www.madridiario.es
Grabados de 'La Tauromaquia' de Goya
Ampliar
Grabados de 'La Tauromaquia' de Goya (Foto: Sotheby's)

Los grabados de La tauromaquia de Goya se expondrán en Madrid antes de ser subastados en Londres

El 21 y 22 de marzo, Sotheby's expondrá en Madrid una obra maestra del grabado español recientemente descubierta en una biblioteca en Francia. Se trata de La Tauromaquia, un conjunto completo de treinta y tres grabados de Goya que muestran la comprensión del artista sobre el arte de la tauromaquia. Esta histórica colección saldrá a la venta en Londres el 4 de abril, procedente de la colección de una familia ducal francesa, habiendo permanecido inalterado durante décadas en un libro mayor del siglo XIX.

Se dice pronto: entre 300.000-500.000 libras (unos 352.000-590.000 euros). Es la crifra del elevado precio por el que se venderá este interesante conjunto de grabados de Goya. Desorbitado para muchos pero no para los coleccionistas que pujarán por unos ejemplares de la primera y única edición contemporánea que fue ejecutada por el pintor a partir de grandes placas de cobre en 1815-1816. "Es la mejor carpeta de la tauromaquia que hemos tenido en Sotheby's", afirma Alexandra Schader, directora del departamento de Arte Moderno y Contemporáneo de la oficina de la casa de subastas en Madrid. "Descubir un conjunto de estas características es algo histórico que ocurre muy pocas veces".

Estas obras "excepcionales por el estado impecable" en que que fueron encontradas, señala la directora, solo podrán ser visitadas en Madrid por expertos y coleccionistas (imprescindible cita previa), antes de que emprensa su viajen a Londres donde serán subastadas al mejor postor.

La tauromaquia es una serie de 33 grabados del pintor español Francisco de Goya, publicada en 1816. Su intención fue la de ilustrar el origen y progreso de las corridas de toros en España.

Los grabados fueron descubiertos hace unos meses en el Castillo de Montigny por los últimos herederos del Anne Adrien Pierre de Montmorency Laval (1768-1837). Inspeccionando la propiedad familiar, encontraron un viejo libro de contabilidad en una estantería de la biblioteca, que contenía interesantes encuadernaciones. En el primer registro del libro del siglo XIX se encontraron 90 litografías que llevaban la firma H. Bellangé en sus páginas, mostrando impresiones en colores vivos de militares franceses uniformados. Pero entre esas páginas, encontraron una serie de grabados monocromáticos que no tardaron en atribuir a Goya.

Estos grabados han permanecido intactos en el interior del álbum, ya que cada uno de ellos ha estado cuidadosamente colocado con toques de pegamento en las cuatro esquinas, proceso que parece haber sido llevado a cabo en la década de 1840, después de la muerte del propietario original en 1837. Esta puede ser una de las razones de su buena conservación: "al estar guardada la colección, no ha visto la luz, lo que ha ayudado a su buen estado", señala la directora, quien reconoce que no es habitual encontrar las obras en una situación tan "impecable".

La Tauromaquia se subastará en Londres el próximo 4 de abril. "Esperemos que haya una buena respuesta de los pujadores", subraya, ante la expectativa que se está generando sobre la subasta de una de las mejores impresiones que realizó el reconocido pintor. La experta tiene toda su confianza depositada en este día que, al menos, marcará historia. Numerosos coleccionistas ya están haciendo números para conseguir que los grabados formen parte de su patrimonio artístico.

¿Quién era el propietario original de La Tauromaquia de Goya?
Era Anne Adrien Pierre de Montmorency Laval (1768-1837), cuya herencia del título de marqués de Laval le llevó a formar parte de la Corte de Versalles. Aunque se unió a la armada francesa, emigró a Reino Unido durante la Revolución Francesa.

En su vuelta al país galo tras 1800, adquirió relevancia social después de la muerte de Napoleón y el regreso de la monarquía borbónica. El reinado de Luis XVIII coincidió con la vuelta de Fernando VII a España: ambos Borbones fueron repuestos en el trono en mayo de 1814 y, en agosto, Anne Adrien, conocido como Príncipe de Montmorency Laval, fue nombrado embajador en la Corte de Madrid, lugar al que llegó en un momento en el que Goya estaba trabajando en sus pinturas El dos de mayo de 1808 en Madrid y El tres de mayo, que conmemoran la resistencia española ante la ocupación de las tropas napoleónicas. La situación se complicó cuando Napoleón se exilió a la Isla de Elba, pero el embajador decidió permanecer en Madrid durante este periodo y, en febrero de 1816, fue correspondido por Fernando VII con el título de Duque de San Fernando Luis con el rango de Grande de España y con la orden del Toisón de Oro.

Goya abandonó toda esperanza de publicar sus grabados sobre los horrores vividos durante la guerra. A cambio, se enfrascó en la publicación de proyectos en los que ilustraba los orígenes y situación del arte del toreo. El lote de 33 pinturas se puso a la venta en octubre y diciembre de 1816, cuando el embajador francés llevaba dos años residiendo en Madrid. El Duque de San Fernando Luis debió haber adquirido este lote o haberlo recibido como regalo de la corona. Permaneció en España hasta 1823 y, después, ocupó los cargos de embajador en Roma y Austria, y en la Corte de San Jaime en Londres. Su carrera acabó con la revolución de julio de 1830, al rechazar jurar lealtad a Luis Felipe de Orleans, nombrado rey de Francia. En 1831, adquirió el castillo de Montigny. A su muerte en 1837, todas sus propiedades fueron heredadas por su hija y su yerno, Athanase de Lévis, marqués de Mirepoix, que asumió los títulos nobiliarios de la familia, incluyendo el de segundo Duque de San Fernando Luis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.