www.madridiario.es
Francisco Hortigüela Martos, director de comunicación de Samsung
Ampliar
Francisco Hortigüela Martos, director de comunicación de Samsung (Foto: Kike Rincón)

Tecnología para la transformación digital del aula y de la docencia

lunes 14 de noviembre de 2016, 11:12h
El director de Comunicación de Samsung, Francisco Hortigüela, ofreció una ponencia sobre el programa Samsung Smart School, en la I Jornada Madridiario sobre Educación. Este proyecto, que ya lleva tres años en vigor, tiene por objetivo ayudar a mejorar la enseñanza y aprendizaje a través de la integración de la tecnología en las aulas, y reducir la brecha digital de alumnos y profesores.

En la segunda ponencia del día, titulada 'Impacto de la Tecnología en la Educación', Hortigüela, ha explicado que el proyecto del gigante de las telecomunicaciones surge del interés por aportar soluciones tecnológicas a nivel internacional. "Nos dimos cuenta que el mayor impacto y demanda global de la tecnología se da en la educación y en la formación para el empleo, por lo que desarrollamos proyectos en ese sentido", ha planteado el ponente.

El programa de apoyo a la educación comenzó hace tres años en España, de la mano del Ministerio de Educación, 16 comunidades autónomas, Ceuta y Melilla. Se planteó la posibilidad de transformar digitalmente las aulas mediante la creación de un gigantesco laboratorio con la participación de 88 aulas, 2.500 alumnos y 500 profesores. Los objetos de dicho laboratorio han sido hasta ahora colegios públicos, centros de zonas rurales alejadas, centros en ámbitos con alto índice de desempleo o abandono escolar, y otros espacios con riesgo de brecha digital.

Samsung Smart School se centró en la tecnología en varios niveles. Por un lado, introdujo sistemas físicos como tabletas con lápiz digital, software especial que permite al profesor controlar las herramientas que manejan los alumnos, pantallas digitales, armarios de carga, soporte técnico de mantenimiento y gestión remota en manos del docente. "Si hubiésemos hecho solo eso, nos habríamos centrado en lo fácil. La parte más difícil del proyecto fue la formación del profesorado. Transformar digitalmente el aula y, con ella, la forma de enseñar y aprender", ha continuado el director de Comunicación de Samsung. Así, se establecieron otros objetivos como el aprendizaje basado en proyectos, y la mezcla de educación presencial y por Internet. "Profesores que tenían pánico a la tecnología, ahora ven que pueden hacer cosas que apenas imaginaban. La formación es lo que más ha costado y lo que ha cambiado realmente la forma de dar las clases, para que los niños aprendan a aprender", ha apostillado. A ello se han añadido los créditos del Ministerio y los encuentros con los profesionales varias veces al año para analizar problemas tienen y posibilidades de mejora de la transformación digital del aula. "Queríamos un impacto a nivel social nacional y necesitábamos saber qué se necesita para obtener esa transformación", ha agregado Hortigüela. Por ello, Samsung hizo un estudio con Ipsos a nivel nacional sobre qué piensan los padres y los profesores sobre la tecnología en el aula. Se analizó el estado de opinión con respecto a la formación digital y el impacto de los dispositivos móviles en el aprendizaje.

La opinión de los padres, referida en un estudio realizado entre 2014 y 2015, cristalizó en los siguientes datos. El 94 por ciento ve que la tecnología en el aula está bien porque suponía a los alumnos cargar menos peso al ir a la escuela. El 88 por ciento piensa que, a través de la tecnología, los estudiantes estarán mejor preparados para el futuro. El 87 por ciento de los padres cree que a través de la tecnología se reduce el coste de los libros. El 84 por ciento considera que las clases son más entretenidas. El 83 por ciento plantea que esta fórmula supone un mejor uso de las nuevas tecnologías y más responsabilidad en las redes. El 63 por ciento cree que también mejora las habilidades de comunicación en colegios y clases. Y el 62 por ciento cree que se incrementa la colaboración entre alumnos. Como curiosidad, los padres: valoraron especialmente que este nuevo método reduce costes e incrementa resultados. Las madres, por su lado, planteaban un estudio más entretenido y una mayor autonomía al estudiar.

Por su parte, los profesores, en un estudio con más de mil profesionales en 2016, han incidido en que el 92 por ciento de los alumnos mejora sus habilidades técnicas. El 86 por ciento cree que facilita el intercambio de ideas y el 85 por ciento, que hace las clases más entretenidas. El 84 por ciento agradece que este método facilite la adquisición de nuevas competencias. El 84 por ciento cree que los alumnos son más autónomos, mismo porcentaje que los que consideran que enriquece el trabajo de los profesores. El 82 por ciento incide en que facilita la colaboración entre alumnos, al igual que a desenvolverse en el mundo. El 79 por ciento también plantea que la inclusión de la tecnología en el aula provoca que los alumnos se esfuercen más. Los profesionales, en dicho documento, demandan una buena conexión a Internet para poder implementar estas estrategias y la mitad pide más formación tecnológica y metodológica.

Hortigüela ha concluido planteando que los objetivos primordiales de la transformación de las aulas son tres: la capacitación tecnológica y digital, la mejora de las dotes de comunicación, y el incremento de la capacidad de aprender a aprender. Este año, el programa trabajará en el área de evaluación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.