www.madridiario.es
Piny, la perra perdida en Barajas durante una escala de Iberia
Piny, la perra perdida en Barajas durante una escala de Iberia (Foto: MDO)

Movilización ciudadana en redes para encontrar a Piny, la perra perdida por Iberia en Barajas

miércoles 01 de agosto de 2018, 14:42h
El llamamiento en redes sociales de una sevillana que perdió a su perra estando en custodia del personal de Iberia durante una escala en Barajas se ha viralizado: la red pide ayuda para buscar a Piny, especialmente en la zona de Barajas, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas.

Virginia, una joven sevillana, ha denunciado a través de las redes sociales que su perra Piny se extravió en el aeropuerto de Barajas, durante una escala en el aeropuerto madrileño y estando en manos del personal de Iberia, compañía con la que la afectada viajaba de Buenos Aires a Sevilla en compañía de su hijo de dos años y medio y su mascota. Además, la mujer critica que la aerolínea no está ayudándola a localizar a su perra, a pesar de ser responsable de su pérdida.

Ahora, cientos de personas han compartido el cartel con el que Virginia trata de encontrar a Piny, además del emotivo relato de la sevillana.

"Les quiero contar mi historia, me presento, me llamo Virginia, soy sevillana y he estado viviendo en Buenos Aires por 6 años, tengo un hijo de 2 años y dos hijos perrunos, Totón de 6 años y Piny de 5 años y medio", cuenta Virginia.

"La familia al completo junto a mi marido que es argentino decidimos venirnos a España a vivir, la compañía en la que confiamos para ello fue Iberia. Primero nos separaron porque no podían viajar dos mascotas por familia, así que yo viaje el día 24 de julio junto a mi hijo y mi pequeña Piny y mi marido lo hizo al día siguiente junto a Totón", continúa.

Se queja, además, de que "jamás nos informaron que no iban a llegar directamente a Sevilla y que en Madrid teníamos que recogerlos y volver a hacer los tramites en Aduana, que el problema no era tener que volver a hacer el tramite, sino que teníamos poco tiempo en la escala y nunca avisaron nada, pero eso es lo de menos..."

"El miércoles 25 de julio llego a Madrid después de un vuelo de 12 hora y pregunto dónde tengo que ir a retirar a Mi Piny y me indican que es en la cinta 11 de recogida de equipaje, tal como entro le pregunto a un señor muy amable que me indica que me vaya al fondo a la otra puerta dónde está Aduana y que espere allí, que allí los llevan a todos pero que últimamente estaban tardando mucho en bajar a los animales del avión, que le daban prioridad primero a las maletas y por ultimo bajaban a los animales (algo completamente incomprensible, son seres vivos!!!). Me quedo esperando y espero y espero y espero y yo cada vez me desesperaba más porque estaba como loca por ver a Mi Piny y ver que estuviera bien, que no le hubiese pasado nada durante el vuelo (que siempre fue mi miedo ya que obviamente no estaba acostumbrada) por la puerta del fondo, por la que había entrado veo pasar a un operario con un transportin y le digo a mi hijo, "Esa tiene que ser tu hermana".

Entonces, cuenta Virginia en un relato publicaro en la web SrPerro, empieza la 'pesadilla'. "Pero no entraron y nunca apareció y momentos después ¡¡¡veo pasar a mi perra corriendo!!!"

"Yo estaba atrapada en ese sector y quede en shock!!! Salí corriendo empujando el cochecito de mi hijo más la maleta de mano y un bolso enorme que llevaba y cuando llegue no podía salir porque era una puerta que solo se abría para la gente que entraba. Cuando va a entrar alguien que trabajaba allí y yo trate de salir me dijo que por ahí no se podía salir y le cuento desesperada lo que pasaba y me dice que tengo que ir a la otra puerta y que me abra uno de seguridad, de vuelta corriendo empujando el cochecito y las cosas, me abren y me pongo literal a llamar a Piny por toda la terminal, la gente me miraba como si estuviera loca, pero me daba igual, estaba aterrada de pensar que se había escapado y se podía perder y seguí gritando su nombre".

"Empezaron a preguntarme si estaba buscando un perro negro y al decir que si, la gente que había visto a Piny me empezaron a indicar por donde se había ido, yo seguía corriendo llamandola y llegue hasta la puerta por la que ya salen los pasajeros para reencontrarse con sus familiares, me dijeron que no podía salir porque si lo hacía no podria volver a entrar. Una chica que trabaja en el aeropuerto muy amable y que me vio en el estado en el que estaba, me dijo que no me preocupara, que saliera que luego veiamos como entraba, me ayudó a buscarla, seguimos por donde nos iban diciendo hasta que llegamos literalmente a la puerta de la calle y allí estaba por fin Piny, asustada, aterrada".

Sin embargo, la perra salió corriendo. "Salí a buscarla pero no pude hacer nada, Piny echo a correr y yo eche a correr tras ella, corrí tanto como pude pero ella corría y corria y corría, se fue por la carretera por donde venían los taxis, un taxista paro el coche, se bajó y yo le grite desesperada "¡¡¡Cogela por favor!!!" (Todo esto yo seguia corriendo tras ella) La trato de coger pero ella asustada salto la barrera de seguridad y se fue para la carretera paralela y siguió corriendo, hasta que de pronto la perdí de vista y hasta el día de hoy no la he vuelto a ver".

Denuncia que, casi una semana después, Iberia "no está haciendo absolutamente nada": "Están tan tranquilos, como si lo que hubieran perdido fuera una maleta, jamás dieron parte a nada ni nadie y no se están encargando de nada".

Lo que no está haciendo la compañía, dice, " lo esta haciendo un grupo de personas con un amor inmenso a los animales, voluntarios que ayudan porque quieren/pueden a encontrar a Piny pero nadie mas asumen consecuencias".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.