www.madridiario.es

Las sujeciones, un problema médico y humano

viernes 19 de mayo de 2017, 11:13h

Ayer la Asamblea de Madrid dio su apoyo a la estrategia nacional que está liderando Ciudadanos en toda España para poner fin a la sujeción mecánica o química de pacientes con enfermedad de Alzheimer, demencia senil u otro tipo de demencias o enfermedades neurodegenerativas. La abstención de PSOE y Podemos es incomprensible, sobre todo cuando esta misma iniciativa fue aprobada por unanimidad 72 horas antes en el Congreso. No se puede uno poner de perfil, cuando se trata de una medida que atenta gravemente contra la dignidad de los pacientes que están en una situación vulnerable.

La sujeción mecánica o química de estos pacientes, debe ser considerada como una medida totalmente excepcional que limita la libertad de movimientos de los pacientes, y que solo debe de ser tomada en situaciones excepcionales en las que haya un riesgo para la integridad de los pacientes o de terceros.

Sin embargo, por desgracia en España, casi el treinta por ciento de las personas mayores que viven en residencias lleva algún tipo de sujeción restrictiva. Este dato es excesivamente elevado, y requiere de una respuesta unánime y contundente por parte de la sociedad. El debate sobre la utilización de sujeciones o su ausencia en el cuidado de las personas dependientes, es un tema absolutamente superado en la mayoría de países del mundo. En Japón están prohibidas, en EEUU se encuentran fuertemente limitadas, y sin embargo, en España se siguen utilizando en exceso.

Lo más escandaloso es que el uso abusivo de las sujeciones en muchos centros, lo que viene a reflejar es una insuficiencia de personal, así que mediante el uso de fármacos que actúan a nivel del Sistema Nervioso Central, consiguen reducir la movilidad de los pacientes, de manera que quedan inhibidas sus actividades (salir de la cama, ir al cuarto de baño, participar en actividades…) con el objetivo de manejar o controlar una conducta “inadecuada o molesta” (vagabundeo, agresividad verbal, no colaboración en los cuidados, etc.), que no tiene base en un desorden psiquiátrico diagnosticado, lo cual es completamente contrario a la legalidad y a la lex artis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.