www.madridiario.es
Un Panda Gigante en el Zoo Aquarium de Madrid.
Ampliar
Un Panda Gigante en el Zoo Aquarium de Madrid. (Foto: Chema Barroso)

Del oso panda al orangután de Borneo: especies en peligro, vecinas de Madrid

Un día en el Zoo

domingo 11 de agosto de 2019, 09:05h

Es una tranquila mañana de agosto en el Zoo Aquarium de Madrid. Es pronto, de manera que calor aún es soportable. Reina la tranquilidad y el silencio, pero en apenas media hora cientos de familias se dispondrán a pasar por los tornos de la entrada y abarrotarán el parque hasta la hora del cierre. En esta “calma antes de la tormenta”, un oso panda come bambú apoyado en uno de los árboles de su hábitat simulado. Es una de las especies en peligro de extinción que pueblan el zoológico madrileño, al igual que el koala, el lince ibérico o el orangután de Borneo. Este último es el más reciente dentro de esta consideración.

Más de 28.000 especies se encuentran en esta clasificación a nivel mundial, según la lista roja de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (IUCM). El riesgo es real, hasta el punto en el que especies como el Ciervo del Padre David, presente en el parque, ya han sido consideradas extintas. Dada esta crítica situación, se llevan a cabo unos trabajos tan complejos como invisibles para los visitantes del recinto.

Agustín López Goya, director de biología del Zoo Aquarium de Madrid, señala que el tratamiento que se proporciona a todos los animales del recinto es “independiente del grado de amenaza que tengan en la naturaleza”. Sin embargo, se llevan a cabo otras acciones para la conservación y recuperación de estas especies, de manera personalizada para cada una de ellas.

Una coordinación a nivel mundial

El Zoo Aquarium de Madrid pertenece a EAZA, la Asociación Europea de Zoos y Acuarios. En cada continente trabaja una asociación, y todas ellas se ubican dentro de WAZA, de ámbito mundial. En concreto, EAZA, desarrolla el Programa de Especies en Peligro de Europa (EEP, según sus siglas en inglés), dentro del cual existe un coordinador para cada especie. Según explica López Goya, es “una persona que tiene mucha experiencia con la especie, tanto a nivel de biología como a nivel de manejo de conocimientos generales”.

Así, en un trabajo conjunto con un comité de la especie y un Taxon Advisory Group (TAC), “determinan cada año, dentro de la población que hay en los zoológicos, si tiene que expandirse una especie, dejar de criar en algunos centros o si hay que promocionar algunos animales”. A esto se añaden unas recomendaciones anuales que esta coordinación realiza para cada especie.

Con esto, según detalla López Goya, se pretende que se cree una metapoblación de estos animales. Es decir, una “unión de todas las poblaciones de los distintos zoológicos europeos” en la que todos los animales “sean genéticamente saludables, no estén emparentados y no estén relacionados entre sí”. De esta manera, se genera un patrimonio genético de la especie que sea viable para una duración de 90 a 100 años.

En casos como el Koala, cuentan con 16 especies de eucalipto. Los animales eligen cuál escoger

Sin embargo, cada especie requiere unas acciones distintas, en ocasiones concretas mediante una colaboración más allá de Europa, de manera que los trabajos son variados.

En el caso del Oso Panda Gigante, uno de los que abandera desde hace décadas el zoo de Madrid, el Gobierno chino se ocupa del programa de reproducción y los ejemplares que se encuentran en el recinto de la Casa de Campo son de su propiedad. En esta especie, las crías permanecen aproximadamente tres años con su madre, antes de ser trasladados a China y posteriormente derivados a otros zoológicos. Mientras tanto, el Gobierno chino compra terrenos en la provincia de Sichuan, creando así zonas protegidas para la conservación de estos animales.

El Lince Ibérico, una gran recuperación

A nivel nacional, otro de los proyectos que destaca es el Iberlince, centrado en el lince ibérico. Llegó a ser considerado uno de los cinco felinos más amenazados, pero su población ha pasado de una cifra aproximada de 200 a unos 700 ejemplares.

En este proyecto, cuyo comienzo se remonta una década, se han aumentado las zonas protegidas para esta especie, así como los centros de cría como el de Granadilla o el Zoo de Jerez.

En el Zoo Aquarium de Madrid, el trabajo que se realiza tiene un fin principalmente educativo con la pareja de linces que se encuentra en el recinto. No obstante, los centros de cría como el de Jerez, la reproducción de estas especies se lleva a cabo sin apenas contacto con el ser humano. El objetivo es crear la atmósfera más similar posible a la cría en libertad, de manera que su comportamiento cuando sean trasladados a las zonas protegidas sea el de un animal salvaje.

Con estas acciones, López Goya afirma orgulloso que esta especie ha visto disminuido su grado de amenaza gracias a la conservación en sus zonas de origen (in situ), lejos de sus zonas de origen (ex situ), las administraciones públicas, o los zoológicos. “Es un trabajo conjunto de todos, es lo que hace que estos proyectos tengan éxito”, señala.

Agustín Lopez Goya, director de biología del Zoo Aquarium de Madrid. (Foto: Chema Barroso)

La pérdida de biodiversidad, el principal riesgo

Sin embargo, la manera más efectiva de favorecer el crecimiento y recuperación de estas especies es disminuir esos factores que les atacan. Entre los más frecuentes se encuentra la pérdida de biodiversidad, con casos concretos como el cultivo de aceite de palma, que ha estado en el punto de mira en los últimos años. Además de otros daños causados al medioambiente, una de las acciones más polémicas que han rodeado a estas plantaciones han sido las matanzas de orangutanes que se han registrado tras la expansión de estos territorios en zonas que tradicionalmente pertenecían a estos animales. Todo ello, para asegurar que los cultivos no quedaran dañados por la presencia de estas especies.

Según apunta el biólogo, otro de los grandes causantes de la pérdida de territorio es “el incremento de la población en las ciudades y pueblos cercanos a las áreas de estos animales. De manera que sus territorios se van estrechando”. Esto, unido a las talas, incendios, monocultivos y caza furtiva, son los riesgos principales para las especies.

La polémica denuncia al Seprona por maltrato

Desde el Zoo Aquarium de Madrid están seguros de estar realizando una acción importante por la conservación, reproducción y protección de las especies en peligro de extinción. Sin embargo, el mantenimiento de animales en cautividad, en este tipo de recintos, no ha estado exento de polémica desde hace años.

El propio zoológico madrileño se vio salpicado en el pasado mes de junio en este sentido, cuando la organización Proyecto Gran Simio presentó una denuncia ante el Seprona por presunto maltrato a los delfines del parque. En el informe que se presentaba, se detallaban distintas lesiones que estos animales padecían y la investigación está en marcha.

Por parte del zoológico, su posición ha sido siempre la negación de la existencia de cualquier tipo de maltrato a los animales que poseen. En este caso concreto, Agustín López Goya señala que “El Seprona ha venido ya, pero todavía no nos han mandado ningún tipo de resolución. Por nuestra parte, colaboración total con ellos. No tenemos nada que esconder”. En el momento de la visita, afirma que tanto el Seprona como la Comunidad de Madrid no han visto nada fuera de lo normal. “Lo que ocurre es que cualquiera puede de alguna forma denunciarte y decir qué tal y cual”, añade.

Aún se sigue investigando el caso, pero añade que en el Zoo están “muy orgullosos de lo que hacemos. Lo que nos preocupan son los animales y sus instalaciones, entonces en ese sentido estamos muy tranquilos”, afirma el director de biología del recinto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.