www.madridiario.es
La Asociación AGAR pide ayuda para alimentar a los gatos de El Retiro
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

La Asociación AGAR pide ayuda para alimentar a los gatos de El Retiro

lunes 27 de abril de 2020, 10:22h

Personal de la Asociación de Amigos de los Gatos del Retiro (AGAR) lleva una semana alimentando a los felinos del parque los lunes, miércoles, viernes y domingo, ha informado a través de sus redes la entidad dedicada a la protección, cuidados veterinarios y búsqueda de hogar a los gatos de esta zona verde de Madrid.

El acceso al parque se hace cumpliendo las restricciones marcadas por el confinamiento. "Pero finalmente podemos proporcionar a nuestros amigos peludos del parque los cuidados que necesitan, comprobar su estado de salud y vigilar dónde hay nuevas camadas", han destacado a través de un tweet.

La Asociación AGAR ha pedido ayuda para "llenar las pancitas de los gatos del Retiro" porque "al no poder entrar a diario" a ocuparse de la supervisión y alimentación de las colonias "se está gastando más pienso del habitual".

"Hace unos días llevamos al Retiro otros 15 sacos de 20 kilos cada uno, pero al no haber gente en el parque los operarios nos cuentan que pájaros, urracas, mirlos y sobre todo patos también se lo comen", han explicado.

Para poder seguir con la alimentación, la asociación abre sus redes a los donativos (@ProtectoraAGAR y www.asociacionagar.es), donde se encuentra la necesaria cuenta bancaria. Con un euro pueden comprar un kilo de pienso.

Los voluntarios acreditados oficialmente pueden acceder al Retiro y al parque Juan Carlos I para alimentar a las colonias felinas. La única puerta de entrada para el primero es la del Ángel Caído y la de la glorieta de Hamburgo en el segundo caso.

El protocolo para la alimentación de las colonias felinas incluye la obligatoriedad de que todo voluntario debe autovigilarse en lo que se refiere a cualquier síntoma compatible con la COVID-19 (fiebre o febrícula, tos, síntomas respiratorios inespecíficos).

Queda prohibido acudir al parque público en caso de presentar alguno de esos síntomas. Tampoco podrán ir aquellos que hayan estado en contacto con alguna persona diagnosticada como positiva o sospechosa.

El operario, o en su caso el voluntario, depositará el alimento en el lugar adecuado, nunca en los muretes o en las puertas de los parques. Una vez depositada la comida, el operario acompañará al voluntario a la puerta de salida del parque. La empresa de conservación del parque se encargará de la limpieza habitual de la zona para mantener los niveles de salubridad pública exigidos por la normativa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios