www.madridiario.es

Lentillas: qué son y cuándo usar las lentes de contacto

jueves 15 de marzo de 2018, 11:32h
Las lentillas son un elemento de mejora visual muy utilizado en los últimos años como alternativa a las gafas. La diferencia entre éstas y las lentes de contacto es que las gafas son un elemento mucho más aparatoso y quizá menos estético que las lentillas, que son dos finas láminas de plástico que se colocan por encima de la pupila y aparentemente nadie se da cuenta de que esa persona las lleva.

Hoy en día, las lentes de contacto son generalmente utilizadas para corregir la visión de personas que padecen problemas como miopía, astigmatismo u otros, pero lo cierto es que ya pueden adquirirse también por razones cosméticas con el fin de cambiar el color del ojo. Las lentillas pueden comprarse en oculistas profesionales que las recetan para la mejora de la visión e incluso pueden adquirirse lentillas baratas online en numerosas páginas web.

Existen dos tipos de lentillas, las blandas y las rígidas, pero ambas permeables al gas. Esto quiere decir que el oxígeno puede entrar en el ojo a través de la lentilla, con el fin de que éste no acoja algún problema ocular provocado por la falta de oxígeno, como hinchazón de la córnea.

Las lentillas blandas son las más usadas por la mayoría, ya que son muy cómodas y fáciles de llevar. Suelen estar compuestas de hidrogel o silicona y con diferentes cantidades de agua. Pueden ser desechables o permanentes, las primeras significa que se pueden llevar durante un día entero y al acabar éste se tiran, es decir, son de un solo uso. Las permanentes son las que puede usarse el día entero durante un mes más o menos, o el tiempo que haya indicado el oculista.

Por otro lado, las lentillas rígidas duran más tiempo que las blandas, pero el periodo de adaptación a ellas puede ser muy largo, ya que al principio no son cómodas y, además, la rutina debe ser muy estricta porque se pueden acarrear muchas infecciones.

Las lentillas rígidas, son un tipo de lente especialmente diseñado para los que padecen astigmatismo. Si bien es cierto que este problema de visión también puede ser corregido con las llamadas lentillas tóricas, especialmente pensadas para corregir la curvatura del ojo muy propicia del astigmatismo.

Es por ello por lo que estas lentillas se diferencian de las anteriores en que presentan una curvatura especial y diferente en función del ojo y se deben colocar con mucho cuidado y de forma correcta porque si no puede causar muchas molestias y visión borrosa. Además, las estas lentes son más caras que los otros tipos, aunque también pueden adquirirse lentillas tóricas baratas por Internet.

Las lentillas tóricas han conseguido ser una buena alternativa al uso de gafas que obligaba a todo el padecía astigmatismo hace unos años. Sin embargo, como todo, las lentes tóricas también presentan inconvenientes y es que el periodo de adaptación a ellas también puede ser largo. Es por ello por lo que muchos pacientes con astigmatismo prefieren recurrir al clásico de las gafas o directamente someterse a una cirugía refractiva.