www.madridiario.es
La bancada popular del Pleno de Cibeles, vacía.
Ampliar
La bancada popular del Pleno de Cibeles, vacía. (Foto: PP de Madrid)

El Pleno acuerda una regulación más estricta frente a las alusiones tras la tensión institucional

miércoles 31 de mayo de 2017, 19:28h
Tras las acusaciones de robo a la bancada popular por parte del delegado de Hacienda, el temor a un conflicto institucional ha desembocado en una Junta de Portavoces, convocada de urgencia, que ha servido de “terapia de grupo” para calmar los ánimos entre los ediles. Durante la Junta se ha acordado una regulación "más estricta" frente a las alusiones.

Cuando Carlos Sánchez Mato ha acusado al Grupo Municipal Popular de “meter la mano en los bolsillos de los ciudadanos”, la reacción del partido que lidera José Luis Martínez-Almeida ha sido unánime. Todos juntos han exigido una rectificación y han amenazado con abandonar la sala de plenos. La tensión, que se mascaba en el ambiente, ha desembocado en una Junta de Portavoces urgente que ha servido de tope ante la inminente crisis institucional. Manuela Carmena ha hecho de terapeuta entre los portavoces municipales. Durante la reunión se ha acordado una regulación más estricta del turno de alusiones. La decisión ha sido colectiva y la regidora tendrá la función de garantizar estas “reglas del juego”.

A pesar de todo, los populares mantienen que Mato debe pedir disculpas en público. Rita Maestre, portavoz del Ejecutivo municipal, ha indicado que el PP no tiene razón alguna para exigir la disculpa “porque las alusiones no han sido directas al grupo municipal” y, además, “desde hace años el Partido Popular está siendo investigado por casos de corrupción, y eso no lo decimos nosotros, lo dice la UCO, la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción”. Martínez Almeida ha pedido al Ejecutivo municipal “coherencia” tras las “buenas palabras” que han recibido por parte de Manuela Carmena. Los populares han justificado su abandono como una forma de poner límites a las descalificaciones de Ahora Madrid pero no se plantean volver a abandonar el Pleno.

El Grupo Municipal Socialista ha planteado la necesidad de rebajar la tensión. “Sería bueno ser capaces de rebajarla entre todos”. Los socialistas, que afirman haberse sentido increpados e insultados en muchas ocasiones han manifestado que esta Junta ha servido para hacer una “terapia de grupo colectiva”. Begoña Villacís ha tratado de evitar insultos personales, que no enriquecen y no aporta”. La edil naranja ha recordado a los populares que "representan a una marca, y que tiene unas mochilas, unas cargas, y forma parte de la crítica política".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios