www.madridiario.es
Erotismo para todas: los nuevos sex-shop se abren paso
Ampliar

Erotismo para todas: los nuevos sex-shop se abren paso

miércoles 19 de junio de 2019, 11:46h

Atrás quedan los años del corsé y la censura. La sociedad ha incorporado el erotismo a su vida diaria y desde hace décadas es un bien de consumo (y de disfrute) más. Las nuevas tecnologías y el progreso de las mentalidades han hecho evolucionar el negocio de los sex shop , adaptándolos a maneras más sanas y plurales de vivir la sexualidad. Todo, gracias al desarrollo de un amplio catálogo de juguetes eróticos que son verdaderos aliados para todos y todas. El ero-feminismo ya está aquí.

El deseo no es ese oscuro objeto hecho a la medida del hombre. El sexo es sano y natural y, desde hace décadas, muchas mujeres trabajan para que todas tomen conciencia de ello. A la par que la aparición de las nuevas corrientes feministas en la (a menudo testosterónica) industria del porno y que la generalización de ficciones protagonizadas por mujeres que viven de forma autónoma su sexualidad, ha emergido un nuevo modelo de venta de productos eróticos.

Esta especialización en el deseo femenino de los sex-shop ha venido, indudablemente, del lado de las nuevas tecnologías. Aunque las tiendas de las grandes ciudades se han oxigenado y han dejado de ser lugares poco apetecibles y muy limitados a hombres heterosexuales, son los comercios online lo que están obrando el cambio a más velocidad. En sus estantes y pasillos digitales, las mujeres no son solo enfermeras, ni tienen cuerpos de pasarela, ni, por supuesto, únicamente disfrutan del sexo con hombres. Son, por encima de todo, unas usuarias más que se mueven entre dos espacios seguros: las webs de tiendas eróticas online conscientes de esa realidad y la comodidad del salón de su casa desde donde encargar un esperado pedido.

Los artículos que te cautivarán

Tenemos, por lo tanto, algunas sugerencias para que empieces a saber qué puedes empezar a conocer. Lo primero: ¿sola o en compañía? Si la opción elegida es la número uno (al menos, hoy), déjate seducir por las novedades en vibradores, los artículos más vendidos de cualquier sex-shop online. El clásico conejito ha cambiado mucho. Muchísimo. Hay consoladores muy estilizados y tamaño mini para llevarlos contigo donde quieras y otros con control remoto incluido para disfrutarlos también en el súper. Incluso, existen con succionadores de clítoris, un poderoso complemento que no querrás dejar de utilizar desde el primer momento que lo tengas en tus manos.

Dicho esto, si lo que te apetece es compartir con tu pareja femenina, los arneses pueden parecer un poco aparatosos. Sin embargo, son, en realidad, apéndices de placer para colocar vuestros juguetes y disfrutar a dos. O a tres, o a cuatro…

En este campo, no puedes perderte los anillos vibradores, uno de los juguetes sexuales más arrebatadores. Están diseñados para el pene, pero su misión principal es potenciar el disfrute femenino a base de estimuladores clitoriales. También, potencian la erección del hombre, algo de lo que ambos sacaréis partido. ¿No es una idea genial?

Ideas que no quieres dejar de probar

En cuanto a los lubricantes, por citar otro ejemplo, también ha habido cambios: hidratantes, desodorantes, con ingredientes naturales… Y, sobre todo, capaces de mejorar la intensidad de tus relaciones. Hay algunos productos con efecto calor o frío, con olores o sabores que te ofrecerán nuevas sensaciones.

Y un inciso: la venta de copas menstruales en este tipo de tiendas da buena pista del aumento de las necesidades y la presencia femenina en el sector. Evidentemente, no es un juguete, pero seguro que tu vida mejorará igualmente cuando las descubras. Por cierto, muchos sex-shop también venden pastillas esterilizadoras para ayudarte a limpiarlas. ¡Búscalas!

Otra propuesta: ¿no te ha apetecido nunca probar las bolas chinas y ver si es verdad lo que dicen de ellas? Pues es el momento. Existe una gran variedad, son perfectas para ejercitar tu suelo pélvico y se venden a menudo con guías con ejercicios que conseguirán que tus orgasmos sean mucho más intensos. Adaptables a tus tareas cotidianas, entre sus virtudes, aumentan la libido y la lubricación natural gracias a la generación de movimientos involuntarios en las paredes vaginales con el roce. No temas: las hay de distintos formas y tamaños, son higiénicas y son, sobre todo, fácilmente extrables.

Para ir un paso más allá

Además de querer sorprender con los clásicos disfraces, lencería sexy, picardías o antifaces, también puedes reivindicar que tu pareja se ponga manos a la obra. Velas de masaje con feromonas, aceites, kits y juegos te darán nuevas pistas de cómo descansar de un duro día de trabajo. No parece una idea muy atrevida, pero la mayoría de las parejas la obvian. Y, sinceramente, es un preliminar delicioso. Tanto, como darse un baño con sales afrodisíacas relajantes y repletas de aroma. Por cierto: ¿sabes que también hay complementos de bisutería para decorar las partes más deseadas de tu cuerpo? ¿No conoces la cosmética erótica? ¡Vamos!

Cartas, dados… Puedes profundizar en eso de despertar el erotismo en el otro o la otra y realizar cosas que a lo mejor no se te habían ocurrido con algunos de los juguetes (en el sentido más literal de la palabra) para la práctica sexual. Muchos comercios los venden, son discretos y, habitualmente, de lo más económico que ofrecen. ¿Te atreves a decir la verdad y solo la verdad?

Sin lugar a dudas, el BDSM es otro de los placeres prohibidos que la revolución sexual de las últimas décadas ha resignificado como algo accesible a cualquiera que lo desee. ¿Te apetece esposar o que te esposen? No dejes de practicar experiencias bondage con fustas, correas, plumeros, cintas… Si tienes dudas y quieres estar segura de cómo se usan, algunas web incluso ofrecen consultorios con profesionales expertos que te asesorarán. Lo más importante: haced juntos lo que queráis y solo lo que queráis. Siempre.

Ahora bien… Si lo que te apetece es dar un paso más y sacarle partido al sexo anal, olvídate de tus inseguridades. Lo agradecerás. Hay artículos eróticos como plugs dilatadores rematados con una larga y suave cola animal que te permitirán fantasear sobre la cama y explorar tu lado más salvaje. ¡Y a rugir!