www.madridiario.es

Sobre el paseo del Prado

lunes 07 de octubre de 2019, 19:02h
En los últimos años todas las instituciones madrileñas trabajan para que la UNESCO declare al Paseo del Prado y al Retiro Paisaje Cultural dentro del Patrimonio de la Humanidad. El proceso está entrando en su fase final y la decisión podría tomarse en el próximo mes de abril.

En los últimos días he recorrido el paseo del Prado y he observado que no presenta el aspecto óptimo que sería deseable para presentarlo a las instituciones internacionales. Si queremos convencerlas de la excepcionalidad de este entorno, deberíamos dar ejemplo cuidándolo al máximo. Si lo examinadores encuentran heridas en sus visitas podrían deducir que no tenemos demasiado interés los de casa en cuidar esta joya histórica y paisajística. Habría que comenzar por realzar la entrada al paseo desde Cibeles. La existencia de varias paradas de autobuses delante del accedo principal resta prestancia al mismo. Los elementos ornamentales existentes deberían resaltarse y estudiar cómo mejorar los accesos al paseo central desde el Banco de España y el Palacio de Cibeles. Siendo el Museo del Prado el epicentro de una concentración museística solo comparable a la Isla de los museos de Berlín, sorprende que, desde el paseo central, el peatonal, no haya un gran acceso a la fachada principal del museo. Sí hay pasos de cebra hacia las puertas laterales pero el gran pórtico de la puerta de Velázquez no tiene acceso directo desde el paseo. ¿No seria una forma de resaltar la magnificencia de la pinacoteca haciéndole una antesala acorde con su importancia? Además, el paseo entre Cibeles y Atocha se interrumpe, sin conexión directa para el peatón, en dos puntos: la plaza de Neptuno (Cánovas del Castillo) y una calzada para el giro del tráfico rodado que corta el paseo a la altura del actual Ministerio de Sanidad y Consumo. Si se suprimiera este giro, que no registra intensidad de tráfico, los paseantes podrían caminar sin interrupción hasta Atocha. Obviamente en la plaza de Neptuno parece complicado suprimir el tráfico rodado. Pero tal vez podrían suprimirse los aparcamientos en su perímetro aumentando el ajardinamiento.

Mucho más sencillo es reparar la vegetación de todo el entorno, especialmente de los parterres en los laterales del paseo, donde no hay una brizna de hierba y solo algunos raquíticos arbustos. Los setos que delimitan las distintas zonas ajardinadas también muestran grandes calvas en toda la longitud del paseo. ¿Tan difícil es reponerlos en las zonas donde han desaparecido? El entorno de la llamada fuente de Apolo también resulta desangelado y poco idóneo para la monumentalidad de la misma. A lo largo del paseo -y en estas notas solo me refiero al Prado- hay daños en la cantería, en el pavimento o en los bancos, que no hablan muy bien de nuestro interés por la zona. Su reparación no parece que sea costosa ni problemática. No se trata de modificar, sino de reponer y recuperar.

No estaría mal, de paso, estudiar cómo mejorar la comunicación entre el paseo y el vecino parque del Retiro, para que las calles que suben hacia él sirvan de pórtico con unos accesos embellecidos.

Resumiendo: si pretendemos conseguir que otros reconozcan nuestro patrimonio, deberemos demostrar que nosotros somos los primeros a los que nos importa y que, por tanto, lo cuidamos, respetamos y mantenemos.

Antonio Castro

Cronista de la Villa

Antonio Castro

Cronista Oficial de la Villa

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.