www.madridiario.es

Cooperar para desbloquear Alcorcón

jueves 10 de mayo de 2018, 18:03h

Cuando el desastre se ha instalado como norma, el desbloqueo se convierte en prioridad. Hoy Alcorcón sufre las peores consecuencias de la incapacidad de un Partido Popular que quiere rematar una década ruinosa. Impago en los seguros sociales, goteras en los colegios, calles repletas de basuras, polideportivos que se caen a cachos, centros de mayores abandonados, guerras abiertas contra el funcionariado o la policía municipal y, para rematar, el CREAA sostenido como monumento de la ruina, como sumidero de millones de euros de las vecinas y vecinos para sostener el argumentario-bandera de la propaganda del alcalde. Alcorcón quiere pasar página, y en 2019 se abre una ventana electoral para lograrlo, ¿estaremos el resto de partidos políticos a la altura de la situación?

Hoy estoy aquí para escribir sobre el Partido Socialista. Y no para lanzarle reproches, sino para recordarle una gran verdad: Si cooperamos podemos desbloquear Alcorcón y reconstruirla para las vecinas y vecinos. Si nos peleamos, perderá la gente. Simple pero cierto. Lo sabemos nosotros, lo saben ellos, lo saben las vecinas y los vecinos ¿Seremos capaces de estar a la altura de la situación?

Las vecinas y vecinos de Alcorcón no entenderían una guerra intestina entre fuerzas opositoras. No sólo no la comprenderían, sino que les desmotivaría. Hoy en Alcorcón decenas de miles de personas se preguntan, ¿cómo y cuándo saldremos de la ruina? Si no somos capaces de responder a estas expectativas, estamos fracasando. No como partidos, sino como oposición y como personas verdaderamente comprometidas con el presente y el futuro de Alcorcón. ¿Seremos capaces de estar a la altura de la situación?

Es evidente que nuestros proyectos son diferentes. Hay muchas cosas en las que nunca estaremos de acuerdo. Pero es más evidente que existen prioridades en las que podemos encontrarnos. Cuestiones de sentido común contra las que atentan el Partido Popular de la ruina y su cómplice naranja. El recorrido conjunto entre Ganar Alcorcón y el PSOE a la hora de abordar muchas problemáticas municipales dentro y fuera del pleno lo ha demostrado. También la indignación compartida ante la situación de ruina a la que nos ha llevado David Pérez.

Es natural que discrepemos en la manera de practicar oposición. Desde Ganar Alcorcón estamos convencidos de que a la crítica implacable a un Ayuntamiento que ha instalado la ruina como norma debe ir acompañada de presentar un horizonte fiable de soluciones. Estamos convencidos de que, si no planteamos certezas y proyectamos que es posible una gestión alternativa a la década ruinosa, seremos incapaces de desalojar el desastre del Ayuntamiento de Alcorcón.

Otras fuerzas piensan que “cuanto peor, mejor”, que practicar oposición supone estrangular toda posibilidad de soluciones para que las vecinas y vecinos abandonen al partido que hoy ocupa el ayuntamiento. Aunque las consecuencias de esta práctica la sufran las familias de Alcorcón. Confían en la extinta fórmula del bipartidismo de que el desgaste de uno dará paso a la llegada del otro. Pero este capítulo ya pasó y sólo quedará como recuerdo. Hoy el escenario es plural, entre otras razones porque esa manera de hacer política ha colapsado, tanto en Alcorcón como en el resto del país.

Estas discrepancias no esconden una mala voluntad por parte de los socialistas, sino una vieja forma de entender la disputa política y el papel de oposición. Esto les impide entender la coyuntura política y comprender cuál es nuestro papel entre elecciones.

Entendemos la manera de hacer oposición de manera diferente. Hasta ahí todo es normal. Sin embargo, el problema viene con su reacción visceral cuando algo se sale del rol de “acción-reacción” típico del viejo relevo bipartidista.

Esto les lleva a equivocarse. A ver en las fuerzas con las que deben cooperar para el desbloqueo su principal enemigo, y no su potencial aliado. Actúan pensando en su partido y no en Alcorcón. Pero al final, no sólo pierde Alcorcón, sino que también pierde la posibilidad de articular un espacio político de Gobierno que desaloje la ruina y la incapacidad del Ayuntamiento.

Todo el mundo sabe que el tiempo de las mayorías absolutas ha terminado. O somos capaces de proyectar al municipio un horizonte alternativo de ciudad cooperando o sólo lograremos en la desmovilización de las vecinas y vecinos. Querer poner en cuestión el ánimo general de Alcorcón por un rédito partidario inmediato no sólo es ineficaz, sino profundamente irresponsable.

Es el momento de que miremos hacia el futuro. Estar a la altura de los retos que presenta la insostenible situación política en Alcorcón. 2015 nos demostró que, si no somos capaces de articular una mayoría democrática, municipalista y progresista, no desalojaremos las políticas de la ruina. La alianza que permitió a David Pérez gobernar cortocircuitará cualquier proyecto de cambio en Alcorcón.

Cooperemos para desbloquear Alcorcón. Que cada uno desarrolle su proyecto desde el respeto mutuo. Presentemos a las vecinas y vecinos nuestras alternativas a la nefasta gestión del Partido Popular, y que la gente decida. Compitamos lealmente desde la presentación de nuestros proyectos para Alcorcón. Pero no cometamos el error de desmoralizar a una ciudad que clama cambio.

Es nuestra responsabilidad. Estemos a la altura, o estaremos cuatro años lamentándolo.

Jesús Santos

Tte. Alcalde de Alcorcón y diputado en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios