en día en el Gobierno central. Mientras, Franco ha reivindicado que resulta "tan contrario al espíritu de la Constitución el afán de algunos por patrimonializar lo que es de todos" y ha pedido a "no dedicar ni un segundo, ni un ápice de energía, al enfrentamiento entre las administraciones".

Tras escuchar la interpretación realizada por el Coro de la Comunidad de Madrid del famoso tema del compositor y músico Agustín Lara 'Madrid', el delegado del Gobierno ha subido al escenario para quien, en primer lugar ha querido “rendir un sincero homenaje a todas las personas que nos han dejado en esta pandemia y hacer llegar mi más sentido pésame a todos sus familiares y amigos”.

Como ha indicado Franco al inicio de su intervención, “la Constitución española de 1978 es la respuesta que España se dio a sí misma ante una pregunta que generaciones enteras de pensadores y demócratas se habían hecho antes: ¿por qué no había manera de que germinase la democracia en nuestro país? ¿Por qué nuestro país tenía que ser una anomalía histórica en una Europa que había sabido unir progreso económico, derechos humanos y libertades?”. El socialista ha reivindicado que la Constitución fijó “la voluntad de construir sin imponer; la voluntad compartida de que las renuncias no fueran tan profundas como para alienar a nadie, ni las conquistas tan obvias como para que ninguno pudiera reivindicar el título de vencedor en exclusiva”.

En este punto, Franco ha indicado que “esa España entendió que no podía negarse a sí misma en su diversidad, ni en la ideológica ni en la territorial, y se entregó a la tarea de construir un nuevo marco de convivencia, en el que nadie impusiera a nadie una sola forma de ser y entender España”. Así, ha expuesto que “resulta tan contrario al espíritu de la Constitución el afán de algunos por patrimonializar lo que es de todos” y que “quienes se empeñan en lo contrario, en arrogarse en exclusiva este concepto, no hacen sino dañar la idea misma de una Constitución”.

“La Constitución no se defiende a beneficio de inventario”, ha explicado Franco, quien ha subrayado que “de nada sirve proclamar la grandeza de aquellas partes con las que uno puede estar más de acuerdo en función de sus postulados ideológicos”. Como ha dicho, “la aceptación del texto constitucional en toda su integridad, en toda su diversidad, puesta de manifiesto en la pluralidad ideológica de los que redactaron el texto, es el mejor tributo que puede hacerse a una norma que, como toda obra humana, no aspira a la perfección ni a dejar tallada en piedra una verdad absoluta”.

Así, el delegado del Gobierno en Madrid ha señalado que “cada generación tiene el derecho y yo diría que incluso el deber de dejar su impronta en un texto que debe evolucionar con arreglo al espíritu del tiempo. Humanizar la constitución y no sacralizarla, es el camino que contribuye a garantizar y extender su vigencia”, ha dicho. “La aspiración legítima de modernizarla debe tener cabida en el cambio de época que España está a punto de emprender”, ha expuesto Franco, que no en vano ha incidido en que no se debe olvidar que “la Constitución debe proporcionar siempre orden y certeza y que solo garantiza seguridad en su sentido democrático cuando logra la realización de las exigencias humanas de libertad, justicia y solidaridad”.

Como ha indicado el socialista, “tan peligroso es no afrontar la situación actual como afrontarla desde la perspectiva apocalíptica del que se consuela divulgando sus frustraciones”, al tiempo que ha llamado a que hoy en día, en medio de una pandemia, se recuerde que “una de las diferencias más notorias entre democracia y tiranía radica no solo en la afirmación expresa de que determinados derechos son inalienables, sino que incluso la renuncia al ejercicio de tales derechos, aún en pos de un bien mayor, requiere de cautelas y prevenciones reforzadas, casi extraordinarias, que nuestra Constitución ya previó hace 42 años”.

“Hemos redescubierto la importancia de los servicios esenciales que garantizan la convivencia aún en las circunstancias más adversas y por encima de todo, el valor de nuestra sanidad pública levantada sobre los cimientos del artículo 43 de nuestra Carta Magna”, ha expuesto Franco, quien ha asegurado que también ha puesto de manifiesto que en las instituciones debemos trabajar unidos y seguir el ejemplo que nos han dado muchos ciudadanos que, desde diferentes ámbitos, han colaborado para superar la pandemia”. Así, ha sentenciado que “nunca, pero menos aún en una situación como la actual, deben las administraciones dedicar ni un segundo, ni un ápice de energía, al enfrentamiento entre ellas”.

En este sentido, ha dicho Franco, el Gobierno de España y el de la Comunidad de Madrid “deben trabajar conjuntamente para erradicar la pandemia”, pues a su juicio es “lo que nos demandan los ciudadanos y es nuestra obligación”. El delegado del Gobierno ha terminado su discurso indicando que “celebrar la Constitución hoy implica rendir homenaje a esa gran generación de españoles que nació o vivió la mayor parte de su vida en una dictadura infame” y que, a causa de la pandemia, muchos de ellos han perdido la vida.

“El riesgo de perder la Libertad existe"

Por su parte, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha iniciado su discurso preguntándose “¿Cómo hemos llegado a esto?”. Según ha expuesto, “al tiempo que gracias a la Transición y a la Constitución de 1978 hemos disfrutado del periodo de mayor prosperidad y estabilidad de nuestra historia reciente”, en el que ha indicado que se ha conseguido “tener voz en todos los foros internacionales” y “doblegar a los únicos que suponían una verdadera amenaza para la convivencia, los terroristas de ETA”, hoy en día “la unidad de España, la concordia, la prosperidad, las instituciones básicas del Estado y la libertad están en juego”.

“Hoy somos la única nación de Occidente que ha dejado que se sienten en los bancos azules del Gobierno extremistas y grupos que han proclamado sin pudor que venían a destruir España y que detestaban el consenso y la herencia de la Transición”, ha dicho la presidenta regional. Asimismo, ha instando a recordar “de dónde vienen, de lo hecho en buena parte de las naciones hermanas de Hispanoamérica” y lamentar “el proceso separatista en Cataluña”, que ha provocado “un éxodo empresarial y ha dejado una tierra partida en dos y emocionalmente rota”.

En la misma línea, Ayuso ha indicado que “podríamos lamentar que el oportunismo y el afán de poder y protagonismo les haya dejado llegar hasta aquí, arrinconando las esencias de una parte progresista que hoy se queda en la cuneta”, sin embargo ella desea recordar también que “fue el sentido del “consenso” que tanto odian los populistas, extremistas y separatistas” lo que “permitió cada uno renunciara a conseguirlo todo para que todos pudieran sentirse reflejados en el texto y que España fuera, por primera vez en mucho tiempo, lo que quiso el Rey Juan Carlos cuando se declaró Rey “de todos los españoles”.

“Hoy dentro del gobierno hay voces que hablan de “crisis constituyente” y algunos ya han advertido a la oposición que no volverá a sentarse en el Consejo de Ministros”, ha dicho Ayuso, que ha indicado que la Constitución es “la última barrera para que los totalitarios y los irresponsables no acaben con nuestro patrimonio de libertad y prosperidad, de concordia y de paz”. Así, ha recordado sus pilares: “El Rey; la separación de poderes, representada especialmente hoy en la independencia judicial; y las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Su forma de ejercerla, la libertad en todas sus formas”, todos los cuales “están hoy en el punto de mira”.

Así, ha llamado a “cumplir y hacer cumplir” la Constitución, pues según ha subrayado “el riesgo de perder la Libertad existe y la historia está llena de ejemplos”. La mandataria regional ha reivindicado en este punto varios puntos de la Carta Marga, entre ellos el Artículo 27, que ha citado que “reconoce la libertad de enseñanza y el derecho de los padres a que sus hijos sean educados de acuerdo a sus propias convicciones”, uno de los ideales que sustentan la política educativa del Gobierno regional.

Al mismo tiempo, ha recordado que “frente a los intentos de excluir del sistema educativo la lengua española, herramienta que nos conecta con 600 millones de personas, su Artículo 3 dice que “el castellano es la lengua española oficial del Estado” y que “todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”, haciendo referencia a la aprobación de la polémica Ley Celáa.

Por otro lado, Ayuso ha instado a reivindicar el “Artículo 117 garantiza que “la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley”, haciendo referencia así a la propuesta del Ejecutivo de Pedro Sánchez sobre la elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), muy criticada desde el espectro de la derecha.

De nuevo, Ayuso ha vuelto a celebrar la figura del Rey y la Monarquía, indicando que “frente a los ataques al Rey, el Artículo primero de la Constitución dice que “la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”. Y el artículo Artículo 56 dice que “el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia”. Del mismo modo, ha indicado que “reivindicamos la Constitución cuyo Artículo 2 dice que “la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”.

“Reivindiquemos, en fin, las autonomías, el derecho a la vivienda, a la propiedad privada y a la libertad de empresa, la igualdad de todos los españoles ante la ley…”, ha dicho la mandataria regional, que en este punto ha asegurado que “solo hay algo más grave que gobernar para la mitad de un país: gobernar contra la otra mitad”. Ayuso ha expuesto en su discurso que “frente a quienes han trazado una irresponsable línea divisoria, que sepan que la Comunidad de Madrid está del lado de la Constitución, de la Monarquía parlamentaria, del pluralismo político y de la unidad de España”, lugar en el que ha asegurado que “es donde está la inmensa mayoría de los españoles”.

Para finalizar, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha expresado que “tenemos una deuda con los españoles del pasado que creyeron en la concordia y no siempre la lograron, así como con los españoles del mañana, que tienen derecho a heredar un país unido, alegre y lleno de futuro”. Antes de bajar del escenario, Isabel Díaz Ayuso ha proclamado: “¡Viva la Constitución!, ¡Viva el Rey! y ¡Viva España!”.

El acto, en el que han estado presentes el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, así como el resto de los miembros del Consejo de Gobierno, así como el alcalde de Madrid, José Luís Martínez Almeida, y representantes de todos los grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid, ha finalizado con la actuación de la artista Pasión Vega, quien ha interpretado el tema 'Gracias a la vida' antes de que en la Real Casa de Correos sonara el Himno nacional.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

10 comentarios