www.madridiario.es
¿Qué son las piscinas desmontables y cuáles son sus ventajas?

¿Qué son las piscinas desmontables y cuáles son sus ventajas?

Por MDO
miércoles 15 de marzo de 2017, 10:59h

Una piscina desmontable es un buen recurso cuando no tenemos demasiado espacio en el exterior. Una de sus principales ventajas es que no tendremos que estar haciendo obras para poder instalarlas, por lo que puede ser una buena opción de diversión para toda la familia, sin que tengamos que complicarnos demasiado la vida.

Para que te puedas terminar de decidir porque se consideran una buena opción, te recomendamos que eches un vistazo a las siguientes líneas.

Ventajas de apostar por piscinas desmontables

Inversión: Una de sus ventajas por excelencia es que no tendremos que invertir mucho dinero en la construcción de la piscina. Lo único de lo que nos tenemos que encargar es de elegir el modelo que más se ajuste a lo que la familia necesite. Cómo ya hemos visto, se instalará sin mucha dificultad, y puede estar lista para ser usada en lo que se considere un auténtico tiempo récord.

Instalación: Para su instalación no necesitaremos contar ni con obreros, ni con trabajadores. Por lo general, bastará con tan solo seguir unas simples instrucciones. Ahora bien, en el caso de que estas sean muy complejas, quizá sí que valga la pena contratar a profesionales, antes de que podamos meter la pata.

Eso sí, si nos decantamos por comprar un modelo que sea de un tamaño considerable, tendremos que analizar que el terreno esté nivelado y que pueda soportar el peso correspondiente sin que este se pueda llegar a hundir.

Estética: Estas piscinas las podemos encontrar en una gran variedad de materiales, por lo que será fácil poder adaptarlas en base al entorno en cuestión. Por ejemplo, podemos comprar una piscina de madera, siendo un material que además de tener una estética muy característica, aguanta muy bien la humedad, el paso del tiempo y tiene un precio de lo más ajustado.

Ahorro: Comprar una piscina desmontable también se considera una buena opción porque son muy económicas; como no tendremos que pagar por la instalación, seguro que se adaptarán a lo que estamos pensando en poder gastar en ellas.

Mínimo mantenimiento: Al igual que las piscinas de obra, las desmontable también necesitarán de un cierto mantenimiento (sobre todo del agua, para evitar que pueda llegar a estropear). Sin embargo, si no deseamos ocuparnos de ella en invierno, lo que podemos hacer es desmontarla en el momento en el que bajan las temperaturas, ya que no nos costará mucho.

De lo único de lo que nos tendremos que asegurar es de guardarla en un lugar seco que no tenga humedad, así evitaremos que se puedan producir hongos a lo largo de su estructura.

Variedad de diseños: Además de toda una serie de colores diferentes, también podemos encontrar estas piscinas en una completa serie de diseños, completamente modernos, además de adaptados a las últimas tendencias estéticas del mercado.

Ahora que ya conoces las ventajas de disponer de una piscina desmontable, podrás decidir sobre si las pones o no de cara al próximo verano.