www.madridiario.es
Protesta de los alumnos de la asociación y del AMPA del instituto.
Ampliar
Protesta de los alumnos de la asociación y del AMPA del instituto. (Foto: Galapagar en Común Izquierda Unida)

Galapagar: La oreja que no quiere quedarse sorda

lunes 19 de junio de 2017, 17:46h
La Oreja Verde, una asociación cultural de Galapagar nacida al calor de la crisis para ofrecer cursos de formación a adultos, teme que el traslado del Centro de Educación Para Adultos de la Comunidad de Madrid en el que está 'incrustada' suponga el fin de sus actividades. El Ayuntamiento quiere abrir en esas dependencias un Punto Joven y asegura que la decisión está tomada.

El Ayuntamiento de Galapagar quiere abrir un Punto Joven. Hasta ahí, pocos vecinos tendrían algo que objetar. Sin embargo, desde hace unas semanas, la decisión enfrenta al equipo de gobierno de esta localidad de 33.000 habitantes con la oposición y una parte del tejido social y educativo.

La razón está en el emplazamiento escogido para la instalación de este centro, cuyas funciones se realizaban desde hace unos años en poco más de un despacho. El Consistorio ha puesto sus ojos en el espacio que ocupa el Centro De Educación de Personas Adultas (CEPA) 'La Oreja Verde'. Los dos, ahí, no caben, así que la solución municipal ha sido sacar el CEPA y llevárselo a un instituto. Y aquí empieza el desencuentro.

"El problema es que la Comunidad de Madrid [responsable del CEPA] solo contempla trasladar la parte de formación reglada que se imparte en esas instalaciones", señala a Madridiario Celia Martell, la única concejal de Galapagar en Común Izquierda Unida. Ante los "recortes" en la escuela de adultos hace unos años, relata, se creó una asociación 'paralela' para cubrir las materias que se dejaban de dar. Esas clases, al perder la asociación su sede, se quedarían ahora en suspenso.

Los talleres que imparte el centro van desde danzas del mundo a español para extranjeros. Sus alumnos se manifestaron la pasada semana junto al AMPA del instituto escogido, el Infanta Elena. Los padres de los estudiantes de secundaria apoyaron la movilización porque creen que la llegada del CEPA impedirá que se desarrollen en sus aulas otras líneas ya demandadas, como el grado superior de Informática o el bachillerato de Artes. En la plataforma 'online' Change.org, más de 1.400 personas han firmado en contra del traslado.

Decisión tomada

Pese a las protestas, desde el Consistorio aseguran que la decisión "ya está tomada". El Ayuntamiento defiende la liberación de ese espacio y su nuevo uso en una ubicación pegada a los dos institutos públicos, el centro cultural y el polideportivo, "una zona de especial afluencia entre los jóvenes". Según sus planes, el traslado se hará durante el verano.

Desde el Ayuntamiento explican que la cesión del actual espacio municipal que ocupa el CEPA se produjo en junio de 2002. "Desde entonces, este centro, de competencia exclusiva de la Comunidad de Madrid, ha ocupado unas dependencias municipales y el propio Ayuntamiento ha corrido con todos los gastos de mantenimiento. Hace ya por lo tanto 15 años de esa cesión, sin existir siquiera convenio alguno con la Comunidad de Madrid desde al año 2012", agregan.

Las dudas sobre el futuro más inminente de La Oreja Verde han llegado hasta la Asamblea de Madrid. La diputada de Ciudadanos María Teresa de la Iglesia reprochó a comienzos de mes al consejero de Educación, Rafael Van Grieken, lo "precipitado" de este movimiento y fijó el origen de "estos problemas" en la "rescisión de los convenios" que se está produciendo desde 2012. "De la educación de personas adultas depende su inserción laboral. Cuestionamos esta decisión teniendo en cuenta que el CEPA funciona perfectamente donde está ubicado", indicó.

La Comunidad responsabiliza al Ayuntamiento

En ese debate, Van Grieken no solo confirmó el traslado de las dependencias de la avenida de Guadarrama, 68 a la carretera de Guadarrama, 88. También, sacó a relucir una carta del regidor, el popular Daniel Pérez, al director de Área Territorial de Madrid Oeste en la que le comunicaba "la imperiosa e inaplazable necesidad" de disponer de las instalaciones municipales del CEPA para crear el Punto joven. Van Grieken avanzó además el anuncio de unas obras de adaptación en el instituto que será la nueva sede de la escuela de adultos para "dar independencia" a ambas dependencias y crear "accesos diferenciados".

El Consistorio niega que tras este movimiento se ponga en peligro el Infanta Elena y sostiene que se ocuparán cuatro aulas libres en horario de mañana. "Incluso, el centro entero está vacío en horario de tarde", afirman, un punto en el que también encuentran roce con los partidos de la oposición, que han sacado adelante una moción en contra. Martell, por ejemplo, asegura que hay clases de apoyo escolar y censura que se haya dejado al profesorado al margen del proceso.

El consejero ya replicó que se buscaría "un acuerdo con el Ayuntamiento" para que las clases de mañana para adultos no interfirieran "en el funcionamiento del instituto" y defendió las conversaciones mantenidas por el director de área con las partes afectadas, por lo que no cabe esperar un cambio en los planes actuales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.