www.madridiario.es
El email marketing resucita al correo electrónico
Ampliar
(Foto: BDI)

El email marketing resucita al correo electrónico

miércoles 11 de enero de 2017, 11:52h

Crear un email era todo un acontecimiento a principios de la década de los 2.000. Muchos usuarios lo hicieron como paso previo a tener un perfil en el célebre Messenger, que tanta nostalgia provoca en la actualidad. Sopesar las ventajas de cada proveedor de correo antes de crear un email, como explican en crearemail.org, no tenía peso alguno en comparación como registrarse en Hotmail para entrar en contacto por la vía online con amigos que rápidamente saturaban la bandeja de entrada con mensajes en cadena con contenido poco o nada interesante.

Por aquellos entonces no había tantos artículos explicativos ni tantos tutoriales en Internet. No existían páginas como iniciar-sesion.email para ayudar a algo que hoy parece tan fácil y cotidiano como iniciar sesión, abrir el correo electrónico.

Posiblemente, de haber existido información gratuita y accesible hoy disponible en otra página como crearcuentacorreoelectronico.org, tampoco se habrían habilitado cuentas tan poco serias como morena87, que luego pesarían. Porque crear una cuenta de correo Gmail alternativa no fue posible hasta el año 2004, en que se produjo su lanzamiento. Antes lo más popular era crear una cuenta de correo electrónico en Hotmail.com.

Esos mismos mensajes se mandan hoy por otras redes de mensajería, que ahora llevan el apellido de “instantánea”, siendo Whatsapp la que gana en usuarios y uso. Es por esa vía por la que se comparten los famosos memes o los mensajes que se hacen virales, haciendo que hayan perdido peso las viejas cuentas de correo electrónico que hoy tienen otros usos.

Por ejemplo, recibir publicidad. El inicio de sesión en Outlook, por ejemplo, suele ir acompañado por el borrado masivo sin abrir el email, y con la pregunta de cómo ha llegado a la bandeja de entrada. Hasta la entrada misma en el correo se hace de otra forma, como explica hotmailiniciarsesionentrada.com.

Qué es el email marketing

La razón de esta recepción masiva de correos electrónicos con publicidad tiene que ver con el auge del email marketing. Se trata de un anglicismo que define el envío masivo de emails a un conjunto de contactos, en lo que es una acción encuadrada en el ámbito del marketing directo.

Es, ni más menos, la versión 2.0 del tradicional envío de publicidad comercial al buzón, y se utiliza sobre todo para hacer llegar anuncios y para generar engagement, ese alto nivel de lealtad y de confianza que todas las empresas esperan a tener con sus clientes. La famosa fidelización.

El email marketing identifica varios tipos. El primero de ellos es el email transaccional, el que se encuadra dentro de las actividades concretas entre el cliente y la empresa, por ejemplo, cuando se trata de completar una transacción. Éstos se abren en más ocasiones que las newsletters, que la mayoría de veces son ignoradas.

Otro tipo son los emails directos, que persiguen el objetivo de comunicar un mensaje promocional, como una oferta, un producto nuevo o recordar los productos disponibles en catálogo en una periodo concreto, como la Navidad.

Ventajas que ofrece el email marketing

Las ventajas que ofrece este sistema con respecto al mailing tradicional son evidentes. En primer lugar, es posible monitorizar de forma exhaustiva la respuesta del usuario, quizá la ventaja más apreciada por las empresas de todo el mundo. La llegada suele ser más efectiva porque, al contrario de lo que sucedía con el buzoneo, los suscriptores han accedido a recibir en su bandeja de entrada el email publicitario. O, al menos, eso es lo recomendable para que pueda ser catalogado como un medio no intrusivo.

El email marketing no exige de impresión de material, etiquetado con direcciones y envío físico por los canales tradicionales, como Correos. Esto, lógicamente, se traduce en ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo.

Que el correo electrónico sea hoy en día algo tan popular es otra de las ventajas principales, aunque existen desventajas que también sería necesario considerar. Por ejemplo, más de la mitad de los mensajes, pese a que el usuario haya dado inicialmente su consentimiento para tal recepción, acaban siendo rechazados o filtrados.

Cómo diseñar una campaña efectiva de email marketing

Como señala la web especializada en marketing online, 40defiebre, diseñar una buena compaña emailing pasa por buscar un título que llame la atención y por decantarse por un buen diseño gráfico que no busque innovar demasiado y sí apostar por la claridad expositiva. Hay que dar un mensaje claro y conciso, sin abusar de imágenes o textos largo.

El logo también debe estar en un lugar visible, además de facilitar otras acciones útiles como compartir en redes. Y sí, aunque la idea de que los clientes se vayan no guste, también hay que facilitar un botón para darse de baja cuyo clic no implique comenzar un complicado proceso para hacer tal baja efectiva.

Pero lo que verdaderamente define el éxito de una buena campaña de marketing es la segmentación. Consiste en la diferenciación de grupos en función de las características de sus individuos, siendo éstas geográficas, demográficas, psicográficas, socioeconómicas y conductuales.

Es decir, se trata de organizar a los individuos en grupos en función de su lugar de residencia, su edad, su sexo, su clase social, su estilo de vida o el nivel de lealtad que presente para con la marca. Porque eso hará que el mensaje sea más eficaz.

De esto se desprende que para segmentar correctamente hay que contar con un buen conocimiento de los clientes, lo que se consigue elaborando bases de datos. Cómo obtener esa valiosa información es tarea de la creatividad de cada cual, aunque herramientas habituales son el botón de suscripción o la disposición de un formulario antes de completar una transacción, como comprar un artículo o tratar de acogerse a una oferta.

Analizar los resultados, clave para futuras campañas

El seguimiento de la campaña es fundamental, y no hay gestor de campañas de emailing que se precie que no incluya entre sus funciones la posibilidad de ver el índice de apertura del email y los clics que se han hecho sobre el mismo mensaje.

Algunos, como MailChimp, tienen la posibilidad de ser integrados con Google Analytics, lo que permite rastrear los clics desde la campaña hasta la compra en el sitio web.