www.madridiario.es

Por un debate realista sobre la región

jueves 13 de septiembre de 2018, 09:04h

Tal como enfaticé ayer en la presentación de la Escuela Sindical de CCOO de Madrid, el debate sobre el estado de la región este año se produce en un momento político trepidante y desbordante, con dos gobiernos –regional y nacional- con poco más de cien días de actividad. Un escenario impensable no sólo hace un año, sino hace unos meses.

En lo que sí hay elementos comunes al debate del estado de la región de hace un año es en la posibilidad de relegarlo a un segundo o tercer plano informativo con esa cortina de humo, esa coartada, que es la crisis catalana, cuando no, la política nacional general. Y en este segundo aspecto, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, es un campeón criticando por activa y por pasiva al nuevo gobierno de la nación, también con el objetivo confesado de que Pablo Casado le haga candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid en las próximas elecciones de mayo.

La experiencia, así como las electoralistas apariciones previas a este debate de la región, nos dictan que Ángel Garrido hará un discurso triunfalista y autocomplaciente. Ya ha adelantado algunos titulares con ocurrencias, incluso con vergonzantes disculpas como que vender vivienda pública a fondos de inversión “fue un error; estuvo mal”.

El presidente sigue la estela de su predecesora, Cristina Cifuentes, alardeando de unos datos macroeconómicos que muestran el crecimiento de la región, un 3,9 por ciento en el último trimestre, pero olvidando el terrible problema del paro y la exclusión social que padece la región, tal como escribí la pasada semana en este mismo medio.

Es decir, si cruzamos datos, concluimos fácilmente que en la región de Madrid se ha instalado la desigualdad y, para acabar con ella de raíz, el Gobierno tiene que tomar medidas relevantes basadas en la fiscalidad. En la comunidad de Madrid hay 16.000 multimillonarios. De ellos, 376 son ultrarricos, con ingresos superiores a los 30 millones de euros a los que cada año se les perdona 266 millones de euros por Impuesto de Patrimonio.

Acabar con los regalos fiscales es acabar con la desigualdad, pero también acabar con la desigualdad y el desequilibrio territorial norte/sur es plantear unos presupuestos para 2019 pensados en las personas más desfavorecidas. Los presupuestos deben ser el momento de aparcar el corto plazo y salir de la charca, realizar un profundo análisis de la realidad y no perder oportunidades de recuperar todo lo perdido con la crisis. Seguramente la realidad se tozuda y la cercanía de unas elecciones en mayo quizá no facilite esta labor de reflexión en beneficio del eslogan partidista.

Los presupuestos para 2019 que firme el PP, si es capaz de controlar a su marca blanca, Ciudadanos, no pueden obviar los problemas que la región más rica de España padece en sanidad, educación, atención, mayores dependientes…

Son sobradamente conocidos los problemas en educación, que se ha recrudecido en este principio de curso con centros en obras o sin terminar y con falta de profesorado. La educación pública madrileña requiere inversión, sin embargo el Gobierno mira a otro lado como viene haciendo históricamente con la gratuidad de la enseñanza en el tramo de 0 a 3 años.

Tampoco puede la región Madrid padecer listas de espera en la sanidad. Espera que, tal como denunciamos en el mes de junio, llega a los siete días en atención primaria e incluso a más de setenta en especializaciones. No puede la sanidad madrileña depender de profesionales eventuales que no tengan certezas laborales porque nuestra salud y bienestar está en sus manos.

No puede Madrid crecer al 3,9 por ciento y que haya 32.000 mayores dependientes reconocidos sin ayudas. Es imprescindible y urgente luchar contra la pobreza creando una renta mínima que llegue a 100.000 familias.

Es cierto que pasó la época ominosa de Esperanza Aguirre e Ignacio González y que el dialogo social se va abriendo camino, pero además de activar iniciativas como la “Estrategia por el empleo”, es hora de ir más allá. Igual que hay que aplicar con rigor el Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales, aunque está topado porque la precariedad laboral y las cadenas de subcontratación impulsados por la reforma laboral están alimentado el aumento de la siniestralidad.

Es hora de dialogar, avanzar y concretar frases que suenan vacías en boca del PP, como es un plan industrial, porque hoy esta región tiene potencial para acoger una industria fuerte y competitiva; una industria engarzada con la investigación y el desarrollo.

Ojalá me equivoque y no veamos un discurso triunfalista, autocomplaciente y electoralista. Tengamos esperanza en que nuestro debate más importante, junto al de los presupuestos regionales, no quede relegado informativamente. Esperemos que en la Asamblea de Madrid podamos acudir a un debate realista sobre la región.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.