www.madridiario.es

Ante el coronavirus, acción de oro

jueves 26 de marzo de 2020, 10:43h

Además de los planes que hemos propuesto para defender a los trabajadores del campo y a las pymes y autónomos frente al coronavirus, España debe salvaguardar la punta de lanza de su economía para asegurar una recuperación lo más rápida posible.

Los últimos estudios advierten de una caída del PIB mundial de entre el 20 y el 30%, como advierte el prestigioso economista y profesor de la London School of Economics Albrecht Ritschl. Las bolsas mundiales se han desplomado alrededor de esas cifras, siendo las más castigadas las de los países afectados por la pandemia. Este es el caso de las cotizadas españolas, que, en menos de una semana, han visto caer su valor hasta quedar al albur de los fondos de inversión extranjeros. Sin ir más lejos, el descenso de Repsol ha permitido a la estadounidense JP Morgan convertirse en el segundo accionista más importante de la petrolera (6,8% del capital), solo detrás de la española Sacyr (8,2%).

Para que las empresas españolas dejen de ser un blanco fácil para quienes quieran fusionarlas, disolverlas o descapitalizarlas existe la acción de oro, una herramienta que Margaret Thatcher puso en marcha en el 1984 y que permite a su titular ejercer el veto sobre determinadas operaciones y acciones que requieran la mayoría dentro del consejo de administración, con independencia del capital social que posea.

Los críticos de este mecanismo afirman que vulnera el libre mercado, cosa que comparto. Sin embargo, la situación de parada técnica de nuestra economía a causa del coronavirus ha provocado un shock de oferta y demanda en un contexto de desinformación. Es decir, el mercado está tan desvirtuado que permite adquirir empresas bandera por mucho menos de su valor.

Hay países de la Unión Europea que ya hacen uso de la acción de oro, como es el caso de Francia. El presidente Sánchez también anunció la semana pasada que el Gobierno recuperaba esta posibilidad para impedir que empresas de la propia UE puedan hacerse con el control de compañías estratégicas nacionales.

En esta situación tan excepcional, y a la vista de futuras pandemias o eventos extraordinarios, es necesario que Europa regule el uso de la acción de oro a fin de proteger los miles de puestos de trabajo directos e indirectos que las compañías nacionales generan. En otras palabras: hay que evitar que los especuladores se aprovechen de una ruptura del mercado como la que vivimos para sacar tajada.

El Gobierno central puede abanderar la regulación de este mecanismo dentro de la UE si se pone a ello. Si, además, adopta nuestros planes urgentes para proteger a agricultores, ganaderos, pymes y autónomos, habrá conseguido apuntalar la economía española para que todos levantemos el vuelo en cuanto pase el huracán. Desde Ciudadanos, le ofrecemos nuestra colaboración para lograrlo.

Sergio Brabezo

Portavoz adjunto de Cs en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios