www.madridiario.es
Libro 'La suerte está echada', de Joaquín Jiménez Cavadas.
Ampliar
Libro 'La suerte está echada', de Joaquín Jiménez Cavadas.

Una carrera profesional dedicada a luchar contra la violencia terrorista, transformada en novela

sábado 02 de marzo de 2019, 11:09h

Jiménez Cavadas presenta 'La Suerte está echada. Día de Difuntos', más de dos décadas dedicadas a misiones especiales en el Cuerpo Superior de Policía transformadas en literatura. Al contrario de lo que pensaba Jean Jacques Rousseau, “la experiencia demuestra que el hombre es malo por naturaleza”.

“Hay gente que no tiene más remedio que seguir un destino funesto. Y ese es el camino del Luis, protagonista de 'Día de Difuntos', una novela sobre lo inevitable. El autor, Francisco Joaquín Jiménez Cavadas, (Castellar de Santiago, Ciudad Real, 1953) algo sabe de lo que no tiene remedio. Más de dos décadas dedicado a misiones especiales en el Cuerpo Superior de Policía, durante la etapa más dura del terrorismo, le han enseñado bastante de la condición humana y se ha decidido a contarlo en forma de novela.

'Día de Difuntos' (Editorial Seleer) habla de la transformación que sufre un individuo desde el paraíso virginal de una pequeña localidad de la España del interior hasta convertirse en un asesino sin el menor sentido de culpa. “Es el viaje existencial hacía el mal inevitable”, afirma el autor.

La experiencia de una carrera profesional dedicada a luchar contra el mal (terrorismo, tráfico de drogas) en los peores momentos de la década de los 80 y 90 del pasado siglo, ha dado paso a un material literario que tiene por objetivo hacer una anatomía del ser humano.

La peripecia vital ha estado macerando durante muchos años hasta que finalmente ha sido volcada al papel. Porque no se trata de una obra “terapéutica para echar fuera fantasmas, sino para ayudar a comprender lo que guarda el alma humana". Porque el autor no ha escrito todas esas experiencias y emociones en caliente, sino que las ha dejado enfriar tantas emociones durante años, y ahora las ofrece pasadas por el tamiz de la reflexión.

'Día de Difuntos' detalla el universo en el que creció el autor. Aunque el relato, aunque parezca ficción, son historias reales, desfiguradas, eso sí, para evitar identificaciones.

Experiencia propia

Una obra “honesta”, basada en la propia experiencia. El destino le puso en situaciones de esas que incluso nos parecerían imposibles de creer si las viéramos en una película. Ha visto la muerte de cerca. En todas sus versiones; la muerte física, la decadencia moral, el odio que corroe las relaciones humanas… La violencia en todas sus manifestaciones.

Quizás por haberlo visto tantas veces y tan de cerca no les concede demasiada importancia y porque está convencido de que el ser humano es “malo por naturaleza”. Por tanto, no hay que hacer aspavientos cuando el mal aparece.

El libro cuenta el entorno físico y humano en el que ha crecido y que le ha servido para entender el mundo. Y lo hace desde una perspectiva cínica, por lo menos desmitificadora. Por ejemplo. Frente a aceptación social de que la madre siempre es buena y debe hablarse de ella con veneración, Joaquín desprecia a sus progenitores por boca del protagonista.

En esta sociedad “solo está permitido y hasta bien visto hablar mal de la suegra y al cuñado”, afirma el autor. “Escribo lo que la gente piensa, no lo que dice”, añade.

El protagonista que tiene una mala opinión del mundo. Al contrario que el escritor francés Jean Jacques Rousseau, cree que el hombre es malo por naturaleza. Sin embargo, a pesar de todo, lucha contra esa intuición y hace lo posible por pensar bien de todos. “Hace lo posible por alejar la pulsión de muerte que significa el odio”.

La novela discurre en pueblos aparentemente tranquilos, donde no ocurre nada, donde la luz del sol ordena la vida de los habitantes. Una sociedad que vive a un ritmo analógico, lento, lejos del ímpetu de lo digital, donde el mayor ruido lo proporcionan las campanas de la iglesia. En ese ambiente, virginal, de calma a veces exasperante, el autor identifica los mayores vicios y bajezas.

Es en ese universo físico, pero también mental, donde comienza la andadura literaria de un autor que ha transformado la experiencia de una carrera profesional dedicada a luchar contra el mal (terrorismo, tráfico de drogas) en material literario. “Espero haber contribuido a una sociedad mejor y ahora me toca sacar las reflexiones de todo ello”, asegura Jiménez Cavadas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.