www.madridiario.es

Siete tendencias de decoración de dormitorios que arrasarán este 2022

Por MDO
miércoles 19 de enero de 2022, 10:35h

Si de algo han servido los últimos meses, es de recordatorio de la importancia de nuestro hogar como refugio de calma e intimidad. Y dentro de nuestro hogar, el espacio más importante es sin duda el dormitorio. Teniendo en cuenta las horas que pasamos descansando cada noche, el dormitorio es la habitación en la que más tiempo pasamos.

Siete tendencias de decoración de dormitorios que arrasarán este 2022

Por ello, es importante que se adapte a nuestras necesidades, que nos aporte la mayor comodidad y bienestar, y que refleje esa positividad a través de una estética atractiva.

Estas son algunas de las últimas tendencias en decoración para convertir tu dormitorio en el perfecto refugio de tu hogar.

Tonos empolvados

Vamos a ver mucho la utilización de tonos empolvados en dormitorios: verdes, rosas, grises o azules, siempre en tonos pastel o con poca saturación. Los encontraremos tanto en la ropa de cama, como en cortinas, alfombras, tapicerías e incluso en la pintura de algún testero.

Estos tonos transmiten paz y tranquilidad, a la vez que aportan un aire de elegancia. Además, pueden combinarse prácticamente con todos los colores para aportar un acento de color que refleje nuestra personalidad.

Cabeceros

Este elemento tan tradicional se ha convertido últimamente en el punto focal de la decoración de dormitorios. Un cabecero aporta un atractivo visual muy fuerte, y puede ser lo primero que vemos al entrar en un dormitorio. Por ello, es la oportunidad perfecta para dejar fluir nuestra personalidad o para integrar totalmente la estética que queremos darle a nuestra habitación.

Podemos encontrarlos de muchos tipos, de metal, de forja, tapizados… Pero los que destacarán este año son los cabeceros de madera, que con sus tonos naturales resultan elegantes a la vez que hogareños.

Camas muy vestidas

La cama es el centro del dormitorio, por descontado. Lejos de ser únicamente una superficie en la que descansar, puede ser también un elemento decorativo. Mediante una buena selección de textiles convertirás tu cama en una expresión más de la decoración. Unos textiles adecuados pueden hacer que la decoración de un dormitorio cambie de forma radical, especialmente el aspecto de la cama y a la hora de tamizar la luz.

Este año se llevan los tejidos naturales como lino, algodón y lana. Lo mejor es optar por multitud de capas, mantas y edredones acolchados que den volumen y personalidad a tu cama.

Fibras naturales

Los muebles de ratán, mimbre, yute, sisal o bambú van a destacar este año. Son perfectos para crear un ambiente distendido, con un toque boho, tropical o incluso rústico.

Además, aportan esa conexión con la naturaleza que puede resultar tan terapéutica en el interior de nuestro hogar, especialmente en el dormitorio.

Multifuncionalidad

Hacer de nuestro dormitorio un espacio híbrido y multifuncional refuerza esa idea de refugio y de lugar para desarrollar nuestra intimidad.

Los dormitorios que dejan espacio al tocador o vestidor, las suites con baño integrado, las habitaciones que dejan espacio para hacer yoga o ejercicio o la inclusión de un potente escritorio o librería para un espacio de estudio van a marcar la diferencia este año.

Cortinas con caída larga

Ya hemos visto que los textiles reivindican su espacio en la decoración. Las cortinas también forman parte de esto, y vamos a ver que toman protagonismo con caídas muy largas que llegan hasta el suelo, normalmente lisas y de lino.

Para aportar un toque de color o estampado, podremos incluir un visillo.

Vegetación

La conexión con la naturaleza es esencial para conseguir que nuestro dormitorio sea un espacio de verdadera energía positiva. Por ello, la inclusión de plantas naturales se consolida como un elemento indispensable en nuestra habitación. Aportan un toque de color que complementa todo tipo de estilos.

Según las características de nuestro espacio, podremos elegir entre tamaños XL, plantas más pequeñas, más o menos frondosas o que necesiten más o menos luz natural. En definitiva, la variedad no es poca.