www.madridiario.es

¿Qué tipos de cáncer se pueden tratar con la radiocirugía?

lunes 23 de enero de 2017, 11:51h
Durante las últimas dos décadas nuestro país ha sido testigo de la consolidación de una técnica importante y eficaz en el combate de determinados tipos de cáncer.

Se trata de la radiocirugía, una terapia externa consistente en una única dosis de gran potencia. Dicho tratamiento está especialmente indicado para tumores cerebrales y otros trastornos cerebrales difíciles de abordar con la cirugía habitual. En España, cada vez más centros utilizan este tipo de tratamiento, aunque IMOncology San Francisco de Asís fue pionero en su implantación, divulgando su empleo desde 1991. En la actualidad, los pacientes tratados con la técnica de radiocirugía en IMOncology pueden acceder a ella en IMOncology Arturo Soria (Madrid), IMOncology Sevilla e IMOncology Alicante.

;

Una alternativa a la cirugía invasiva

Ante todo, hay que contemplar esta técnica como una alternativa a la cirugía invasiva (aquella que requiere quirófano). En este sentido, está muy recomendada para enfrentar tumores difíciles de alcanzar o localizados en las cercanías de órganos vitales. Además, como hemos mencionado anteriormente, suele ser común en el tratamiento de lesiones cerebrales: desde cánceres benignos hasta malignos y metastásicos, pasando por tumores residuales, intracraneales o ubicados en la base del cráneo. También se contempla su empleo en los casos de malformaciones en vasos sanguíneos cerebrales que impiden la correcta circulación y a la hora de corregir la llamada neuralgia de trigémino, que consiste en el mal funcionamiento de un nervio de la cara. Por otro lado, más allá de la zona cerebral, se está investigando el uso de la radiocirugía estereotáxica en cánceres localizados en otros lugares comunes. Así, ya se emplea en la eliminación de tumores benignos y malignos, de pequeño o mediano tamaño, situados en los pulmones, el hígado, el abdomen, la columna, la próstata o el cuello.

;

Su eficacia ronda el 90%

La eficacia de la radiocirugía, estimada en un 85-95%, se debe a las tecnologías de las que depende y que logran localizar las lesiones intracraneales de forma muy precisa, evitando los procedimientos quirúrgicos (incisiones) en el cuerpo. En primer lugar, el sistema de radiocirugía trabaja con imágenes tridimensionales a la hora de suministrar las coordenadas exactas del tumor. De esta manera, se reduce ostensiblemente el riesgo de afectar a las estructuras corporales u órganos colindantes a la lesión. Por otro lado, este tratamiento utiliza un sistema para inmovilizar cuidadosamente a la persona tratada sobre la mesa de terapia, para que mantenga la posición durante el tiempo que se extienda la aplicación de la dosis.

;

El tratamiento no causa dolor y, por lo general, los pacientes pueden retomar su actividad diaria rápidamente, aunque depende del tipo de tumor que se trate. Su nivel de tolerancia es muy bueno y no suele tener efectos secundarios. El más común , si lo hay, es la astenia o cansancio.