www.madridiario.es

Liberales

martes 27 de marzo de 2018, 14:52h

España necesita que la ideología liberal llegue al gobierno. Pero la liberal de verdad, no que lleguen personas que se dicen liberales y luego nada de nada. Necesitamos convicciones en las que el individuo sea respetado y pueda ejercer la libertad sin agresiones de los populistas, de los nacionalistas, radicales… en definitiva, de los extremistas habituales.

El hombre y la mujer son respetados y atendidos. De ahí que la educación sea prioritaria. La ideología liberal, que es la que ha traído Europa hasta aquí, a este punto de admiración por parte del resto del mundo, necesita ciudadanos formados, bien educados, que se alejen de los planteamientos radicales. Ciudadanos que si se cae un árbol en “El Retiro” lo achaquen a un accidente, tanto si gobiernan sus amigos como si lo hacen sus adversarios políticos. Arrinconar las mentiras, expulsar de su vida las odiosas manipulaciones. Y, por supuesto, despreciar a los ladrones. Escupir a quienes, amparándose en el honroso ejercicio de la política, enriquecen sus cuentas corrientes en detrimento del resto de sus vecinos.

Y no estoy diciendo que tiene que preocuparse de los demás. Es bueno que cada cual luche por su futuro. De ahí nace el progreso, dedicando un poco atención a quienes por unas razones u otras no han alcanzado un nivel de bienestar aceptable. Atender con dignidad al más débil, eliminando los abusos de la injusticia, de quienes mandan y de quienes reciben la ayuda.

España necesita un gobierno liberal, capaz de proporcionar a los ciudadanos una sanidad bien dotada, potente y gratuita que conviva con la sanidad privada, como opción alternativa. Necesita un gobierno que atienda las necesidades de los ciudadanos en justicia, con atención a la voz del pueblo y sin la presión asfixiante del estado.

En definitiva, necesitamos abrir un periodo de crecimiento que ahora están evitando los radicales populistas con sus conflictos permanentes, con la mirada puesta en el pasado constantemente, quizá, porque no saben qué hacer con el futuro. Evitar los nacionalismos que siempre han significado radicalidad, ya lo vimos en la dictadura franquista, y afrontar un periodo de estabilidad en España que nos permita ahogar las intenciones de quienes solo buscan el enfrentamiento y la demagogia para confundir a la ciudadanía y traer con disfraz esa organización caudillista que elimina la libertad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios